:::: MENU ::::

15 de octubre de 2019

  • 15.10.19
Ya sólo faltan nueve meses: el próximo 24 de Julio, tendrá lugar la inauguración de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020, edición en la que se estrenarán nuevas disciplinas y pruebas que persiguen la igualdad y la inclusión de la mujer en un evento que, una vez cada cuatro años, intenta unir a países de todo el planeta. en esta ocasión, serán el béisbol, el karate, el surf, el skateboard y la escalada los deportes que veremos como novedad. Pero ¿cómo se toman estas decisiones? Muchas son las disciplinas deportivas que se presentan como candidatas a ser incluidas en cada nueva edición, y finalmente no son muchas las que lo consiguen.



Lo primero de todo, para incluir un nuevo deporte hay que dejar salir otro, y es que las regulaciones de los Juegos Olímpicos tienen un cupo máximo. El programa olímpico consta de 35 deportes, 30 disciplinas y cerca de 400 competiciones, realmente, para todos los gustos. A pesar de estar reconocidos por el Comité Olímpico Internacional, no todos los deportes están incluidos en el programa olímpico, sino que todos están sujetos a revisión constantemente. El surf, por ejemplo, hasta esta edición nunca se había incluido en el programa, y el ajedrez sigue esperando, aunque tras esta decisión repecho al deporte acuático, la esperanza se ha avivado para los amantes del tablero.

El ajedrez, sin embargo, no es el único deporte mental que ha intentado colarse entre las disciplinas que puedan llegar a verse en las Olimpiadas. El póker tiene mucho ánimo de conseguir lo mismo, y de hecho primero debe conseguir ser considerado por unanimidad como deporte mental. Hay estados que así lo consideran ya, pero no obstante dada su vinculación con las apuestas la polémica sigue presente. El dinero puede o no estar presente en el desarrollo del juego que, de una u otra manera, lo que permite en un tablero oficial son fichas o poker chips. De hecho, si accedemos a un casino online en español regulado, veremos que no es obligatorio jugar con dinero real, sino que se ofrece siempre el modo sólo por diversión en el que no interviene para nada el factor dinero.

Estas salas brindan la oportunidad a los aficionados del póker a perfeccionar sus técnicas y a poner en práctica sus estrategias contra otros jugadores de diferentes niveles. A nivel local, no siempre es fácil encontrar oponentes con el mismo nivel de conocimientos o superiores que supongan de verdad un desafío para mejorar. Por eso aquellos que desean profesionalizarse en el mundo del póker acuden a casinos online, donde además de partidas gratuitas pueden, en un momento dado, participar en torneos y satélites que les abran las puertas a campeonatos a nivel nacional. La estructura de competición del póker lo aleja significativamente de otros juegos de casino como la ruleta, el blackjack o las tragaperras, dotándolo de una deportividad que efectivamente lo aproxima más a juegos como el ajedrez e incluso el fútbol. En 2012, la IMSA (Asociación Internacional de Juegos Mentales) ya acogió a la Federación Internacional de Póker para sus Juegos Mundiales de Deportes Mentales, abriendo la veda para que se materialice en un futuro una candidatura sólida a los Juegos Olímpicos.

En un punto bastante similar se encuentran los deportes electrónicos o eSports: incluyen un componente estratégico innato, un formato de competición a base de ligas y torneos hasta llegar a un alcance internacional, y han logrado en los últimos años replicar muchas características del fútbol o el baloncesto: un mercado de fichajes, una pugna por los derechos de emisión de competiciones en directo, y un buen puñado de aficionados a lo largo del planeta dispuestos a apostar por sus gamers favoritos. Juegos como League of Legends, Crash Royals o Fortnite están suponiendo una salida profesional para muchos jóvenes que empezaron jugando por diversión y a los que su talento les ha brindado la oportunidad de competir haciendo lo que más les gusta.

En cuanto a sus posibilidades como deporte olímpico, ya el COI (Comité Olímpico Internacional) han emitido un comunicado considerando las competiciones de eSports como actividad deportiva, pero sí que advierte de que se deberían cumplir a rajatabla ciertas condiciones y regulaciones. Es cierto, además, que no todos los juegos podrían incluirse en las Olimpiadas, ya que aquellos que incluyan violencia serían descartados inmediatamente, manteniéndose los que hagan referencia real al deporte y no infrinjan valores olímpicos de ninguna manera. Es decir, juegos como FIFA, NBA 2K o PES estarían dentro, pero otros como Call of Duty estarían prohibidos en el hipotético caso de incluir eSports entre las disciplinas de los Juegos Olímpicos.

REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos