:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

8 de agosto de 2011

  • 8.8.11
Junto a Moby Dick y Willy -aquella orca antisocial que llegó a protagonizar una insufrible saga de películas dirigidas al público más joven-, no ha habido cetáceo en el mundo que haya dado tanto juego como la Ballena de Montilla. Precisamente en estos días se cumple el 54º aniversario del sorprendente hallazgo a manos de un grupo de operarios que trabajaban en la localidad y que tuvieron la suerte de toparse con los primeros restos fósiles de ballena en España. Todo un acontecimiento que consiguió suscitar el interés de un grupo de científicos llegados de Madrid y que contaron con Pepe Cobos y José Ponferrada como guías de excepción.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN
FOTO: EL DÍA

Aunque desde su hallazgo los montillanos siempre creyeron que el fósil había sido enviado al Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, la realidad es bien distinta. De hecho, la conservadora de Paleontología, Prehistoria y Geología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Begoña Sánchez Chillón, confirmó en junio de 2005 que no existía "constancia alguna" de la existencia de una ballena procedente de las canteras de Montilla.

Tras realizar una búsqueda exhaustiva en las colecciones y en las bases de datos del Museo, Begoña Sánchez constató que la existencia de la ballena no constaba “por ninguna parte" y mostró su extrañeza porque no existiera "ni un sólo resto de lo que fue un esqueleto completo de un cetáceo”.

Así, en contra de lo que se recogía en una de las ediciones del Diccionario Enciclopédico Espasa-Calpe, la conservadora de Paleontología, Prehistoria y Geología del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid barajó la posibilidad de que los restos fósiles fueran a parar entonces a otro lugar.

Por fortuna, el investigador montillano José Rey, miembro del Consejo Asesor de Patrimonio Histórico, recordaba haber visto los restos del cetáceo durante una visita que realizó a la Facultad de Veterinaria de Córdoba en el año 1972.

“Un profesor nos mostró unas cajas con restos pétreos y aseguró que se trataba de la ballena de Montilla”, explicó José Rey, quien reconoció no haber olvidado esta anécdota por haber sido precisamente su suegro, el recordado fotógrafo Manuel González, el encargado de cubrir la noticia para la agencia Efe, lo que posibilitó que el hallazgo fuera conocido rápidamente en todo el mundo.

Y José Rey estaba en lo cierto. Los fósiles del Mioceno encontrados en la zona del Chilancón de Santa María se conservan desde su hallazgo en la Facultad de Veterinaria de Córdoba. “Entre los fondos del Museo de Anatomía de la Facultad se encuentra una vértebra de ballena, de más de medio metro, que se corresponde con el hallazgo que tuvo lugar en Montilla”, aseguró el director del departamento de Anatomía, José García Monterde.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN
FOTO: RÚQUEL

Aunque los operarios que en 1957 trabajaban en El Chilancón descubrieron varios restos más -que también fueron trasladados a Veterinaria-, en la actualidad sólo ha sido posible localizar una vértebra de gran tamaño, aparte de los tres huesos que se exponen en el Museo Histórico Local de Montilla y que corresponden al costillar del mamífero.

No obstante, fuentes de la institución universitaria confirmaron que el traslado de sede hasta el campus de Rabanales pudo determinar que el resto de fósiles se quedasen en el edificio de la avenida de Medina Azahara, donde fueron conservados hasta su muerte por el catedrático José Martín Ribes.

Una moción muy peculiar

En junio de 2005, el Pleno de la Corporación Municipal debatió una moción presentada por el PA mediante la que se pretendía instar al Ministerio de Cultura a “la devolución definitiva” de los restos fósiles de la denominada “Ballena de Montilla”, descubiertos en 1957 por un grupo de trabajadores de la localidad.

El PA justificó su petición aduciendo que los valiosos restos del cetáceo de la especie Balaenóptera Rostratella Van Beneden “siguieron la tónica de la evasión que, como un fatalismo ancestral, sigue abatiéndose sobre el patrimonio montillano”. Casi nada.

Durante el transcurso de la sesión plenaria, la entonces concejal de Patrimonio Histórico, María Luisa Rodas (IU), rechazó la propuesta planteada por el PA, argumentando que “en el Museo Histórico de Montilla, desde luego, no hay pasillos suficientes para colocar las piezas, ya que se trata de un fósil tremendo que, como mínimo, mide 15 metros”.

Nuevo intento en 2009

En abril de 2009, la anterior alcaldesa de Montilla, Rosa Lucía Polonio, dirigió un escrito al decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba, Librado Carrasco, en el que solicitaba la posibilidad de llegar a un acuerdo con la institución universitaria para que el Museo Histórico Local pudiera exponer los restos óseos de la ballena que se descubrieron en el mes de agosto de 1957.

Según ha podido saber Montilla Digital, la UCO se mostró dispuesta en un primer momento a ceder temporalmente los restos óseos de la Ballena de Montilla, si bien manifestó la necesidad de suscribir un convenio de colaboración que, finalmente, no llegó a concretarse.
JUAN PABLO BELLIDO

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


REMONTAMOS - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos