:::: MENU ::::

22 de julio de 2019

  • 22.7.19
Treinta horas después de suspenderse el suministro de agua en toda Montilla a causa de una avería registrada en la tubería de transporte desde los depósitos de La Bernardina, Aguas de Montilla acaba de restablecer el servicio tras conseguir habilitar una red secundaria de abastecimiento. De esta forma, a lo largo de las próximas horas, el servicio de agua recobrará la normalidad en todos los puntos de la ciudad.



Una vez puesta en marcha esta "solución provisional", el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, ha pedido la colaboración ciudadana para favorecer que el suministro se recupere con la mayor brevedad posible. Para ello, ha solicitado que no se acumule agua en los domicilios "de forma innecesaria" pues "obstaculizará el suministro se recupere lo antes posible en toda Montilla".

De forma paralela, Aguas de Montilla continúa con la reparación de la arteria principal de la red de abastecimiento, de más de treinta años de antigüedad. El alcance de la rotura de la tubería que conecta los depósitos de La Bernardina con el sistema general de abastecimiento de la ciudad ha podido evaluarse, aislarse y se está trabajando en su reparación, que presenta dificultades añadidas debido a su inclinación para salvar la vía del tren y su cercanía a otros servicios de la ciudad.

"La grieta se localiza entre dos codos, en una tubería que presenta un ángulo de 45 grados, lo que dificulta todo el proceso de actuación y reparación", explicó esta mañana el gerente de Aguas de Montilla, Lorenzo Cuenda, a Montilla Digital. De esta forma, los trabajos se han centrado a lo largo de toda la jornada en la instalación de las nuevas piezas –llegadas esta mañana desde Alicante– para que, de manera provisional, haya podido restablecer el servicio.

Asimismo, desde Aguas de Montilla han reiterado sus disculpas a la ciudadanía, a la vez que han solicitado su "comprensión" ante los problemas causados por esta avería que ha surgido "de forma imprevista" y que ha obligado a establecer diferentes puntos de suministro de agua no potable a lo largo de la ciudad para abastecer a los ciudadanos de este servicio.

La rotura de la tubería, detectada ayer en torno a las 13.15 de la tarde a la altura de Suministro Agrícolas Adamuz, generó una gran balsa de agua en la calzada que, no obstante, no impidió la circulación de vehículos. Con todo, el Ayuntamiento de Montilla movilizó a varios efectivos de la Policía Local para coordinar el tráfico rodado en la zona. Asimismo, el agua alcanzó también el área industrial bajo rasante que existe entre las instalaciones de Bodegas Gracia Hermanos y el Parque de Bomberos.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 22.7.19
El Grupo Municipal de Ciudadanos ha lamentado, a través de un comunicado, la situación generada por la avería registrada en la red de abastecimiento de agua de la ciudad poco después de la una de la tarde de ayer que, entienden, es consecuencia de la "falta de previsión y alternativa". Por ello, el concejal de la formación, Sergio Urbano, ha exigido al equipo de gobierno un estudio de los puntos "críticos" de la red de suministro.



"Los trabajos de reparación se llevan a cabo desde el primer momento y, según nos cuentan, lo más raudo que se puede, pero el suministro está cortado con el malestar y consecuencias que ello conlleva a todos los niveles, y más en la temporada estival tan dura que nos envuelve", ha indicado Urbano, quien ha señalado a la falta de un plan alternativo por parte del Ayuntamiento para asegurar este servicio ante cualquier incidencia, "propietario mayoritario de la empresa de Aguas de Montilla".

En este sentido, el Grupo Municipal de Ciudadanos asegura que existen "puntos críticos" en el mapa de red de aguas "que deben ser estudiados y estar previstos de segunda alternativa ante la posibilidad de estas averías". "La inversión para éstas alternativas es grande pero necesaria", ha subrayado Urbano que, asimismo, ha insistido en que "la red de suministro principal de aguas de una ciudad no puede estar olvidada".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 22.7.19
El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha atendido hasta junio en Córdoba a 150 personas, entre mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo, frente a las 113 del mismo periodo de 2018, lo que supone un incremento del 32,74 por ciento. Se trata del balance semestral de los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género y personas dependientes a su cargo.



Los recursos del Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género, gestionados por la empresa Andaluza de Gestión de Servicios Especializados (AGISE), comprenden los centros de emergencia, las casas de acogida y los pisos tutelados que prestan atención y acogida urgente e inmediata las 24 horas al día durante los 365 días del año.

En el segundo trimestre esta red de atención integral, que cuenta en Córdoba con 58 camas, nueve pisos y 27 habitaciones, ha dado cobertura a 32 mujeres más que el pasado año, 83 víctimas de la violencia machista frente a 67, lo que supone un incremento del 27,69 por ciento. Asimismo, se ha acogido a 19 menores más, 67 frente a 48 de 2018, que implica un alza del 39,58 por ciento. En la provincia cordobesa se ha albergado en el centro de emergencia a 88 personas, en la casa de acogida, a 57; y en los pisos tutelados, a cinco.

A nivel andaluz el Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género ha atendido a 1.409 personas, entre mujeres víctimas de violencia de género y personas dependientes a su cargo, frente a las 1.261 del mismo periodo de 2018, lo que supone un incremento del 11,73%. En el segundo trimestre esta red de atención integral, que cuenta con centros en las ocho provincias, ha dado cobertura en Andalucía a 100 mujeres más que el pasado año, 753 víctimas de la violencia machista frente a 653, lo que supone un incremento del 15,31 por ciento.

Esta subida en el número de mujeres se produce principalmente en los centros de emergencia, 61 mujeres más que en 2018 –en 2019 se ha asistido en estos centros a 536 mujeres frente a las 475 de hace un año–. También se ha producido un aumento con respecto a las personas dependientes al cargo de estas mujeres, principalmente hijas e hijos. Así, hasta junio se dio cobertura a 405 menores, lo que supone un alza del 5,46 por ciento. Por provincias se han atendido durante el primer semestres a 144 personas en Almería, 170 en Cádiz, 150 en Córdoba, 226 en Granada, 103 en Huelva, 161 en Jaén, 147 en Málaga y 308 en Sevilla.

El Servicio Integral de Atención y Acogida a Mujeres Víctimas de Violencia de Género y personas dependientes a su cargo responde a un sistema coordinado de recursos cuya finalidad no es otra que ofrecer y garantizar una atención urgente e inmediata a cualquier víctima de la violencia machista en Andalucía, independientemente de su origen, procedencia, situación legal o circunstancias personales y culturales. En estos centros se ofrece una intervención integral a nivel social, psicológico, jurídico y socioeducativo tanto a las mujeres como a sus hijos e hijas.

Con el objetivo de reforzar este recurso asistencial, la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha anunciado un incremento de su dotación económica en 2019 después del recorte presupuestario en 2012 de nueve puntos y su congelación en el siguiente lustro. Así, en 2019 los fondos para el Servicio Integral de Atención y Acogida ascienden a 6.121.468,39 euros, un 1,2 por ciento más que en 2018.

Este servicio, que busca favorecer el restablecimiento de los derechos vulnerados por los actos de violencia contra la mujeres, se sustenta en tres niveles de atención: centros de emergencia, casas de acogida y pisos tutelados. A estos tres niveles de atención se accede a través del IAM (en coordinación con otras comunidades autónomas), de los Centros Provinciales de la Mujer y del Teléfono 900 200 999, que es anónimo y confidencial.

En concreto, los centros de emergencia prestan protección a las mujeres maltratadas y menores que les acompañan, garantizándoles una acogida inmediata y una atención de emergencia las 24 horas del día todos los días del año. Aquí, además, el personal especializado se encarga de realizar un diagnóstico-pronóstico personalizado y derivación hacia el destino más apropiado a cada caso, ya sea un recurso propio o externo al servicio integral, o a un domicilio normalizado.

Por su parte, las casas de acogida son centros residenciales que garantizan una atención integral, programándose aquellas intervenciones sociales, psicológicas y jurídicas necesarias para que las mujeres sean capaces de superar la violencia padecida.

A su vez, los pisos tutelados son viviendas independientes para uso familiar ubicadas en edificios y zonas normalizadas, en ambos centros nuestras especialistas establecen un plan individual de actuación en el que se recojan los objetivos personalizados a conseguir por la mujer durante su estancia en el servicio integral del IAM. Además, se programan y realizan actividades lúdico-culturales dirigidas a todas las personas usuarias de las casas de acogida y los pisos tutelados.

El Servicio Integral de Atención y Acogida a Víctimas de Violencia de Género cuenta con 34 centros, de los que nueve son centros de emergencia, ocho casas de acogida compuestas por 52 pisos y 17 pisos tutelados. Esta amplia red y su ubicación permiten que ninguna mujer y las personas dependientes a su cargo que se encuentren en una situación de riesgo en Andalucía estén a más de 200 kilómetros de un recurso de acogida.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 22.7.19
La empresa mixta que gestiona el ciclo integral del agua en la ciudad, Aguas de Montilla, reforzará en las próximas horas el servicio de reparto de agua con dos camiones cisterna. Ambos vehículos, que suministrarán agua no potable, se instalarán de forma itinerante en distintos puntos de la ciudad con el objetivo de acercar el servicio lo máximo posible a la población.



Tras el servicio prestado por un camión cisterna a primera hora de la tarde en la Plaza Obispo Pérez Muñoz, frente a la Iglesia de San Agustín, Aguas de Montilla instalará otros dos camiones a las 16.00 en la calle Ancha y el Parque de la Rehoya. Asimismo, ambos vehículos realizarán un nuevo reparto a las 17.30 de la tarde en las calles Ronda de Curtidores y Luis Braille; y a partir de las 18.00 en la Plaza de la Inmaculada.

Asimismo, siguen operativos dos puntos de toma agua no potable, habilitados junto al Paseo de las Mercedes, en la calle José Ortiz Sánchez, frente a la antigua parada de taxis, y en el Paseo de Cervantes, para ir paliando este "desafortunado contratiempo".

Precisamente, la falta de un punto de suministro de agua potable en toda la ciudad ha provocado los primeros desabastecimientos en los supermercados que, en muchos casos, han agotado casi la totalidad de sus existencias a mediodía, lo que ha obligado a realizar un pedido de urgencia a diferentes almacenes de la zona.

Mientras tanto, según ha informado Aguas de Montilla en un comunicado, se continúa trabajando en una "solución provisional" para poder restablecer el suministro de agua a los vecinos a lo largo de la mañana de hoy. Esta solución consiste en el aislamiento de la tubería dañada mediante una válvula de cierre y la conexión del suministro de agua a la población a través de redes secundarias.

El alcance de la rotura de la tubería que conecta los depósitos de La Bernardina con el sistema general de abastecimiento de la ciudad ha podido evaluarse y se está trabajando en su reparación, que presenta dificultades añadidas debido a su inclinación para salvar la vía del tren y su cercanía a otros servicios de la ciudad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ
  • 22.7.19
Licenciado en Sociología, Rafael Navarro de Castro (Lorca, 1968) trabajó durante quince años en el sector audiovisual y en 2001 se fue a vivir al campo. Lo cuenta en su primera novela, La tierra desnuda. Hijo de un ingeniero agrónomo, pasó los primeros diez años de su vida en una granja antes de mudarse a Granada, primero, y a Madrid después, donde trabajó como guionista. Después se cansó de la capital. Tuvo a su hija, plantó más de un árbol y ahora publica su primer libro, un homenaje a la vida del campo y a sus gentes.



—El escenario de tu novela podría ser cualquier rincón de la España interior. ¿Tanto se parece la soledad de nuestros campos?

—Pues yo creo que sí. De hecho, tengo muchos amigos que me han hablado, del Pirineo hasta Cazorla o Gredos, de que este pueblo podría estar en cualquier lugar de España.

—Allí nace, al mismo tiempo, la Segunda República y un niño llamado Blas, tu protagonista.

—La novela abarca 80 años y va desde el año 1932 hasta el 2012, y cuenta la vida de Blas, que es como una excusa para contar la vida del valle, incluso la vida del país, pero tal como se ve en ese valle y visto a través de los ojos de los campesinos.

—Ochenta años después muere allí y se lleva a la tumba una forma de vida milenaria. Y también algunos secretos.

—Bueno, yo lo que he querido es rescatar sobre todo los valores y los principios que van a desaparecer con estos campesinos, su forma de respetar la tierra, de relacionarse con ella, de relacionarse con el valle, su forma de ayudarse, de cooperar entre ellos, de juntarse para hacer cosas. Estas son las cosas que a mí me parecen importantes que no se pierdan.

—La vida de Blas es la historia de España en el último siglo. Que bien sintetizada sería como...

—Pues, vista desde el campo, es la historia de una decadencia, de un acorralamiento. Porque ellos están cada vez más acorralados. Y el progreso, en muchos sentidos, es innegable, aunque en otros no tanto. A ellos no parece afectarles de ninguna manera.

—Después de quince años trabajando en el sector audiovisual, abandonas Madrid y te trasladas a Monachil. ¿Qué buscabas en el campo o qué no te daba la ciudad?

—La pregunta es buena, porque eran las dos cosas. Por un lado, huía de esta deshumanización de las ciudades, de las prisas, del estrés, del trabajo. Y, por otro lado, buscaba la tranquilidad del campo y la paz del campo. Y tal vez inconscientemente estos valores de los campesinos, de la autosuficiencia, la cooperación, la relación con la naturaleza.

—Te dedicas a las tareas del campo y al movimiento ecologista. Además, construyes tu propia casa.

—Todas esas cosas están en conexión directa con la novela. Tosas esas cosas son todo lo que pretendo contar y defender y homenajear en la novela, que no solo homenajear el pintorequismo y la vida rústica, sino esta filosofía de vida. Mi filosofía de vida está más cerca de la de los campesinos que de la del urbanita.

—Hay quien ve en tu novela ecos de Delibes o de Chirbes.

—Hay ecos de muchos. Con Delibes yo creo que tengo en común la empatía por el mundo rural y del cariño que le tenemos. Y con Chirbes, la preocupación y la verdad en el mundo que te rodea, y la verdad de su goce. Eso es lo que me gusta de Chirbes.

—La vida campesina va a desaparecer. ¿Qué está muriendo con ella?

—Están muriendo otros valores. No hay que tener una idea nostálgica de la vida campesina, porque es durísima. Y no se trata de recuperar eso ni de volver a eso, sino de aprender lo que tengan que enseñarnos que se basa en esos principios.

—'Los santos inocentes', 'La lluvia amarilla', 'Intemperie'. De vez en cuando el campo aparece por una esquina de nuestra literatura. Pero siempre retrata un mundo de miseria.

—Yo creo que ese retrato de hambre, miseria, injusticia, explotación, abuso, maltrato, analfabetismo, ese retrato es ineludible. En mi novela creo que también está. Respecto a los ejemplos que me has puesto, yo he intentado romper el esquema en el último punto. Hago ese mismo retrato pero el resultado de ese mundo es Blas. Es decir, no es Pascual Duarte, que muestra cómo el resultado es la violencia, la brutalidad.

En Los Santos Inocentes, el paisano con el que hemos simpatizado, termina ahorcando al terrateniente en el olivo. En La lluvia amarilla, la mujer se suicida y el marido se deja morir medio loco. En Intemperie, el niño huye del maltrato y al final el pastor termina matando a los guardias civiles que le persiguen. Es como si el resultado de esa vida tan durísima, tan terrible, que es así, siempre fuera la violencia.

Yo he intentado que el resultado en mi novela sea distinto. Es decir, esto es terrible, vale, pero aquí hay gente sana, aquí hay gente normal, sencilla, que no reacciona violentamente. Reacciona más metiéndose en el caparazón, diciendo, bueno, me quedo en mi terrenillo cuidando mis gallinas, mis cabras, y a mí que me dejen.

—Querías huir de los cuentos de pueblo. Escribir en presente de indicativo. Contar que hay miseria pero que también hay flores.

—Quería huir de la batallita del abuelo, del cuento de pueblo, y ponerlo en presente de indicativo. Como coger al lector y decirle no te voy a contar, vente conmigo que vamos a subir a la sierra y vamos a ver cómo estos niños plantan los pinos, o cómo este niño cuida sus cabras aquí en la sierra. Ese era mi objetivo.

—¿Y qué escribes ahora?

—Estoy escribiendo sobre la contaminación, que sería la agricultura industrial moderna. Es decir, se ha muerto una forma de relacionarnos con la naturaleza, con el campo y con la agricultura. Pero hay otra que viene después. Si he hecho el elogio de la tierra, pues esto sería la crítica del plástico.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO
  • 22.7.19
La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha puesto en marcha, a través de su web, un simulador digital que permite conocer si la unidad familiar puede tener derecho a la prestación de la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía. Para ello, basta con introducir alguna información esencial y no es necesario recoger datos personales.



Con el objetivo de facilitar una información orientativa, en caso afirmativo, el simulador proporciona una aproximación a la cuantía mensual que podría corresponder a la unidad familiar. En caso negativo, indica cuáles son los requisitos que no se están cumpliendo, orientando a los ciudadanos y ciudadanas en la conveniencia o no de solicitar la prestación.

Por otra parte, este simulador de la Renta Mínima pretende ser una herramienta útil para los profesionales de los Servicios Sociales Comunitarios, así como otros centros de atención a la ciudadanía en general como las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo o los centros de salud, en su labor de información y asesoramiento a las personas interesadas o susceptibles de ser perceptoras de esta prestación.

Respecto a la Renta Mínima de Inserción Social de Andalucía, la consejera Rocío Ruiz ha manifestado la intención de su departamento de modificar esta norma para que se convierta en un instrumento eficaz de lucha contra la pobreza porque “pensamos que los requisitos que exige el Decreto Ley aprobado en 2018 son demasiado restrictivos y hacen muy difícil que la ayuda llegue a las familias que la necesitan”.

Además, ha avanzado que “nos proponemos crear un nuevo servicio en cada Delegación Territorial dedicado exclusivamente a la tramitación de la Renta Mínima, ya que actualmente, la gestión de esta prestación es una más de las tareas que desarrolla el personal del servicio de acción e inserción social junto con otras que tiene a su cargo”.

La responsable de las políticas sociales en Andalucía ha señalado que “desde que comenzamos la legislatura, estamos trabajando para agilizar la Renta Mínima porque somos conscientes de que afecta a miles de familias en situación de vulnerabilidad”. Entre las medidas puestas en marcha, ha destacado el refuerzo de los servicios sociales comunitarios con la contratación de más de 1.200 profesionales.

Ruiz ha señalado, a su vez, que “estamos realizando la evaluación del impacto del Decreto de la Renta Mínima tras su primer año de aplicación, en colaboración con la Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Andalucía y con la Consejería de Empleo. Esta evaluación comprenderá un estudio comparativo de la normativa autonómica en materia de rentas mínimas para conocer las que están dando mejores resultados en la práctica”.

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación va a destinar en el presupuesto de 2019 un total de 142,4 millones de euros a la Renta Mínima de Inserción Social, con el objetivo de dar un impulso real a esta prestación.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 22.7.19
Aguas de Montilla habilitará en breve dos puntos de toma de agua procedentes de pozos durante el desarrollo de los trabajos para solventar la avería en la tubería de transporte de agua detectada ayer en la Avenida del Marqués de la Vega de Armijo, así como un camión cisterna. De esta forma, la empresa mixta que gestiona el ciclo integral del agua en la ciudad pretende dar respuesta a las necesidades registradas tras más de 22 horas sin servicio.



Desde Aguas de Montilla se trabaja en estos momentos en la puesta en marcha dos puntos de toma de agua procedentes de pozos, y por tanto, agua no potable. El primero ya ha sido instalado en la calle José Ortiz Sánchez, junto a la antigua parada de taxis, en las inmediaciones del Paseo de las Mercedes, mientras que el segundo se abrirá en breve en la zona del Paseo de Cervantes.

Además, se va a contar con el apoyo de un camión cisterna a partir de las 13.00 de la tarde en la Plaza Obispo Pérez Muñoz, frente a la Iglesia de San Agustín, para poder restablecer el agua a la población e ir paliando este "desafortunado contratiempo", a la vez que se realizan las reparaciones pertinentes en la tubería de transporte, que conecta los depósitos de La Bernardina con el sistema general de abastecimiento.

Mientras tanto, según ha informado el gerente de Aguas de Montilla, Lorenzo Cuenda, se está trabajando en una "solución provisional" para el restablecimiento del suministro de agua en la ciudad. Esta alternativa cosiste en dar suministro a través de redes secundarias, para lo que se está ejecutando una válvula de cierre en la tubería dañada.

"Son piezas de gran volumen cuyo anclaje es muy complicado ya que deben soportar una presión de más de 4.000 kilos de fuerza una vez que se restablezca el servicio, por eso se debe de trabajar con todas las garantías o, de otro modo, actuarían como un tapón bajo presión", ha señalado el gerente de la empresa mixta.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 22.7.19
El Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba ha impartido un nuevo curso para los profesionales de medicina y enfermería de sus centros de salud y consultorios sobre la actualización de sus conocimientos en las intervenciones de cirugía menor ambulatoria, con el objetivo de que puedan prestar una asistencia de mayor calidad a sus pacientes en este tipo de prestaciones y aumentar así el número de profesionales cualificados a los ya existentes.



La cirugía menor ambulatoria incluye una serie de intervenciones quirúrgicas sencillas y de corta duración, que abordan lesiones en piel y tejido subcutáneo que precisan solo de procedimientos quirúrgicos sencillos, de corta duración y que requieren anestesia local, en los centros de salud que conforman el área.

Esta actividad formativa, que ha tenido una duración de 10 horas, estuvo coordinada por la doctora Teresa Robles, cirujana del Hospital Infanta Margarita, que intervino en las clases junto a los médicos dermatólogos, Jesús Sánchez y Vicente Haro, Rafaela Arcos, facultativo especialista de Medicina Familiar y Comunitaria, y Mariola Granados y José Antonio Rivas, enfermeros.

Lista de espera

Esta formación se lleva a cabo de forma paralela al plan de choque que anunció la Consejería de Salud y Familias, y que el Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba ha puesto en marcha, con el objetivo de reducir las listas de espera quirúrgica de pacientes tanto de cirugía mayor como menor.

Implementado las medidas necesarias para reducir los tiempos y de forma progresiva el área ha comenzado este plan de actuación para iniciar intervenciones quirúrgicas que están en lista de espera. En primer lugar, se iniciado las intervenciones de los pacientes que están en lista de espera por procesos de cirugía menor y que se encuentran en lista de espera.

Entre las finalidades de este plan están el dar mayor calidad y seguridad en la resolución de los procesos, e intervenir los pacientes de los centros donde hasta ahora no se viene realizando –en los Hospitales de Puente Genil, Montilla y Cabra–, así como también en los centros de salud de las localidades de Aguilar, La Rambla, Fernán Núñez, Lucena, Priego y Baena.

Además, entre los objetivos específicos para este año 2019, el Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba ha incluido no tener más de un mes de demora en la lista de espera para resolver estos procedimientos susceptibles de cirugía menor ambulatoria.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos