:::: MENU ::::

28 de julio de 2012

  • 28.7.12
Vivimos en una sociedad avanzada que busca el progreso. Y uno de los ámbitos en los que cada día se intenta mejorar es en la aceptación de la homosexualidad y la eliminación de los prejuicios que arrastra. Este es un tema muy recurrente y de vigente actualidad, que no solo se trata en España, sino que también en Japón está muy presente tanto en el manga como en el anime.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

A pesar de los prejuicios que puedan tenerse sobre la sociedad nipona y su mentalidad conservadora, el tema de la homosexualidad está muy explotado allí. Tanto es así que las obras de esta temática poseen nombre propio como género, tanto para relaciones entre hombres como entre solo mujeres. Estamos hablando del Yaoi y del Yuri. Explicaremos de manera clara y precisa los términos y sus características para un mejor entendimiento.

El Yaoi es uno de los géneros más extendidos y aceptados en Japón. Es el término utilizado para denominar a los mangas y los animes que contienen protagonistas homosexuales masculinos y que, además, reflejan explícitamente relaciones sexuales, pero sin llegar a lo obsceno. Este género suele estar producido por mujeres y va dirigido tanto a ellas como a hombres.

También podemos encontrar otra modalidad más leve que el Yaoi llamada Shonen-ai, que en español significa “amor entre chicos”. En esta, los protagonistas suelen ser más jóvenes y la temática homosexual es leve, ya que no se muestra explícitamente la relación entre los personajes y, a veces, suele ser subjetiva e intuitiva.

En el mercado del anime/manga podemos encontrar multitud de series yaoi. Por lo general, se nos suele presentar a dos protagonistas, uno mayor y más masculino, y otro más joven y sumiso. Normalmente, de esta manera quedan prefijados los roles en la pareja.

Ejemplos de series yaoi son Loveles, Junjou Romantica o Gravitation. En cuanto al shonen-ai es más difícil de distinguir que el Yaoi y solo algunas series son íntegramente de este género. Podemos poner de ejemplo la pequeña pincelada que aparece al final de Evangelion, la relación compleja que entablan Sinji y Kaworu.

Al igual que los hombres homosexuales tienen su representación en el mundo del anime y el manga, también la tienen las mujeres. Al género lésbico se le denomina Yuri o Shojo-ai.

El yuri surge a raíz de la literatura lésbica japonesa y, aunque está extendido en Japón, es mucho menos publicitado que el yaoi. Este género trata el tema de las relaciones lésbicas y suele ser explícito en su contenido, al igual que el yaoi.

Por otra parte, el shojo-ai es muy parecido al yuri, pero en este caso, generalmente se centra en lo emocional más que en lo físico y las relaciones se vuelve más subjetivas y platónicas. Este género va dirigido, principalmente, a mujeres, aunque en la actualidad también lo consumen los hombres.

En este tipo de series se presenta normalmente a una protagonista inocente, dulce y anodina y, en contraposición, a una chica de carácter fuerte, popular y que atrae las miradas de todos. Esto hace que encajen ambas jóvenes y sean la pareja perfecta.

Ejemplos de series Yuri de importancia son Utena, la chica revolucionaria que marcó un hito en su época por su temática original; Strawberry Panic¡; o Kannazuki no Miko, serie que curiosamente se publica en una revista para hombres. En cuanto a shojo-ai, un buen ejemplo es la serie de éxito en Japón de Maho Shoujo, Madoka Magica, en la que no se ve clara la relación entre las protagonistas pero se puede intuir su vínculo.

Para terminar y como dato curioso, en Japón se publican revistas especializadas dedicadas a estos géneros. Un ejemplo es la revista yuri titulada Cómic yuri Hime. En resumen, el mundo del manga y el anime es muy amplio y se tratan todo tipo de temáticas, entre las que está con toda naturalidad la homosexualidad.

En nuestra sociedad occidental actual es un tema importante pero, en comparación, no parece dársele tanta cabida en el imaginario cultural y mediático. Sería interesante echar un vistazo y aprender de esta visión que nos ofrece en el mundo otaku.

SARA B. PATRÓN / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos