:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

Mostrando entradas con la etiqueta Buzón del Lector. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Buzón del Lector. Mostrar todas las entradas

22 de noviembre de 2021

  • 22.11.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja remitida por una vecina de Montilla por la falta de bancos en el último tramo de la Avenida de Andalucía. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Hace más de tres años solicité al Ayuntamiento de Montilla que se instalaran nuevos bancos en el último tramo de la Avenida de Andalucía pues, desde el cruce de la calle Julio Romero Torres hasta la Avenida de Europa, apenas existía algún banco en ambas aceras. La falta de un lugar donde poder descansar impedía que mi marido –con dificultades de movilidad a consecuencia de un ictus– pudiera pasear cerca de casa, pues no tenía ningún banco en un tramo bastante amplio.

Entonces, a través de un escrito, desde el Área de Urbanismo me informaron que la instalación de los bancos era una de las mejoras previstas con las actuaciones de remodelación que a lo largo de los últimos meses se han llevado a cabo en dicha avenida. Y sí, hay más bancos, pero todos en la misma zona.

Después de casi un año esperando a que culminaran las obras, mi marido y yo misma nos encontramos con la sorpresa de que los nuevos bancos están instalados en el tramo desde la calle Molinos de Viento hasta la altura del acceso de Bodegas Pérez Barquero. A partir de ahí, nada.

No entiendo cómo, a pesar de mi escrito y después de haberse ampliado el acerado, el Ayuntamiento vuelve a dejar sin una zona de descanso a todos los vecinos que vivimos y paseamos por esta zona y que, en casos como el de mi marido, necesitan un espacio donde tomar un respiro. Por ello, solicito que se estudie la instalación de nuevos bancos pues es una zona de paseo para muchos montillanos.

LUISA JIMÉNEZ PARRA


NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

5 de noviembre de 2021

  • 5.11.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta remitida por los sindicatos mayoritarios de la Policía Local de Montilla en respuesta a las  declaraciones del teniente de alcalde de Recursos Humanos, Valeriano Rosales sobre sus demandas laborales. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Desde los sindicatos más representativos de la plantilla de la Policía Local de Montilla –USPLM y CC.OO– queremos dar respuesta a las declaraciones emitidas por el delegado de Recursos Humanos, Valeriano Rosales, con motivo de las reivindicaciones que los miembros de esta Policía Local están dando a conocer a la ciudadanía.

Como ya es sabido, estas reivindicaciones no son fruto de un capricho, vienen a poner sobre la mesa la dejadez por parte de los diferentes equipos de gobierno, y especialmente con Rafael Llamas como alcalde, que año tras año han ido dejando de lado la cuestión de la actualización de la relación de puestos de trabajo (RPT) de los policías.

En junio se nos aseguró que este tema se iba a abordar "de manera inmediata" y, para ello, hubo una reunión en julio donde las secciones sindicales remiten su propuesta. No ha sido hasta ahora, casi medio año después y a través de la prensa, que el equipo de gobierno da una respuesta a esa propuesta, valorando la solicitud pero sin aportar trabajo alguno por su parte.

Hablemos del sensacionalismo de este equipo de gobierno. Si se quiere mostrar transparencia y cifras, debería igualmente haber mencionado que hay puestos de este Ayuntamiento que sistemáticamente han visto aumentados sus emolumentos, llegando a aumentar en mucho más del 20 por ciento sus ingresos en poco menos de tres años. Todo ello sin entrar en la creación de puestos faltando a la legalidad, sin consultar a la Mesa de Negociación ya que, como ustedes lo clasifican, son una “oportunidad”, y cuyo coste es de 70.000 euros aproximados al año para solo un trabajador.

Se recrimina que se solicita una subida de un 20 por ciento para los policías, cuando lo cierto es que la última revisión de nuestro complemento fue en 2001, hace veinte años ya. La dejadez mostrada por los equipos de gobierno con respecto a la revisión de la RPT supone, por tanto, menos de un uno por ciento anual de subida salarial al año, fruto de dilaciones y continuas demoras.

En todos estos años, junto al aumento de nuestras funciones, podemos observar cómo el Gobierno central, del mismo color y partido que el de Montilla, ha paliado esta situación con otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, incrementando su complemento para adaptarlo a la realidad y en un importe superior al mencionado por el teniente de alcalde de Recursos Humanos.

Es grato mencionar que, si bien las carencias existentes fueron estimadas por el delegado de Seguridad, su intento por paliar dicha demora quedó sin efecto y sin solución por orden del alcalde de Montilla, acompañado esto de la inaplicación de determinados aspectos del acuerdo marco que regulan nuestras relaciones, para evitar el bienestar del trabajador.

Anualmente, desde el quipo de gobierno se disminuye la partida presupuestaria de este colectivo de Policía Local, “que tanto pide” y al que tanto mencionan, estimando las cifras en aproximadamente 200.000 euros menos en los últimos cuatro años, por lo que la cuenta de valorar 330.000 euros en más de veinte años y reducir 200.000 euros en solo cuatro arroja claridad sobre la defensa política sin sentido que se pretende publicitar.

Finalmente, también se han de dedicar unas palabras en referencia a la defensa del resto de los trabajadores, ya que no se debe olvidar que son los sindicatos los que continuamente los defienden, velando por los cada vez más extintos derechos adquiridos, y por la defensa de la ciudadanía, donde está claro que el mayor capital y argumento de un Ayuntamiento debe ser su capital humano para atender a los mismos.

Desde la Policía Local de Montilla no vamos a cejar en nuestro empeño de ofrecer el mejor servicio posible a nuestros y nuestras vecinas, pero tampoco vamos a consentir que se nos mienta descaradamente, ya no solo a nosotros, también a la ciudadanía, y se trivialice con nuestras familias.

COMISIONES OBRERAS Y UNIÓN SINDICAL DE LA POLICÍA LOCAL DE MONTILLA
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.



1 de noviembre de 2021

  • 1.11.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de un escrito de una vecina de Montilla sobre el mal estado que presenta la arboleda de muchos parques de la localidad. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Pasear por algunos parques de Montilla se ha convertido casi en un deporte de riesgo, especialmente en cuanto sopla algo de viento, aunque tampoco un día apacible es motivo de garantía. Desde hace más de dos años, por ejemplo, quienes frecuentamos la 'pradera' paseamos con cierta incertidumbre junto a árboles a punto de caer, si bien nuestro Ayuntamiento tuvo a bien reforzarlos con unas vigas de metal que esperamos que aguanten, aunque dudo mucho que esos árboles lleguen a enderezarse algún día.

También encontramos muchos ejemplos en el Paseo de Las Mercedes, donde han sido numerosas las ramas caídas en los últimos años, tanto en días de lluvias y viento –como los que estamos viviendo este fin de semana–, como bajo cualquier otra condición meteorológica.

La avenida de Las Camachas y el acceso al parque del Tierno Galván han sido los últimos espacios en los que, de nuevo, ha quedado patente que nuestros árboles se nos 'caen a trozos'. Es cierto que las fuertes rachas de viento de estos días no ayudan, pero me pregunto si ese plan de arbolado que se aprobó por el Ayuntamiento de Montilla está sirviendo para algo, especialmente en dos zonas de gran afluencia de ciudadanos, y es que no olvidemos que allí se dan cita cientos de personas cada viernes con motivo del mercadillo. Esperemos que no ocurra una desgracia.

Quizás por eso, a modo de advertencia o señal de precaución, las ramas que se han desprendido en estos días siguen allí, sobre uno de los bancos de la avenida de Las Camachas –afortunadamente vació cuando la rama cayó, entiendo–, o en la entrada al parque Tierno Galván.

CARMEN PORTERO


NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


30 de octubre de 2021

  • 30.10.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de un artículo del escritor y académico José Antonio Ponferrada sobre las reseñas que varios espacios de Internet dedican a su padre, el escritor y periodista montillano José Ponferrada Gómez. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



Recientemente, y como fruto de la colaboración entre algunos lectores de José Ponferrada Gómez (Montilla, 17 de noviembre de 1919 - 22 de septiembre de 2018), la enciclopedia digital Cordobapedia abrió una interesante página dedicada al recordado escritor y periodista montillano.

Dicha página, que se puede visitar en este enlace, se divide en tres apartados (“Biografía”, “Libros” y “Referencias”) en los que se recoge amplia información sobre el hombre y su obra. Podemos felicitarnos por la calidad y extensión de este nuevo recurso digital que, esperamos, contribuya a la extensión de nuestro rico patrimonio cultural, del que Ponferrada fue ilustre defensor y difusor.

Por otra parte, el Catálogo General de la Biblioteca Nacional de España dispone ya de los veinte títulos que componen la obra en libro de José Ponferrada Gómez. Hasta hace poco, faltaban algunos que nunca llegaron a esa gran Biblioteca por la vía normal del Depósito Legal, fallo más común de lo que pueda parecer, que ha podido corregirse mediante donación.

La Biblioteca Nacional, una de las más destacadas instituciones culturales del mundo, es el gran recurso para el acceso de los investigadores de cualquier nacionalidad a materiales impresos, por lo que facilitar esa posibilidad nos parece del mayor interés.


José Ponferrada Gómez es autor del artículo “Los sorprendentes inventos del Maestro Ávila” (en Venenciando nuestra Historia, Montilla, 2005). Gracias al conocimiento de esta publicación, José Roldán Cañas y María Fátima Moreno Pérez, académicos e investigadores de la Universidad de Córdoba, han podido incluir a San Juan de Ávila en las sesiones sobre Científicos cordobeses de ayer y hoy, patrocinadas por la Real Academia de Córdoba.

En su ponencia titulada “El Maestro Juan de Ávila y sus máquinas hidráulicas”, expuesta el 28 de septiembre de 2021 en la sede de la Real Academia, Moreno y Roldán dejan clara la contribución de Ponferrada al conocimiento de esta otra faceta del Doctor de la Iglesia como inventor de ingenios para mover el agua.

Todo ello quedará por escrito en la próxima publicación de un libro que recogerá el conjunto de las intervenciones habidas en estas interesantes Jornadas, coordinadas por los profesores Roldán Cañas, catedrático de Ingeniería Hidráulica, y Moreno Pérez.

JOSÉ ANTONIO PONFERRADA
FOTOGRAFÍA: RAFAGUILAR (2009)


NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


24 de octubre de 2021

  • 24.10.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta remitida por Francisco Moreno González, periodista jubilado que fue miembro fundador de la revista La Corredera, de cuya coordinación se encargó en su primera etapa. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Siendo aún muy joven me marcó tanto la lectura de las Narraciones extraordinarias, de Edgar Allan Poe, que luego me resultó imposible desengancharme de su brillante estela, hasta el punto de proceder a leerme con fruición muchos otros magistrales textos que caían en mis manos de este gran escritor, poeta y periodista americano. De ahí que iniciativas como la que recientemente ha tenido el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles, de dedicar un homenaje al genial autor del poema El cuervo, cuenten con nuestro más efusivo aplauso y sentido reconocimiento.

A propósito de ello, el pasado 8 de octubre escribía María Amor Martín, en la edición digital de 'ABC Córdoba', que en la capital de la provincia “a 7 de octubre del terrible año MMXX”, según reza en la portada, se fechaba una cuidadísima edición conmemorativa del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, como primer homenaje a Edgar Allan Poe por su cuento `El barril de amontillado´”.

Al igual que en un popular sonsonete de Jarabe de Palo todo había sido “de color” hasta que, supongo que más por desconocimiento que por mala fe, la articulista se equivoca al considerar un “primer homenaje” a Poe el que ese día se le había tributado. Y nada más lejos de la realidad, puesto que en la revista La Corredera le promovimos un homenaje similar en el ya lejano 2009, con motivo de haberse cumplido el bicentenario de su nacimiento (Boston -EE.UU.- 1809).

El colectivo editor expresó también, desde el editorial, que “(…) no podía dejar escapar la oportunidad de oro de reivindicar para una de las grandes figuras de la literatura universal el nombre de una calle en Montilla”. Y esgrimíamos, entre los argumentos justificativos de nuestra petición, que lo esencial era “que 'El barril de amontillado' ha sido un maravilloso reclamo para enganchar a millones de lectores en el conocimiento de la existencia de un vino llamado “amontillado”. ¿Cabría mejor publicidad para uno de los caldos por excelencia de la Denominación de Origen Montilla-Moriles?”. Publicidad, añadiría, que se ha extendido, tenaz y persistente, en todos los países a lo largo de dos siglos.

También nosotros, con escasos medios aunque de todo corazón, sacamos a la luz una edición especial del inmortal relato de Poe para la que pudimos contar con una primorosa y muy documentada introducción del entonces secretario general del Consejo Regulador, Manuel María López Alejandre. Lo expresamos al final del editorial en estos términos: “También nos ha parecido oportuno reeditar 'El barril de amontillado', en un librito que se dará gratis a nuestros lectores junto con esta revista. En este caso, merece la pena tirar la casa por la ventana”. De esta publicación junto con su correspondiente libro en edición no venal recuerdo haber entregado varios ejemplares al Consejo Regulador en aquellas fechas.

Pero, sin ningún afán de entrar en polémicas baldías, únicamente me resta animar a que no solo puedan prodigarse en adelante iniciativas de tanto interés sino a que nazcan también con la sincera voluntad de ser perdurables. De ahí que, al calor de la reciente iniciativa del Consejo Regulador, aprovechemos para reivindicar de nuevo una calle para el imperecedero autor de El barril de amontillado. Sería casi un acto de justicia.

FRANCISCO MORENO GONZÁLEZ
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


8 de octubre de 2021

  • 8.10.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja remitida por un vecino de la calle Julio César por el ruido que se genera en esta vía, y que afecta al descanso del vecindario. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


El pasado mes de agosto, el Ayuntamiento de Montilla decidió colocar unas bandas reductoras en la calle Julio César en aras de mejorar la seguridad de nuestro barrio. Si bien es cierto, que la mejora de la seguridad vial era y es un problema en la zona, la citada instalación no ha cumplido con sus objetivos ni por asomo.

En primer lugar, en vez de una sola pista de carreras, ahora mismo hay dos. Una hasta el badén y otra desde el badén hasta el resalto de la rotonda al comienzo de la calle. A parte de este problema, motos y bicicletas usan la acera para pasar y evitar el badén. Incluso si no hay coches aparcados, los conductores intentan vadear los badenes por la acera. ¿Qué peligrosidad se ha evitado?

Pero quizá el mayor problema, sin ninguna duda, es el ruido insoportable. Tengo la desgracia de tener, a solo tres metros de la ventana del dormitorio, el susodicho badén. Espero que ningún montillano tenga que soportar el ruido amplificado de un tractor con un remolque a las cinco de la mañana, uno tras otro, y los camiones durante todo el día. A todo esto, hay que sumarle los temblores que provocan los camiones de la basura, que no respetan, ni por asomo, el límite de velocidad, o las motos de cross y quads que usan los resaltos para saltar más y divertirse.

La respuesta de las autoridades a esta queja fue: “haga usted un escrito”. El escrito lleva más de un mes y medio presentado. Según las autoridades está "en estudio". ¿Qué estudio hace falta para constatar lo evidente? Mientras tanto, nadie contesta ni a vecinos, ni al presidente la asociación vecinal.

Los ciudadanos nos merecemos otro trato, tanto por parte de quienes gestionan los caudales públicos, como de quienes trabajan para el bien de pueblo, o el supuesto bien. ¿No fue posible antes de la instalación, preguntar a los vecinos directamente implicados? ¿Tan difícil es comprobar que el tráfico de calle Julio César difiere del de otras partes del pueblo por la gran cantidad de camiones y tractores que transitan? 

¿Por qué quien compra las bandas peatonales no lee las especificaciones (zonas peatonales transitadas)? ¿Por qué no se sigue la normativa estatal, la cual prevé la instalación de estos badenes, pero con una longitud entre 60 y 120 centímetros y no de 35 centímetros? ¿Por qué si en el pasado se retiraron, por los mismos motivos que expongo y en esta misma ciudad, nuestros dirigentes y cuerpos de seguridad, inciden en el mismo error? ¿Por qué no se respeta la normativa andaluza sobre contaminación acústica?

Mientras siguen “estudiando”, los vecinos seguiremos soportando 70 decibelios (el doble de lo permitido por ley) cada vez que algún tractor pase y la campaña de la aceituna está próxima a comenzar, pero claro, vivimos en calle Julio César y este ruido y preocupaciones, ni interesan, ni importan en Puerta de Aguilar.

R.R.G

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

21 de septiembre de 2021

  • 21.9.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de Francisco Alcaide, colaborador de este periódico, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Paz en la jornada de hoy, 21 de septiembre. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Quiero escribir sobre la Paz y todavía no he resuelto el dilema si hacerlo en verso, prosa poética, cuento o simplemente dedicar un aforismo a esa palabra tan necesitada. Paz, creo, entre tú y yo, que seré honesto conmigo mismo y dejaré fluir mis estados de ánimo y ya, si eso, que se coloquen las palabras por sí mismas a lo largo y ancho del papel.

El planeta Tierra, desde la época de nuestros vecinos de Atapuerca y sus congéneres de Altamira, siempre ha estado en guerra, peleas, disputas, enfrentamientos y sobre todo, pérdidas de vidas en razas y especies porque el mismo ecosistema así lo requería. Guerra para alimentarse, guerra por los territorios, guerra por sucesiones dinásticas, guerra por fanáticos ideales, etc., etc... El oficio de la guerra ha sido, desde el inicio de la humanidad, el empleo más cotizado aunque no sabemos si mejor pagado del mundo.

Cicerón, escritor, orador y político romano ya citó en el año 70 a.C. esta frase: "El hombre no tiene enemigo peor que el mismo" y, ciertamente, razón no le faltó al jurista y filósofo romano cuando defendió que prefería "La más injusta de la paz a la más justa de todas las guerras".

Ni el devenir de los acontecimientos ni el paso de los siglos por el abrupto calendario romano ha impedido que sigamos adoptando costumbres tan ancestrales como innatas, y es que, el espíritu de supervivencia construye todos los puentes que pasan por los ríos de la cordura. 

El bueno de Bob Marley ya dijo en su momento que "Las guerras seguirán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el de los ojos", pregunten sino por los 50 millones de muertos que propició la Segunda Guerra Mundial por la lucha e imposición de la raza aria y perfecta o los también millones de torturados por la Inquisición y sus dogmas de fe. Un hecho histórico y real es que la fe y la religión han sido la fuente más prolífica de violencia en toda la historia. Tan real como inhumano.

Perdón, yo quería escribir y redactar algo sobre la paz y solo encuentro beligerancias y hostilidades con tintas afiladas que bostezan en sueños incómodos a la espera de un nuevo conflicto. Llamo a la puerta estéril de la paz esperando que salga mi paloma blanca –ave que simboliza la Paz y la reconciliación tras el diluvio universal–, y es difícil encontrar en el cielo de las verdades algún resquicio de lo que hemos dejado la raza humana. Montañas de metralla, ríos de odios, aires cargados de venganzas me reciben y con un tono algo chulesco y desafiante me vociferan.

—¿Qué quieres?

Análogo a un corderito asustado, sin aliento para pronunciar vocal ninguna, me limito a susurrar en voz baja una tímida frase en medio de una multitud de mesnadas.

—Hola, ¿está aquí la Paz?

Discordantes y desafiantes me engullen millones de ojos que escalan por encima de mi cuello, como cuchillos afilados que gimen y aúlla un terror inmediato.

—¿Quién? ¿La Paz? ¿De quién estás hablando, de esa palabra que simboliza amor y luego requiere retoques de personalidad? Lo siento, si queda algo de ella, mira debajo de la estantería del perdón, que lo mismo la escoba de las injusticias no ha podido barrer el último rescoldo de su ternura.

Cerré de nuevo la puerta, antes blanca y ahora degradada y rasgada, no sin antes girar de nuevo mi cabeza sobre mi maltrecho cuerpo para poder creer, nunca una verdad dolió tanto, todo lo que mis llorosos ojos habían percibido. Una dura y cruel realidad que se convirtió en tortura justo en el momento que las bisagras de ese portón chirriaron para cerrarse definitivamente.

Pero....¿Qué fue de la Paz? ¿Qué violenta guerra libró que sus armas cayeron inertes ante tanta violencia? ¿Dónde escondió la solidaridad, dónde soterró el amor por el prójimo, dónde ocultó la sencillez, la dulzura y las caricias hacia los demás? ¿Qué hicimos? ¿Qué nos hicimos durante el transcurso de los siglos para dejar de alimentar la paz y derramar el agua que la sustentó?

Preguntas, preguntas, preguntas que arrastran, con la cuerda del miedo, las leyes más elementales del corazón. La inocencia de un niño acaba en el momento que el tiempo se adueña de su espíritu. Es más elemental una sonrisa que una mirada de odio. Estudiar el significado que la violencia descifra en la conducta humana es mucho más complicado que caminar descalzo y sangrar por las espinas de los acebos.

Mahatma Gandhi, símbolo del pacifismo durante el siglo XX pronunció en su lucha contra la descolonización de la India del Reino Unido una frase que por sí sola alimenta todos los egos y poderes de soberbia del ser humano, citando que "No hay ningún camino hacia la paz porque la paz es el camino a seguir".

Celebrar el Día Internacional de la Paz no sirve de nada si luego, cuando cierras este manifiesto llegas a tu casa y violencia desatas, no sirve de nada si sales a la calle y temor irradias, no sirve de nada si contigo mismo una guerra entablas.

Termino estas letras citando al gran Martin Luther King, Premio Nobel de la Paz, orador y líder de la causa por los derechos civiles de los afroamericanos cuando dijo: "A través de la violencia puedes matar al que odias pero nunca matarás el odio que llevas en tu interior".

Por favor... busquen en sus conciencias la paz que lleva cada uno dentro y luego, que la paz sea con ustedes.

Un fuerte abrazo.

FRANCISCO ALCAIDE

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

9 de septiembre de 2021

  • 9.9.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de la queja de un vecino de la Avenida de Andalucía por las molestias que las obras de remodelación del acerado están generando. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


A finales de noviembre de 2020 daban comienzo las obras para la remodelación del acerado izquierdo de la Avenida de Andalucía. La actuación, que previsiblemente debía finalizar en el plazo de seis meses continúa, diez meses después, generando multitud de molestias a los vecinos de la zona. Y lo que queda.

Durante todo el verano he convivido diariamente con los ruidos y el polvo propio que genera cualquier actuación de este tipo, pero también con molestias evitables como el insoportable olor procedente de unas alcantarillas que los trabajadores no han tapado durante días, coincidiendo además con la ola de calor del pasado mes de agosto.

Por si no era suficiente no poder ventilar mi casa durante las noches, para mi sorpresa, al solicitar a uno de los trabajadores que taparan los caños una vez concluyeran su jornada laboral por el bienestar de los vecinos, su respuesta y actitud fue, cuanto menos, inapropiada.

Y todo esto sin hablar de todas plazas de aparcamiento que ha perdido la Avenida de Andalucía, una de las calles con más tránsito de Montilla, con la ampliación de sus aceras. Es cierto que el Ayuntamiento ha habilitado nuevas zonas de aparcamiento en El Madroño, pero también se debería de haber programado mejor el acceso a las mismas pues desde hace semanas sólo se puede entrar a ellas por una calle habilitada en doble sentido en la que, sin embargo, hay coches aparcados en ambos lados, por no hablar de quienes realizan la descarga de mercancías en algún establecimiento de la zona parados en la misma calzada.

Por todo ello, tras diez meses de molestas obras en la que los vecinos nos hemos armado de paciencia para sobrellevar los retrasos, las molestias y la falta de programación, sólo pedimos que se agilicen de una vez por todas los trabajos que quedan pendientes.

JUAN MANUEL BLANCO
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

14 de agosto de 2021

  • 14.8.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja vecinal por el mal estado que presenta el asfalto en la zona de aparcamiento situada frente a la Iglesia de San Agustín. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


En las últimas semanas el Ayuntamiento de Montilla ha anunciado distintas intervenciones en varias zonas de aparcamiento de Montilla, como las situadas en la zona de El Madroño o junto al Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio", mientras que otros espacios similares, como el existente junto a la iglesia de San Agustín, presentan un estado deficiente.

A pesar de ser una de las bolsas de aparcamiento más utilizadas por quienes acuden a la zona centro de Montilla, este espacio de aparcamiento se encuentra olvidado, con grandes agujeros en su asfalto. Es difícil de entender que, mientras este espacio, ya en uso, no se adecua y mejora, se esté hablando de crear nuevos aparcamientos a solo unos metros.

Por ello, me gustaría solicitar al Ayuntamiento que, teniendo en cuenta las numerosas obras que actualmente se están desarrollando en nuestro municipio, se aproveche la ocasión para adecuar esta zona de aparcamiento, que se encuentra muy necesitada de una actuación de mantenimiento y mejora.


RAFAEL JIMÉNEZ
FOTOGRAFÍA: R. JIMÉNEZ

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

11 de agosto de 2021

  • 11.8.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja por parte de varios vecinos de la calle Julio César tras la reciente adecuación del camino hacia la Fuente Nueva. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


El Ayuntamiento de Montilla trabaja desde hace algunas semanas en la adecuación y mejora del camino hacia la Fuente Nueva, lugar de paso de decenas de personas que en estos días disfrutan de nuestro entorno natural o de sus casas de campo. La medida, aunque oportuna, ha generado un gran inconveniente a los vecinos de la calle Julio César, especialmente a aquellos más cercanos al camino, incapaces de abrir las ventanas de sus casas o pasear por su calle ante la gran polvareda que genera el material utilizado.

La grava, que parece ser escombro reutilizado, no se encuentra bien compactada. Esto, unido a la sequedad del terreno dada la falta de lluvias de los últimos meses, y la alta velocidad con la que circulan algunos vehículos en este camino, provoca una gran polvareda que limita la vida a los vecinos de la zona, algunos de ellos mayores que se ven especialmente afectados.

Por ello nos gustaría solicitar al Ayuntamiento que, en el futuro, se realicen estas labores en un periodo con menor trasiego de vehículos, por aquello de favorecer que el material se asiente y, si fuera posible, tomar las medidas oportunas que evite que se generen las polvaredas que actualmente sufrimos los vecinos.

ANTONIO LUCENA
FOTOGRAFÍA: A. LUCENA

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

21 de julio de 2021

  • 21.7.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta de agradecimiento a dos agentes de la Policía Local por una intervención desarrollada en la Puerta de Aguilar. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Quiero mostrar mi agradecimiento y hacer que se sepa y se valore el trabajo de nuestra Policía Local. En especial, a Antonio Cobos y a su compañera de trabajo, Chari, miembros de este Cuerpo que pasaron por el lugar y el momento precisos.

El domingo 27 de junio, haciendo limpieza, tiré a la basura, por error y sin darme cuenta, un objeto de mucho valor económico pero, sobre todo, sentimental. Cuando me percaté habían pasado ya cuatro o cinco horas desde que deposité la bolsa en el contenedor, con lo cual, era probable que otros muchos vecinos hubieran tirado encima sus bolsas de basura, complicando todavía más la recuperación de la mía.

El disgusto que tenía era enorme. ¿Cómo podría recuperar lo que había tirado? Entonces vi una patrulla de la Policía Local circulando por la zona, les pedí que se detuvieran y les conté lo que me había sucedido.

Y debo decir que se pusieron manos a la obra de inmediato: abrieron el contenedor soterrado, situado justo delante de Telefónica, en la calle Puerta de Aguilar, para ver a qué profundidad podía encontrarse mi bolsa. Y aunque estaba bastante honda, me dijeron que no me preocupara, que intentarían recuperarla.

Los agentes fueron a buscar –me imagino que a casa de uno de ellos, Antonio Cobos– un palo extensible de pintor. Y después del esfuerzo y maña que tuvieron que hacer para ir sacando bolsas sin que se rompieran, a la quinta salió la mía. La abrimos y, en efecto, allí estaba lo que buscábamos.

Nunca olvidaré el servicio que me prestaron. Se lo agradezco de todo corazón. Gracias, Antonio Cobos.

SOCORRO JIMÉNEZ LUQUE
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

10 de julio de 2021

  • 10.7.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de Antonio José Cruz Delgado, ante la celebración de diferentes actividades y las fiestas patronales dada la situación de incidencia del coronavirus en Montilla. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Montilla inició anoche las Fiestas Patronales en honor a San Francisco Solano, mientras que otras localidades también se preparan para celebrar de un modo u otro sus fiestas y otro tipo de actividades con la llegada del buen tiempo. Muchas tonterías se están haciendo, cuando lo verdaderamente importante en estos momentos es contener tanta incidencia de contagios. A mi parecer es vergonzoso.

No digo que celebrar las fiestas patronales y otras actividades con importante presencia de público no sean importantes para la ciudad, pero por favor que atajen antes los contagios entre menores y jóvenes que ponen en peligro a los mayores. Aunque los mayores estén vacunados, no significa que se puedan contagiar y a la vez transmitirlo.

La vacunación sirve para no tener la enfermedad grave, pero si nuestros mayores ya vacunados se infectan sus posibilidades de recuperación son muy inferiores a los más jóvenes. Aún es necesario colaborar todos para terminar con esta pesadilla.

ANTONIO JOSÉ CRUZ DELGADO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

7 de julio de 2021

  • 7.7.21
Andalucía Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de Manuel Ángel Salido Freyre, profesor de Secundaria jubilado, sobre la atención telefónica que prestan los profesionales de los centros de Salud a raíz de la pandemia por coronavirus. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


La pandemia ha logrado que las empresas farmacéuticas,  a partir de la exhalación de gotitas y partículas respiratorias por parte de las personas, empezaran a investigar. Gracias a ello descubrieron la vacuna anticovid-19, que se ha empezado a distribuir por todo el mundo.

Pero parece que, a la vez, también descubrieron que esas «gotículas respiratorias» podían ser transmitidas a través de las ondas telefónicas y, entonces, los ingenieros informáticos de la Junta de Andalucía –perdón, quise decir los ingenieros informáticos pertenecientes a empresas privadas contratadas por la Junta de Andalucía– se pusieron manos a la obra y han podido, a través de un software especial supersecreto instalado en los ordenadores de los centros de Atención Primaria, que cuando un paciente habla por el teléfono, automática e instantáneamente se le realiza un análisis de sangre y de orina, unas radiografías, un TAC de todo el cuerpo y, en fin, un completo análisis que se presenta en la pantalla del ordenador y que, además, pulsando una tecla facilita el diagnostico y el tratamiento infalible que tiene que tomar el paciente.

Todo esto hace que cuando el médico o médica de Atención Primaria que nos llama por teléfono cuando ha transcurrido una media de diez días desde que estábamos enfermos (debido supuestamente a un problema de cupo de personas, pues dicen que atienden telefónicamente a más 400 pacientes al día), nos da el tratamiento adecuado.

Bueno, eso si el problema que tenemos no es de un especialista, en cuyo caso tienen que darnos cita para que nos atiendan dentro de unos dos o tres meses, también por teléfono, si es que seguimos aún vivos, para que nos digan el tratamiento que hace meses nos podían haber administrado. Pero, claro, hay que respetar el uniforme y los galones.

Pensarán que los médicos y médicas están en sus centros de Salud. Pero esa no es la realidad, ya que los ingenieros informáticos de la Junta de Andalucía –perdón, quise decir los ingenieros informáticos pertenecientes a empresas privadas contratadas por la Junta de Andalucía– ya han realizado una aplicación para su móvil, con lo cual, pueden estar en sus casas o en la piscina o playa y realizar las llamadas desde esos lugares.

El problema es que todas estas cosas no se explican a la ciudadanía y, claro, por eso hay tantas quejas por las llamadas telefónicas de los médicos y médicas. Si se explicara como yo lo estoy haciendo ahora mismo, los pacientes estaríamos más contentos.

El señor consejero de Salud –que no es tonto, aunque lo parezca a veces– ya les ha dicho a los ingenieros informáticos de la Junta de Andalucía –perdón, quise decir los ingenieros informáticos pertenecientes a empresas privadas contratadas por la Junta de Andalucía– que pongan un robot para realizar las llamadas telefónicas como ya tienen en todas las consejerías y que digan al paciente el tratamiento que tienen que realizar.

Pero ojo que, dentro de poco, el “chollo” que tienen los médicos y médicas se puede convertir en un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ya que su labor no es tan necesaria como antes. Eso sí, pueden entrar en empresas privadas, ya que, posiblemente, la Junta de Andalucía contratará dichas empresas.

Que vayan tomando notas los colegas de educación, partidarios de las clases virtuales y no presenciales, que por ese camino también ellos y ellas pronto estarán en los ERE. Si todo esto tiene algo positivo es que, al final, se va a controlar a estos funcionarios. Porque parece que no hay “agallas” de hacerlo de otra forma. Qué país.

MANUEL ÁNGEL SALIDO FREYRE
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

16 de junio de 2021

  • 16.6.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta remitida por la Agrupación Socialista de Montilla, en memoria de Francisco Pulido López, fallecido este lunes a la edad de 95 años. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Francisco Pulido López, histórico del socialismo montillano, falleció este pasado lunes 14 de junio a los 95 años de edad. Tonelero de profesión y cooperativista, Paco Pulido fue uno de los primeros socialistas que, con la entrada de la democracia en España en la segunda mitad de la década de los setenta del pasado siglo, restablecieron en Montilla la presencia orgánica del PSOE y volvieron a recuperar para la vida política, cultural y asociativa de la ciudad su histórica Casa del Pueblo.

Militante del PSOE y de la Unión General de Trabajadores (UGT), Paco Pulido ocupó a lo largo de su dilatada vida, y mientras su salud se lo permitió, distintos cargos de responsabilidad en varios comités ejecutivos locales de la Agrupación Socialista de Montilla, de la que llegó a ser presidente.

Persona de ideas progresistas fuertemente arraigadas, nunca tuvo ambiciones políticas, pues él solía definirse como “un humilde tonelero que trabaja y lucha por la igualdad”. La Agrupación Socialista de Montilla participa de la tristeza por la pérdida de un compañero cuya vida ha estado siempre ligada al PSOE montillano y hace llegar el más sentido pésame a su familia. Descanse en paz.

AGRUPACIÓN SOCIALISTA DE MONTILLA
FOTOGRAFÍA: PSOE DE MONTILLA

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


9 de junio de 2021

  • 9.6.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de un artículo de Ramón Vallés Moya, miembro de la asociación Estudio y Acción, sobre el 80.º aniversario del fallecimiento del artista montillano Manuel Garnelo y Alda. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


El pasado 4 de mayo se cumplió el 80.º aniversario del fallecimiento, en la localidad granadina de Loja, del insigne escultor montillano Manuel Garnelo y Alda. Aprovechando la cercanía de dicha efeméride, es un momento idóneo para rendirle un merecido homenaje, merced a su magnífica y muy extensa obra artística y, además, para hacer mención a una anécdota, poco conocida, al menos para los que no se hayan interesado en profundidad por su figura.

El suceso al que nos referimos fue protagonizado por este insigne montillano en el año 1935, poco antes del estallido de la fratricida Guerra Civil española y enmarcado dentro del “irrespirable” ambiente político y social que se vivió en aquellos años, a lo largo y ancho de nuestra patria.

Se trata de un hecho –del que veremos algunos detalles más adelante–, que, por su naturaleza, podría formar parte de la realidad política de la España actual, donde el revanchismo, el rencor y la mentira son el combustible que alimenta el motor que mueve a algunos de los políticos que, por desgracia, “sufrimos” los españoles de hoy.

Pero, antes, demos unas pinceladas sobre el perfil biográfico y artístico de Manuel Garnelo y Alda, del que me atrevería a decir que fue uno de los escultores más destacados del panorama artístico español durante los últimos años del siglo XIX y las primeras décadas del pasado siglo XX. No en vano, fue un claro exponente de la plástica naturalista y una figura muy destacada dentro del simbolismo, en su corriente decorativa.

Manuel Garnelo y Alda nació en la localidad cordobesa de Montilla el día 1 de enero de 1878. Hijo de José Ramón Garnelo, profesor de Medicina, y de Josefa Alda, su hermano, el maravilloso pintor José Santiago Garnelo y Alda1, obtuvo una pensión para ampliar estudios en Roma y ésta permitió a Manuel acompañarlo a Italia donde, con tan solo doce años, dio sus primeros pasos artísticos de la mano de dos excelsos maestros como eran Aniceto Marinas2 y Mariano Benlliure.

Tota pulchra est MariaPosteriormente, viaja a Madrid, donde estudia en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando hasta 1899. Durante ese periodo de estancia en la capital de España, en 1892, obtiene Mención Honorífica en la Exposición Internacional de Bellas Artes, celebrada en Madrid, por la obra Tota pulchra est Maria.

Concluidos sus estudios en dicho centro, vuelve a concedérsele pensión para ampliar estudios en Roma, donde permanece cuatro años y donde esculpe la estatua El Segador y el relieve Santa Elena y Constantino.

En el año 1906 obtiene por oposición la Cátedra de Carpintería Artística en la Escuela Superior de Artes Industriales de Granada, de la cual llegó a ser director. Allí desarrolló una enorme y brillante labor didáctica y, durante muchos años, de su mano, se desarrollaron artísticamente muchísimos alumnos de dicha escuela.

La prolífica producción artística de Manuel Garnelo podemos encontrarla a día de hoy distribuida en diferentes ubicaciones geográficas y lugares como iglesias, organismos públicos, museos –como el Garnelo en Montilla o el de Bellas Artes de Córdoba–, así como en colecciones particulares.

Fruto de los golpes del martillo y el cincel de Manuel Garnelo nacieron preciadas esculturas y monumentos públicos, lo mismo que obras decorativas. Su obra religiosa, la mayoritaria dentro su producción artística, fue muy prolífica y de una gran calidad artística, y no es de extrañar, dadas sus profundas convicciones católicas que, unidas a su maestría esculpiendo, tallando o moldeando, compusieron una fórmula que dio como resultado un magnífico catálogo de obras.

En esta área destacan, entre otras muchas, la lámpara de bronce de la Catedral de Orense; la Virgen de la Vera Cruz de Loja; la Virgen de las Mercedes, patrona de Alcalá la Real; la Virgen de los Dolores de Montilla (uno de sus últimos trabajos, que realizó poco antes de su muerte en 1941); el San Francisco de Paula de Puente Genil; la reforma del baptisterio de la Parroquia de Santiago de Montilla; o la ya mencionada Tota pulchra est Maria.

Fue también el autor del altar mayor de la iglesia de la Concepción de Madrid y el de las Hermanas del Sagrado Corazón de Granada. Asimismo, no debemos dejar de destacar el tabernáculo realizado para la Parroquia de la Asunción de Priego de Córdoba, una de las joyas del barroco andaluz, situado en el centro de la Capilla del Sagrario, conocida como la Capilla Sixtina de Andalucía. Se trata de una obra de una gran belleza, combinando majestuosamente una mezcla de mármoles, relieves y figuras de madera.

También dentro de su obra sacra, no podemos olvidar los trabajos conjuntos que realizó con su hermano José. Entre 1922 y 1929 restaura el camarín de Nuestra Señora de la Angustias de Granada y su hermano José se encarga de las pinturas murales de dicho proyecto. Por este proyecto les fue concedida una Tercera Medalla en la Exposición Nacional del año 1922.

De igual manera, realizó un retablo y una imagen de San Francisco Solano en la iglesia-santuario de María Auxiliadora de Montilla, que fue rematado por su hermano con una pintura sobre la vida del santo.

La escultura a San Francisco Solano

Englobada también dentro de su obra religiosa se encuentra el monumento “protagonista” de la anécdota citada al principio de este artículo y que, a continuación, relataremos brevemente. Se trata del conjunto escultórico, tallado en piedra, en honor a San Francisco Solano, patrón de su localidad natal. Este monumento fue realizado por Manuel, aproximadamente entre los años 1934 y 19354, con la idea de ser donado a su localidad.

En un principio estaba destinado –y ese, además, era el deseo del artista– a ser colocado en la céntrica plaza de la Rosa de la localidad. Pero, por desgracia para el patrimonio artístico de la ciudad, y con gran disgusto y pena para el artista, este monumento nunca llegó a plantarse en el lugar donde se había previsto que lo hiciera.

La España de los primeros años treinta, previos a la Guerra Civil, era una olla a presión, y ese clima político, muy marcado por un anticlericalismo feroz de los partidos de izquierdas5, no fue el mejor entorno para que se llevara a cabo el proyecto como se había pensado inicialmente.

Al Gobierno municipal socialista y al artista podríamos situarlos, sin miedo a equivocarnos, en las “antípodas ideológicas” el uno respecto al otro, y como no podía ser de otra manera, finalmente la obra se vio obligada a ser colocada dentro la finca El Puntal, propiedad de la familia Garnelo.

Ejemplo del clima de violencia que se viva en esos años en España es que estando ya ubicado el monumento en la finca El Puntal, sufrió un ataque, de marcado carácter anticatólico, por parte de “algunos elementos” que no se contentaron tan solo con conseguir que no se colocara el mismo en un lugar público de la ciudad, quedando algunas de las estatuas que lo componen mutiladas. Estos desperfectos fueron restaurados algún tiempo después por el propio artista, encontrándose la obra en la actualidad en perfecto estado de conservación.


Posteriormente, tanto durante el régimen del General Franco, como con posterioridad tras la llegada de la Monarquía parlamentaria, se trató en varias ocasiones de cumplir los deseos del artista, ya fallecido, y trasladar la obra a la plaza de la Rosa, pero por diferentes motivos nunca se llevó a cabo dicho traslado.

Ya fuera por los impedimentos puestos por los arrendatarios de la finca en alguna ocasión, o por discrepancias familiares en otras, lo cierto es que, a día de hoy, el monumento aún se encuentra en el lugar donde se ubicó en un primer momento y donde, por desgracia, no puede ser disfrutado cada día por los ciudadanos de Montilla y los visitantes que llegan hasta la preciosa localidad de la Campiña Sur cordobesa.

Otras obras

No todo fue obra religiosa en la producción de Manuel Garnelo y es muy destacable también su producción artística de carácter laico. Esta producción engloba obras de tipo monumental, diseño de edificios, monumentos funerarios y otras obras escultóricas de menor tamaño.

En 1920 fue el director artístico en el proyecto de construcción del Teatro Coliseo Olympia de Granada que recibió numerosísimos elogios en la prensa de la época. También fue el alma mater, junto con su hermano José, en el proyecto del teatro que se construyó en su localidad natal de Montilla y que llevó –y aun hoy día lleva– por nombre el apellido Garnelo.


En este proyecto se encargó de la realización de las decoraciones en escayola interiores y exteriores, así como de la manufactura de dos bustos representando a su padre y a su hermano que se colocaron a los lados del escenario. Por su parte, su hermano José Santiago realizó varias pinturas murales ubicadas en el interior del edificio.

En esta obra arquitectónica no solo participó en su faceta de artista, sino que era uno de los tres socios promotores del proyecto. A día de hoy, del proyecto original, por desgracia, solo se conserva la fachada como parte del teatro actual.

El panteón de la familia de Francisco Cuesta en Guadalajara, de diseño racionalista, en la que se sitúa una escultura en mármol representando a tres difuntos que atraviesan un umbral dirigidos por la Muerte; el panteón familiar de los Peso-Blanco en Granada (1910); la placa conmemorativa en la casa de Cádiz donde falleció diputado doceañista José Mexia Lequerica; el busto de José Antonio Primo de Rivera (1941) o el relieve Campesina con vaca, son algunos otros ejemplos de obras de carácter no religioso dentro de su producción.

Entre las obras monumentales destacaremos el proyecto que presentó, junto al arquitecto Gabriel Abreu, al concurso para la realización del monumento por el centenario de las Cortes de Cádiz de 1812. El monumento al Padre Manjón en Granada; otro al heroico militar José Ibáñez Martin en Enguera (1910); el monumento al malogrado exministro y diputado José Calvo Sotelo en Loja; o los monumentos a los Caídos en la Guerra Civil en Priego de Córdoba y Alcalá la Real, también forman parte de su producción.

Tras el final de la Guerra Civil y con la victoria del Bando Nacional en la misma, se multiplicaron los encargos al artista, tanto de obras de carácter religioso, como laico, relacionadas con la propia victoria en la contienda y los caídos en dicho conflicto bélico. Pero la repentina muerte que le sobrevino solo dos años después no le permitió culminar muchas de ellas.


Como hubiera dicho un ferviente católico como él, “la hora de rendir cuentas con el Altísimo”, en mayo de 1941 a los 61 años de edad (antes de lo deseado y de lo deseable), le llegó a Manuel Garnelo en Loja, ciudad en la que residía por ser de allí su segunda esposa.

Muy curiosa coincidencia que esta población granadina fuera el mismo lugar donde pasó los últimos años de su vida otro insigne y famoso montillano, quizás junto al Inca Garcilaso y San Francisco Solano los tres más ilustres hijos de la Villa de Montilla, como fue Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán.

En marzo del año 2009, los restos mortales del artista fueron trasladados y depositados en el panteón familiar ubicado en la Parroquia de Santiago de Montilla, cumpliendo así sus descendientes la que había sido su voluntad.

Notas

1) José Garnelo fue el más conocido y reconocido de toda la saga de artistas de la familia Garnelo. Llegó a ser subdirector del Museo del Prado, director de la Academia Española en Roma y uno de lo primeros maestros de Pablo Picasso. La maestría y la fama que alcanzó, quizás fueran causa de que su hermano Manuel, a pesar de su gran calidad como artista, haya quedado históricamente en un segundo plano.

2) Autor entre muchísimas obras de las esculturas del conjunto monumental al Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles. Realizó tanto las esculturas del primer monumento, destruido durante la Guerra Civil a manos del bando frente populista, como de las del segundo monumento, reconstrucción ordenada tras la guerra por el General Franco.

3) Dentro de esta reforma, traslada a la Capilla de las Ánimas la Pila Bautismal donde recibió las aguas el Patrón de Montilla, San Francisco Solano. Dicha capilla fue ampliada y decorada con yeserías y dibujos de la vida de El Santo.

4) El monumento tiene en su parte trasera una placa esculpida en piedra y realizada por el artista que reza así: “En veneración a su patrono San Francisco Solano erigió este monumento Manuel Garnelo y Alda. Año 1935”.

5) Durante toda la II República, pero especialmente tras las elecciones de 1931 y las de 1936 el asalto, destrucción y quema de iglesias y otros edificios religiosos católicos, incluyendo el patrimonio artístico que estos albergaban, fue muy generalizado en todo el país, sobre todo en las grandes ciudades, sin quedar exento de ello poblaciones de menor tamaño. Para profundizar en este tema:
  • Montero Moreno, Antonio: Historia de la persecución religiosa en España. 1936-1939.
  • Mata, Santiago: Holocausto Católico. Los Mártires De La Guerra Civil (Historia del siglo XX).
  • Albertí, Jordi: La Iglesia en llamas. La persecución religiosa en España durante la Guerra Civil.
  • Cárcel Ortí, Vicente: La gran persecución. España 1931-1939.
6) Si bien no fue el escogido finalmente para llevarse a cabo, sí recibió un premio en dicho concurso.

7) No será hasta marzo de 1942 cuando se coloque el monumento en la placeta que también llevará el nombre del protomártir (antes plaza de la Victoria), por lo que el autor no pudo disfrutar verlo allí ubicado, ya que falleció en mayo de 1941.

8) Estas tres últimas obras fueron retiradas de sus ubicaciones en la vía publica y/o destruidas a partir de 1978, tras el final del régimen del General Franco. Algunas de las esculturas que componían estos monumentos podemos apreciarlas en la imagen de su taller incluida en el presente artículo.

RAMÓN VALLÉS MOYA
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

25 de mayo de 2021

  • 25.5.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de la reflexión de Francisco Alcaide sobre Luna, la voluntaria de Cruz Roja que protagonizó una de las imágenes más conocidas de la crisis migratoria registrada en Ceuta. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Cae la tarde sobre el Tarajal. Una suave brisa acompaña el aire del norte en la frontera. Una alambrada encallada en piedra fronteriza escarba, como los hijos de la mina, los frígidos y pétreos corazones rocosos en su latir, caminantes que despiertan al atardecer y buscan la esperanza en un cercano horizonte. Al fondo, el mar....

Esa plenitud sobre lo desconocido que adopta la tristeza al ritmo que marcan sus brazos, como olas navegables en silencio y rotas de emoción cuando abrigan de esperanza el borde de la playa.

Escondido ya el último rayo de luz, intimida al silencio solo el chapoteo descompasado de brazos y pies vulnerables al medio, ojos bañados en sal que ciegan la fantasía y enseñan la clara y cruel realidad.

Corto es el camino a nado pero
largo es el trecho bajo el presagio
de tener clavado el miedo en el pecho
y yacer en la arena de una playa varado

Se encienden las alarmas de la vida. Gimen las sirenas del desaliento cuando el mar, siempre atento y benevolente, expulsa todo lo que no es de su incumbencia.

- ¡ Ahí lleváis ! Exclamaron las aguas en voz baja

- Recoged lo que os ha quedado de humanidad.

Y volvió a batir sus brazos como olas que desgarran al viento en un triste anochecer.

Hombres con vida, jóvenes sin ella, mujeres a nado, niños sin nada balbucean y destiñen sus pieles ante la bravura de la desesperación, camisas flotando en rabia y rabiosos momentos que holocaustan la dignidad del siglo XXI.

No pudimos observar milagros de fe cristiana, no asistimos a inmolaciones de mártires musulmanes, acudimos solo a un vendaval de crueldad que tiene la ceguera de un sordo y la sordera de un ciego, una muerte que pasea su guadaña por la globalización y se esconde en la llamada "humanidad".

Y, minutos después, sobre las frías aguas del desamparo acudieron voluntarios de ONG, Cruz Roja, Guardia Civil y fuerzas de seguridad del estado que exponiendo su integridad física dieron alientos, ayudaron, asistieron e incluso salvaron la vida de sus almas gemelas, esas que, a diferencia del color de la piel, lloran también cuando naufragan y sienten el hambre en momentos de soledad.

Y también llegó Luna, la luna que más brilló y que con su abrazo rompió en lágrimas los pecados de millones de corazones que todavía creen que el ser humano merece distinguirse con esa palabra: Humano

Posiblemente Luna, la luna que más brilló esa noche carezca de creencias religiosas, quizás no esté afiliada a ningún partido político, seguramente no sea forofa de ningún equipo de fútbol importante. Seguramente Luna, la luna que más brilló esa noche sea una anónima joven voluntaria que comparte sus estudios con horas de civismo, quizás utilice sus redes sociales para el entretenimiento y escuche su música favorita mientras espera el autobús.

Es posible que Luna, la luna que más brilló esa noche sea solo eso, Luna, la chica que abrazó el desconsuelo, que dio de beber al sediento, que albergó entre su cuerpo el corazón destrozado de una persona, que acarició la certeza de que lo que hacía era lo correcto y sobre todo, que cuando descansó de tanto dolor lo hizo con la convicción y la conciencia repleta de gratitudes, todas las que arrojan los necesitados cuando los salvan del cadalso.

Un gesto de esta magnitud no se merece tanta desconsideración por "personas" que amparadas en ideologías enfermizas y tóxicas interpretaciones, sacan de contexto lo más bonito y humanitario que pueda tener una persona... La bondad

Ojalá existan muchas Lunas en el universo, pero de esas que brillen como la joven que abrazó la necesidad.

FRANCISCO ALCAIDE
FOTOGRAFÍA: BERNAT ARMANGUÉ

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

23 de mayo de 2021

  • 23.5.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de José Miguel Delgado Trenas, trabajador social, sobre la crisis migratoria registrada en Ceuta esta semana. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Ellos y nosotros, nosotros y ellos… los que hablan distinto, los que parecen distintos… los otros. Los que nos ponen nerviosos, los que nos asustan, esos que no son de los nuestros.

Nosotros, los que fruncimos el ceño, los que agitamos las manos y gritamos indignados… los que tememos por nuestra integridad, por la inestabilidad de nuestro modo de vida, los que hablamos alto, con vehemencia, con rabia…

Ellos y nosotros; nosotros y ellos.

Ellos, los que sufren, los que temen, los que sienten el dolor, la desesperanza y el terror de una vida que no lo es. Los que aprietan los dientes cada momento para poder sobrevivir. Los que claman por una oportunidad, por un futuro… por una vida. Los que no tienen derecho a la dignidad.

Nosotros, los de los brazos abiertos, los solidarios, los del alma arañada.

Nosotros, los que claman justicia desde el bar o la terraza. Los que juzgan desde un sofá. Los que se dejan embaucar por los “sin alma”.

Nosotros, los buenos… ellos, los malos.

¿Quién nos ha empujado a ver la vida en esa odiosa dicotomía? ¿Quién nos ha robado la humanidad y la ha cambiado por odio y rabia? ¿Cuándo nos volvimos seres tan inmundos y odiosos?

¿Ellos y nosotros? ¿Pero de qué va todo esto, de colores, de razas, de mejores y peores?

Sinceramente, si la vida va de eso, para, que me bajo.

No puedo entender cómo, ante la vergüenza internacional que estamos viviendo en Ceuta (ahora, será en otro sitio más adelante), haya quien se centre en ver razas o colores.

Afortunadamente, mi devenir profesional, me ha permitido enfrentarme a situaciones de una crudeza y sufrimiento extremos, capaces de poner a prueba al más pertrechado ser humano. Por ello, tengo claro que, cuando una madre prefiere lanzar al mar a un hijo suyo antes que mantenerlo a su lado, sinceramente, algo no funciona, más aún cuando esa madre sabe que es más que probable que le esté lanzando a una muerte casi evidente.

No hace muchos años, tuve la oportunidad de compartir una tarde de reflexiones y café con un chico llegado de la zona subsahariana. Me ahorraré el crudo relato de su periplo de más de 7 años perdido en el desierto, rodeado de mafias y miles de sufrimientos, pero sí que os puedo asegurar, que alma se me oscureció mucho desde ese día.

Sinceramente, me duele escuchar esos discursos que olvidan que somos personas, todos, que esto sólo va de eso, de personas que intentan sobrevivir en un mundo que les es hostil y que, si no asumimos esa perspectiva comunitaria del mundo, esto no tiene mucho sentido.

No hay frase más estúpida que ese “ellos… nosotros”, pues todos somos nosotros. La vida no es vida para nadie (o al menos no debería serlo) cuando hay seres humanos a los que se les ha negado simplemente la posibilidad de pensar en tenerla.

Razas, religiones, credos…todo no son más que lerdas justificaciones para que pueda tolerarse lo que nunca debería pasar: el odio, la discriminación y la insensibilidad al dolor ajeno.

Ellos y nosotros…nosotros y ellos…no podemos seguir entendiendo el mundo de un modo tan excluyente.


JOSÉ MIGUEL DELGATO TRENAS

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

19 de mayo de 2021

  • 19.5.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una petición de un grupo de vecinos de la calle Cantareros ante la aparición de una plaga de pulgones que afecta a la zona de juegos infantiles. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Desde hace unos días los vecinos de la calle Cantareros sufrimos una plaga de insectos, probablemente pulgones, que han inundado los juegos de la zona de infantil de nuestro parque. Este espacio, lugar de encuentro de los vecinos de la zona desde que fuera remodelado por el Ayuntamiento hace dos años, se encuentra atestado de estos pequeños insectos, que se esparcen por el mobiliario urbano, instalaciones recreativas y pavimento.

A pesar de que desde el Consistorio de Montilla se realiza la limpieza y desinfección del parque de forma habitual, los infectos siguen copando las hojas de los árboles que existen en la zona, por lo que no se termina de erradicar el problema.

Por todo ello, y tras solicitar a Medio Ambiente que actúe, confiamos en que este problema encuentre una rápida solución y que de nuevo vecinos, especialmente los más pequeños, podamos disfrutar de este espacio de esparcimiento y encuentro.

VECINOS DE CALLE CANTAREROS

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

21 de marzo de 2021

  • 21.3.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una reflexión de Rafael Espuny sobre Andalucía y su imagen en el resto de España. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Como para hacerse valer parece que hoy día es imprescindible comentar nuestros logros, me he permitido hacer uno en nombre de Andalucía:

1) Nunca ha creado ningún problema al resto de España.

2) Quevedo dejó constancia de la nobleza del pueblo andaluz en aquellos célebres versos sobre el pago de impuestos "solo Castilla, León y el noble pueblo andaluz llevan a cuestas la cruz”.

3) Es la segunda comunidad autónoma de mayor extensión y la más poblada, tiene el mayor número de diputados, todos ellos serviles a sus respectivos partidos en vez de al pueblo andaluz, como ejemplo más reciente tenemos a la ministra de los 4.000 millones de euros, que cambia de criterio respecto a los temas andaluces según le interesa a su partido.

4) Los marinos con los que Colón descubrió América eran andaluces en su mayoría.

5) Desde 1812, Andalucía, en concreto Cádiz, es la considerada la cuna de la Libertad.

6) La mitad de los seis presidentes que ha habido en las dos repúblicas españolas eran andaluces (Salmerón, Castelar y Alcalá-Zamora).

7) El padre de la primera constitución democrática (1876) fue el malagueño Cánovas del Castillo, considerado el mejor político español de todos los tiempos.

8) La belleza de la mujer andaluza es tal que de esta tierra han salido cinco reinas, dos de hecho como Leonor de Guzmán y María de Padilla, y tres de derecho como Eugenia de Montijo, Anita Delgado y María de las Mercedes que, aunque nacida en Madrid, se consideraba sevillana. Todo esto a pesar de no tener corte real en nuestra tierra desde la conquista de Granada.

9) El valor del hombre andaluz quedó sobradamente acreditado en la batalla de Bailén donde se produjo la primera derrota en campo abierto de un ejército napoleónico. Además, de las cinco personas bilaureadas del ejército español, cuatro eran andaluces (Primo de Rivera, Arredondo, Varela y Rentero).

10) De todos es sabido la aportación del pueblo andaluz al arte y a la cultura, solo con nombrar a Velázquez, Murillo, Juan Ramón Jiménez, Lorca, Machado, Béquer, queda demostrada nuestra influencia en todo el mundo.

Con este breve y brillante currículum, ¿cómo se puede comprender el lugar que ocupa Andalucía y la habitual burla que sufre? En mi modesta opinión, se cumple el dicho popular “son tan buenos que parecen tontos” y por eso nos dejamos despellejar y humillar por el resto de España, que van teniendo cada vez más partidos localistas/nacionalistas como los catalanes, vascos y gallegos y que ya tienen sus imitadores en Teruel, Cantabria, Navarra, Asturias y Canarias, y otras provincias como Soria y Ávila están empezando a seguir el mismo camino. Para terminar voy a recordar otro dicho popular, “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”.

RAFAEL ESPUNY

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.

20 de marzo de 2021

  • 20.3.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta de José Luis Gálvez, colaborador de la sección de Deportes de este periódico, sobre el primer partido de la Fase de Ascenso a Tercera División que disputará esta mañana el Montilla Club de Fútbol ante el Chiclana C.F. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



En el año 2013 cogiste tus bártulos, exhausto por los golpes recibidos y la adversidad sufrida te vestiste con tu túnica de color oro y verde; abrazaste tu escudo y con la mirada perdida, no tuviste más remedio que abandonar la Tercera División. 

En tu travesía, los demonios y tentaciones te persiguieron. Coqueteaste con malas compañías, no veías la manera de alcanzar tus objetivos y desde el infierno esperabas un hilo de luz que te hiciera ver cómo salir de ese bucle en el que habías convertido tu vida deportiva. 

Por suerte, desde el pasado verano todo cambió. Tras un merecido acercamiento a tu hogar, al principio de esta temporada no te prepararon para un viento tan fuerte, que te ha despeinado el alma y revuelto los papeles. Y aunque tu corazón tuviera su destino, que no era otro que la permanencia; no sabes cómo impedir que sea suyo este latido. Porque, añorada Tercera División, nadie te tiene más ganas que el Montilla C.F. 

El objetivo de mantenerte cerca de tu hogar ya lo tienes, pero, contra todo pronóstico, te han dado la oportunidad de dar un paso más y volver a casa antes de lo esperado. Sabes por experiencia propia que siempre hay porqué vivir, porqué soñar. Tienes recuerdos de sonrisas, también de llantos, y, a pesar de los vaivenes, la vida sigue igual. Te levantaste en la caída, vibraste en cada éxito y sigues convencido de tu nobleza, valor y furia como entidad. 

Muchos estamos a tu lado, algunos ya no están. Para los que están, solamente se les puede dar las gracias, por mantener viva la llama del fútbol modesto en nuestra localidad. Para los que se fueron sin motivo, no hay problema, este barco sigue fletando ilusiones y acepta pasajeros con el corazón vinícola.

Diecisiete años estuvisteis juntos, Tercera División y Montilla C.F., cual buena familia; pero vuestros caminos se separaron por circunstancias que es mejor no recordar. Pese a ello, la vida siempre da una segunda oportunidad para remediar los errores del pasado. No obstante, mantén la calma, Montilla C.F., todo llega para el que sabe esperar. 

Ocho etapas tienes por delante. Este domingo es la primera. Sin prisa, paso a paso, como hasta ahora. Y si todo va bien, ojalá tu progenitor pueda decir para mediados de mayo aquello de “Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Porque este mi hijo moribundo era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado”.

JOSÉ LUIS GÁLVEZ POLO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


REMONTAMOS - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos