:::: MENU ::::

25 de noviembre de 2016

  • 25.11.16
La Guardia Civil investiga desde última hora de la tarde de ayer la muerte violenta de una mujer, vecina de Montilla, presuntamente a manos de uno de sus hijos. Los hechos tuvieron lugar en una casa de campo situada a las afueras del casco urbano, donde la víctima, una mujer que la pasada semana cumplió 47 años, residía junto a sus dos vástagos.



Tal y como confirmaron a Montilla Digital fuentes próximas a la investigación, un vecino de la vivienda, situada entre los arroyos de Guta y de La Campiñuela, muy cerca del trazado de la carretera CO-5209 que conecta Montilla con Nueva Carteya, se encontró ayer tarde con el hijo de menor edad, que aún no ha cumplido los 18 años y que, a juicio de este testigo, presentaba una “actitud nerviosa”.

Según refirió este vecino a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, fue el propio adolescente el que le habría confesado que su madre se hallaba muerta en el interior de la vivienda, por lo que decidió contactar con la Guardia Civil que, de inmediato, se trasladó hasta la vivienda donde, a última hora de la tarde de ayer, descubrió el cuerpo sin vida de la mujer.



Los primeros indicios obtenidos tras la primera inspección ocular apuntan a que la víctima habría muerto a lo largo de la mañana de ayer como consecuencia de los numerosos golpes proferidos presuntamente por uno de sus vástagos. Varios testigos corroboraron a este periódico el “ensañamiento” que habría sufrido la víctima a manos de su agresor o agresores, si bien deberá ser la autopsia que se practique a lo largo de la mañana de hoy en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la capital la que determine la causa exacta del fallecimiento.

Las mismas fuentes aseguraron a Montilla Digital que fue el propio hijo menor de edad el que confesó a los agentes de la Benemérita su participación en el crimen, implicando en los hechos a su hermano, mayor de edad que, al cierre de esta edición, estaba siendo buscado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.



Pese a que el presunto parricida habría implicado a su hermano en los hechos, varios familiares de la víctima explicaron a los investigadores que creían que el mayor de los hijos se encontraba en una localidad de la Costa del Sol, donde la familia tiene un apartamento. Por este motivo, la Guardia Civil no descarta ninguna posibilidad respecto a su verdadera implicación en los hechos.

Tras confesar su participación en el crimen, el joven fue detenido como presunto autor de la muerte de su madre y trasladado hasta las dependencias del Puesto Principal de la Guardia Civil de Montilla, en la avenida de José Padillo, con el objetivo de que pudiera prestar declaración acerca de lo sucedido.



Tal y como pudo constatar este periódico en el mismo lugar de los hechos, el equipo de Policía Científica llegó a la casa de campo en torno a las 23.00 de la noche, mientras que los técnicos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses hicieron lo propio diez minutos más tarde. La Benemérita, por su parte, acordonó toda la zona para facilitar la labor de los investigadores.

En declaraciones a Montilla Digital, el alcalde de la localidad, Rafael Llamas, expresó a última hora de la noche de ayer su “consternación” por lo sucedido y mostró su “confianza en la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para el esclarecimiento de estos lamentables hechos”.

El primer edil montillano recordó que el Consistorio había previsto para las 12.00 del mediodía de hoy, y con motivo de la conmemoración del Día Internacional por la Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres, una concentración silenciosa de cinco minutos que, en este caso, “se celebrará especialmente en memoria de esta vecina de Montilla”.

Tuits "amenazantes"

Fuentes próximas a la investigación reconocieron a este periódico que la Guardia Civil analiza desde la noche de ayer varios comentarios "amenazantes" que el presunto parricida compartió hace una semana en su perfil de Twitter. De este modo, tal y como ha podido constatar Montilla Digital, el autor confeso de los hechos escribió el pasado 17 de noviembre, a las 8.43 de la mañana, un tuit que decía: "Tus días están contados".



Cuarenta minutos más tarde, y en la conocida red social, el ahora detenido escribió: "Morirás como viviste; mala persona y egoísta. No se hacen perrerías a quien te lo da todo". Por último, ese mismo día, pero a las 23.10 de la noche, sentenciaba: "Si alguien muere no es mi culpa, es de aquellos que se empeñan en apoyar algo sin razón e inmoral".

Los investigadores tratarán ahora de determinar si estos mensajes escritos hace siete días guardan relación con los trágicos hechos que se desencadenaron ayer, lo que, a juicio de varios expertos consultados por este periódico, podría apuntar a una "actuación premeditada".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos