:::: MENU ::::

7 de abril de 2020

  • 7.4.20
Nada se habla estos días marcados tristemente por la pandemia mundial del Covid-19 del discreto lugar que ocupa el derecho a la salud en la Constitución Española de 1978, la cúspide de nuestro ordenamiento jurídico. El coronavirus ha conseguido que los más escépticos sean conscientes de la enorme importancia de mantener a toda costa un sistema sanitario público de calidad en un debilitado Estado del Bienestar como el nuestro.



La Constitución reconoce en su artículo 43 –dentro del Capítulo Tercero del Título I, “De los derechos y deberes fundamentales”– el derecho a la protección de la salud y refiere que “compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”, precisando que “la ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto”.

Un lugar que a día de hoy se antoja insuficiente, pues el Derecho Constitucional agrupa en tres grandes bloques los derechos y deberes de nuestra ley de leyes según sus garantías: un nivel máximo reconocido a derechos como la vida, el honor, la libertad de expresión o la educación; un nivel intermedio en el que figuran derechos como el matrimonio, la propiedad o el trabajo y un nivel mínimo dentro del Capítulo Tercero –los “Principios rectores de la política social y económica”– en el que se incluye este derecho a la salud, la Seguridad Social o el medio ambiente.

Mi propuesta es que en una futura reforma de la Constitución se incluya en el catálogo de derechos con mayores garantías un derecho fundamental a la sanidad pública, universal y gratuita, de modo que se entienda como un derecho inherente a cualquier persona residente en nuestro país, independientemente de su capacidad económica y nacionalidad de origen.

Desde el punto de vista jurídico este cambio supondría una mayor protección del derecho, ya que los ciudadanos podrían recabar su tutela de una forma preferente y con mayor rapidez ante los juzgados y tribunales, llegando incluso a instancias máximas como el Tribunal Constitucional en busca de su amparo.

Además, los legisladores del futuro deberían respetar su contenido esencial, una prerrogativa que a día de hoy no protege al derecho a la salud, garantizado únicamente por lo que dispongan “la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos”.

En la práctica, el reconocimiento de un derecho fundamental a la sanidad pública, universal y gratuita podría contribuir a que se destinaran más recursos económicos y humanos al sistema sanitario, con la consiguiente mejora de la atención primaria y la reducción de tiempos en las listas de espera, con unos profesionales que no tengan que marcharse a otros países porque los sueldos en España sean bajos, y se impediría que cualquier Comunidad Autónoma –son estas las que tienen la competencia de sanidad– potencien los centros privados en detrimento de los públicos, como ha ocurrido en algunas regiones durante los últimos años.

A diferencia de la Constitución, el Estatuto de Autonomía para Andalucía sí recoge en un lugar destacado el derecho a la “protección de la salud mediante un sistema sanitario público de carácter universal”, en concreto en su artículo 22, donde dispone un catálogo de derechos para pacientes y usuarios del Sistema Andaluz de Salud, aunque también se remite al legislador para establecer los “términos, condiciones y requisitos” del ejercicio de estos derechos.

Es cierto que días atrás se ha esbozado en diferentes medios de comunicación la idea de un gran pacto nacional por la sanidad. Yo propongo dar un paso más e incluir en una futura reforma constitucional la necesidad de blindar una sanidad pública, universal y gratuita como derecho fundamental que goce de las mayores prerrogativas de nuestro ordenamiento jurídico.

A nadie se le escapa la complejidad que supone llevar a cabo este cambio por la rigidez de nuestra Constitución. Incluir un nuevo derecho fundamental en la Sección 1ª del Capítulo Segundo del Título I, denominada “De los derechos fundamentales y de las libertades públicas”, requiere la aprobación del Congreso de los Diputados y el Senado por una mayoría de dos tercios de los diputados y senadores en ambas cámaras, la posterior disolución de las Cortes Generales y la ratificación del nuevo Parlamento por idénticas mayorías, además de un referéndum del cuerpo electoral.

Sin embargo, por su naturaleza de Gobierno de coalición y su escasa mayoría parlamentaria para afrontar cambios estructurales, tal vez cuando esta decimocuarta legislatura toque a su fin, Partido Socialista y Unidas Podemos deban poner sobre la mesa un proyecto de reforma constitucional de gran calado con aspiraciones reales de conseguir un amplio consenso entre las distintas fuerzas políticas del arco parlamentario.

Es decir, renunciar a máximos como la posición de la Monarquía o el lugar preferente de la Iglesia Católica para no posponer más en el tiempo otras grandes cuestiones como esta mayor protección de la sanidad, el blindaje de unas pensiones dignas, un mejor encaje constitucional para Cataluña y otras regiones históricas –reconociendo el papel de las 17 autonomías y la pertenencia del Estado a la Unión Europea–, aspectos como la limitación de mandatos o los aforamientos, impedir los bloqueos a la hora de formar gobiernos reformado el artículo 99 para la elección del presidente del Gobierno, reforzar otros derechos como la vivienda o las políticas sociales o revisar el papel del Senado como verdadera cámara de representación de los territorios y no como cámara de segunda lectura legislativa, o una más adecuada tributación del trabajo por cuenta propia, cuestiones siempre debatidas en las campañas electorales y sistemáticamente olvidadas.

Por lo acontecido en los últimos años, sabemos de la extraordinaria dificultad que supone un gran pacto de los diferentes partidos políticos, pero sus dirigentes nos deben este esfuerzo. Los ciudadanos somos quienes debemos exigirlo de una forma más contundente. El Estado del Bienestar en una sociedad como la nuestra, con una edad media cada vez más avanzada, hace imprescindible que la sanidad y las políticas sociales sean el mejor servicio que presten los poderes públicos para que de una vez el ciudadano sea el centro de la vida pública.

JESÚS ORDÓÑEZ TORRES
  • 7.4.20
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía acaba de confirmar solo 9 nuevos casos de coronavirus en la provincia de Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 1.055, de los que 408 han estado ingresados en algún centro hospitalario –50 de ellos en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)–. La provincia ha alcanzado, además, los 39 fallecidos por Covid-19.



Según el Ejecutivo autonómico, los nuevos casos declarados están pendientes de confirmación del Centro Nacional de Microbiología. Asimismo, se han activado los protocolos de prevención dictaminados por el Ministerio de Sanidad para determinar los posibles contactos directos que hayan tenido estos pacientes. Actualmente, 2.337 pacientes confirmados con Covid-19 permanecen ingresados en los hospitales andaluces, de los que 418 se encuentran en alguna UCI.

Consultas sobre coronavirus

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) ha registrado desde el inicio del estado de alarma hasta el 6 de abril un total de 3.829.532 llamadas por todas las líneas, recibiendo 111.836 en el día de ayer. De ellas, los 8 Centros Coordinadores de Urgencias y Emergencias Sanitarias pertenecientes al 061 en Andalucía gestionaron el 9,3 por ciento de llamadas, el 88,1 por ciento fueron atendidas desde el 955 545 060 de Salud Responde y a través del 900 400 061, habilitado para la atención exclusiva de las consultas sobre coronavirus, se han recibido el 2,5 por ciento restante. Esta línea ha registrado desde su puesta en funcionamiento 232.550 llamadas.

Las primeras consultas por coronavirus comenzaron a ser solventadas por los centros de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias el pasado 25 de febrero. Desde esa fecha hasta el día ayer, los centros coordinadores de 061 y Salud Responde han resuelto 148.458 peticiones de asistencia o de información por este motivo.

En la jornada de ayer, los centros del 061 gestionaron 660 de ellas (siendo el 84,7 por ciento solicitudes de asistencia) y en Salud Responde se atendieron 906 consultas, (70 por ciento informativas y el 30 por ciento asistenciales).

La aplicación móvil de Salud Responde ha superado las 538.000 consultas desde el pasado 25 de febrero hasta la actualidad siendo el 27,5 por ciento para la realización de los test rápidos, llevándose a cabo 1.066 pruebas en el día de ayer y más de 148.000 desde su puesta en marcha el sábado 14 de marzo, con el fin ayudar a las personas a determinar de forma inicial si necesitan o no asistencia sanitaria y facilitarles la toma de decisión.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha habilitado dentro de esta aplicación de descarga gratuita un asistente virtual, que ha mantenido 28.317 conversaciones en con los usuarios para resolver dudas generales sobre el Coronavirus.

Este asistente virtual o chatbot pretende ser otra vía de información a la ciudadanía sobre el coronavirus, con la que mejorar el servicio al ciudadano y está disponible también a través de la página web de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (www.epes.es ) y la red social Telegram (Asistentes Virtual Coronavirus Andalucia).

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
  • 7.4.20
El Hospital Comarcal de Montilla ha lanzado una "campaña de humanización sanitaria" que lleva por nombre Mi corazón está contigo a través de la que se pretende canalizar todos los mensajes de ánimo, apoyo y esperanza que la ciudadanía quiera trasladar tanto a los pacientes ingresados por Covid-19 como a los profesionales que incansablemente les atienden. Para ello, se ha habilitado dos vías de recepción de mensajes, que pueden ser tanto escritos como vídeos o audios: el correo participa@ephag.es y el teléfono 682 004 956 (vía WhatsApp).



Según apunta el director gerente de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir (ASAG), Pedro Manuel Castro, “las muestras de solidaridad y apoyo que están llegando por distintas vías son inmensas, algo que nos emociona muchísimo y que agradecemos de todo corazón. Nuestro objetivo con la campaña ‘Mi corazón está contigo’ es asegurarnos de que esos mensajes lleguen realmente, y con rapidez, a las personas a las que van dirigidas, ya sea pacientes como profesionales, porque además de la necesidad asistencial actual que existe creemos que es imprescindible que podamos reforzar su ánimo, su autoestima y motivación en el momento tan duro que se está viviendo”.

La iniciativa de humanización se está coordinando desde el Área de Comunicación y Participación Ciudadana, perteneciente a la Comisión de Humanización de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, la cual está teniendo la colaboración de distintas áreas, tanto asistenciales como no asistenciales. Parte de estos materiales se compartirán en las redes sociales de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir, en su cuenta de Twitter y de YouTube.

Recomendaciones en los mensajes

Se anima a las personas que quieran colaborar en la campaña que ofrezcan un enfoque positivo y respetuoso, tanto en los mensajes de ánimo como a la hora de trasladar alguna experiencia con el Covid-19 que se haya superado con éxito. A la hora de enviar el escrito, audio o vídeo es importante que no se incluyan datos personales del autor, más allá del nombre de pila, el lugar desde donde se realiza la comunicación y la edad, si se desea. Puede estar hecha por varias personas.

La Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir ya ha comenzado a recibir mensajes en esta línea, algunos de forma particular y otros canalizados por la campaña que ha puesto en marcha el Mercado de la Victoria de Córdoba, a la que se han sumado todos los hospitales de esta provincia.

Desde la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir se hace un agradecimiento público a los profesionales por su implicación y entrega en estos momentos. Del mismo modo, se sigue solicitando la colaboración del conjunto de la ciudadanía, cumpliendo las indicaciones realizadas por el Gobierno de España y la Junta de Andalucía y evitando acudir al centro hospitalario, salvo en caso de estricta necesidad #QuédateEnCasa, #EsteVirusLoParamosUnidos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 7.4.20
La Fundación Cuidar y Curar, que gestiona centros sociosanitarios en las provincias de Ciudad Real, Jaén, Málaga, Sevilla y Cádiz, se incorpora desde esta tarde a colaborar en la gestión de la Residencia-Hogar para Mayores "San Rafael" de Montilla, al frente de la cual están las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.



La medida, que según la entidad se adopta "a petición de la Superiora Provincial de la Congregación", pretende hacer frente a la situación generada por el coronavirus, que se ha cobrado ya la vida de tres personas vinculadas al centro y que habría podido infectar a más de medio centenar de personas, tal y como ha venido informando en primicia Montilla Digital.

Cuidar y Curar es una fundación sanitaria y de inclusión social que viene trabajando desde 2014 en diferentes campos de la atención e innovación sociosanitaria. Actualmente, además de incorporarse a colaborar con las Hermanitas de los Ancianos Desamparados para ayudar a solucionar el difícil momento por el que atraviesa el Centro San Rafael de Montilla, está colaborando con otra entidad en la provincia de Jaén en un proceso similar.

La Residencia-Hogar para Mayores "San Rafael" de Montilla acoge a unos noventa residentes que, "al verse afectadas en un importante número por el Covid-19, a día de hoy precisan de una mayor intensidad de cuidados", según precisan desde la entidad.

"Las circunstancias de la grave crisis sanitaria que viene padeciendo España han afectado al funcionamiento ordinario del centro", añaden desde Cuidar y Curar, toda vez que indican que "hasta la fecha, las religiosas y trabajadores del centro han desplegado sus mejores esfuerzos, dando lo mejor de sí mismos, prestando servicios incluso fuera de sus jornadas laborales".

No obstante, la fundación reconoce que "la situación actual de la comunidad religiosa requiere la colaboración que hoy se inicia para cooperar en la mejor gestión del centro mientras dure esta situación extraordinaria".

De este modo, tanto la congregación como la fundación "entienden esta colaboración enfocada al mejor cuidado y bienestar de los residentes en estas difíciles circunstancias, así como a la seguridad y salud laboral de cuantos profesionales los atienden en unas instalaciones que no son las de un equipamiento sanitario, sino residencial, y que se van adaptando en la medida de lo posible a las necesidades actuales del centro y sus residentes". En esta línea, continúa la entidad, "se viene trabajando desde hace días en colaboración con la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía".

"Todos los residentes y profesionales que prestan servicios en el centro han sido sometidos a las pruebas correspondientes para conocer su afección o no y, a la vista de dichos resultados, será posible ajustar los cuidados a las necesidades específicas de cada uno de los distintos grupos de residentes existentes hoy en el centro en función de sus particulares necesidades", señalan desde la fundación.

Fuentes próximas al centro que gestiona la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados sitúan en "más de cincuenta" el número de casos positivos por coronavirus en las instalaciones, tras los últimos test practicados a la totalidad de los usuarios, de los empleados y de las monjas.

Según las mismas fuentes, los nuevos positivos por Covid-19 corresponderían a unos cuarenta residentes –38 según apuntan desde estamentos no oficiales– y "alrededor de 17" entre trabajadores y monjas de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que este sábado sufrió la pérdida de una integrante de su comunidad.

Igualmente, el centro ha registrado los decesos de dos residentes –el último de ellos, este domingo–, tal y como ha venido informando en primicia este periódico. Los dos primeros fallecimientos que afectaron de lleno a la Residencia-Hogar para Mayores "San Rafael" tuvieron lugar tan solo nueve días después de detectar entre sus usuarios el primer positivo por Covid-19.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 7.4.20
La Guardia Civil ha incrementado los controles en zonas industriales en aplicación de las medidas establecidas para proteger a las personas del riesgo de contagio por coronavirus y, además, para atender a las personas que son especialmente vulnerables y garantizar la prestación de servicios sanitarios y sociales esenciales.



Tal y como precisa el Instituto Armado, el objetivo es evitar la realización de aquellas actividades industriales no declaradas como esenciales en el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el Covid-19.

Con ese fin, además de los controles y dispositivos de identificación móviles y fijos que se instalan tanto en vías urbanas como interurbanas, en el interior de cascos urbanos y polígonos industriales, la Guardia Civil ha intensificado la vigilancia de poblaciones, polígonos industriales y carreteras por tierra, mar y aire.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

  • 7.4.20
El Grupo Municipal de Izquierda Unida (IU) en el Ayuntamiento de Montilla reclamó ayer a la Junta de Andalucía que ofrezca "información actualizada" sobre la "incidencia real" del coronavirus en la localidad. "No está habiendo comunicación fluida y periódica entre la Junta y nuestro Ayuntamiento y la justificación que da el Ejecutivo autonómico es que sigue directrices del Gobierno central, cuando sabemos que esto no es cierto", denunció el portavoz de la formación, Francisco Lucena.



A juicio del edil de IU, "la información es y tiene que ser una herramienta que ayude, por un lado, a la tranquilidad de la población a través del conocimiento real del estado actualizado del problema en Montilla y, por otro lado, para que podamos incidir con este conocimiento en la necesidad de seguir en casa, de que no hay que relajarse ni bajar los brazos para que salgamos cuando antes de esta crisis que ha provocado el Covid-19".

En ese sentido, Francisco Lucena defendió la necesidad de llevar a cabo "una evaluación permanente de la crisis en nuestro municipio y un seguimiento de la aplicación de las medidas necesarias en los focos de incidencia del virus" y lamentó que "esté fallando la comunicación entre las distintas Administraciones".

De igual modo, el portavoz del Grupo Municipal de IU recalcó que "es muy importante tener mucho cuidado con la información que se obtiene de las redes sociales, con lo que compartimos, pues hay mucha información sin contrastar que perjudica enormemente". En opinión de Francisco Lucena, "es fundamental detener los bulos que circulan por las redes sociales" en relación a la alerta sanitaria por el coronavirus y, también, en torno a las medidas adoptadas por el Gobierno de España para hacer frente a la misma.

"Desde el Grupo Municipal de Izquierda Unida consideramos que la salida de esta crisis sanitaria es tarea de todas y todos, pues el enemigo es común: el virus ataca sin discriminar por razón de ideología, sexo o religión, por lo tanto, la unidad es la única manera de salir cuanto antes de esta situación de emergencia", subrayó Francisco Lucena, para quien esta situación extraordinaria no se presta a los "oportunismos políticos de partidos que intentan aprovechar esta crisis para erosionar al Gobierno y posicionarse para el día después". Para el edil montillano, "eso debe dejarse para cuando haya pasado la pandemia".

"Los partidos políticos deben aunar fuerzas y dejar los posicionamientos políticos aparcados en estos graves momentos y presentarnos unidos ante las ciudadanas y los ciudadanos: ya habrá tiempo para el análisis y la disensión", indicó el portavoz de IU en el Consistorio montillano, para quien "debemos aprender de esta pandemia y prepararnos para que una situación como ésta no nos sorprenda sin recursos".

Por último, Francisco Lucena hizo hincapié en que esta crisis del coronavirus supone un "hito sin precedentes no solo en nuestro país sino también en Europa y en el mundo". En opinión del edil, la necesidad de frenar la pandemia exige un "ejercicio de responsabilidad colectiva" que debe atender en todo momento las indicaciones de las autoridades sanitarias.

"En esta tarea de lucha contra el coronavirus todas y todos somos necesarios. Es una gran prueba colectiva en la que cada cual tiene que asumir el papel que le corresponde: las autoridades sanitarias y las distintas administraciones públicas adoptando las medidas urgentes y necesarias, y la ciudadanía actuando con responsabilidad y respetando escrupulosamente el aislamiento", señaló el portavoz de IU, quien invitó a la ciudadanía a "sacar lo mejor de nosotras y nosotros" y a poner "nuestro saber e ingenio".

"Hagamos comunidad desde nuestros hogares. Ayudemos a difundir las recomendaciones de las autoridades. Participemos en el debate público de las ideas desde las redes, es un tiempo de cambios. Y sobre todo, cuidémonos mucho", concluyó el edil.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)

6 de abril de 2020

  • 6.4.20
El Centro Deportivo BioFitness Montilla, que tiene sus instalaciones en la calle José de los Ángeles, junto a la Plaza de la Rosa, se ha adherido a la iniciativa que han puesto en marcha diversos ayuntamientos de la provincia para fomentar el ejercicio físico en casa y, de este modo, poder sobrellevar mejor el confinamiento de la población durante la cuarentena. Todas estas propuestas están siendo recogidas en la página web de la Diputación, a través de su Delegación de Deportes, con el objetivo de darles la mayor difusión posible.



La responsable del área en la institución provincial, Ana Blasco, ha aplaudido esta iniciativa “ya que en estas circunstancias es más importante hacer deporte si cabe, no solo para el entrenamiento físico, sino para una buena salud mental”. Por este motivo, “desde la Diputación nos sumamos a esta iniciativa, en la que distintos ayuntamientos están ofreciendo a sus ciudadanos herramientas para poder practicar desde su casa distintas modalidades deportivas, ajustadas a su perfil”.

Así, Montoro, Posadas, La Carlota, Nueva Carteya, La Victoria, Monturque, Santaella, San Sebastián de los Ballesteros y Encinas Reales fueron los primeros municipios que se sumaron a esta actividad bajo distintas denominaciones como Deporte en casa, Actívate en casa, Rutina de entrenamiento en casa, Programa de teleentrenamiento o Entrenamientos.



En cada uno de los enlaces hay distintas propuestas deportivas, como juegos infantiles, pilates, zumba, cardio, full body, aerobic... todas ellas gratuitas y, en muchos casos, con sesiones en directo. El Club de Kárate Kimé, la empresa Be Sport, las revistas Aire Libre y Corricolari es Correr se incorporan también a esta iniciativa, que está abierta a que se sumen todas aquellas entidades y organismos que lo deseen. En el caso del Centro Deportivo BioFitness Montilla, las clases de sus monitores pueden seguirse también a través de su canal de Youtube.

Asimismo, en la página de la Diputación se pueden encontrar indicaciones y recomendaciones del Servicio de Salud y Prevención de Riesgos Laborales de la institución provincial sobre la postura laboral que se debe adoptar en estos días en los que se está teletrabajando y evitar así lesiones y dolores físicos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 6.4.20
Andalucía Digital se hace eco en su Buzón del Lector de un artículo del escritor y académico José Antonio Ponferrada Cerezo sobre el paso por Montilla del cantautor Luis Eduardo Aute, fallecido este sábado a los 76 años de edad. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



Que esta ciudad de Montilla está muy ligada a lo que venimos llamando “música moderna” es bien conocido. Así ha sido desde los tiempos heroicos, con nuestros Diablos Verdes (con el añorado Juli “El Relojero”, Pepe Páez…), hasta los buenos tiempos de La Uva Rock, los conciertos del Pop la Cara o los festivales de La Abuela Rock (¡volved!, cuando podáis).

A finales de los sesenta y primeros de los setenta, Montilla era un hervidero de pequeños “clubs”, así los llamábamos, donde la juventud de entonces (que es la juventud de siempre) se reunía para escuchar, bailar y beber el vino de Montilla (mucho más que las copas largas, más caras y escasas).

Había clubs en el Mesón de Luna (los más pudientes), en las deshabitadas casas de las abuelas o en los sótanos y desvanes de los más comprensivos padres. Mi pandilla tuvo la suerte de tener uno en una bodega, la de los Córdoba, que iba desde la calle San Sebastián a la calle Enfermería.

Los discos salían de donde se podía: de las carpetas de los hermanos mayores de nuestros amigos; de las raras adquisiciones de los que viajaban o estudiaban fuera (muy poquitos por entonces); o de las compras en las tiendas cordobesas de la época (Suhisa, Fuentes Guerra, luego Galerías Preciados, algo en nuestros mismos almacenes de La Llave o Masol…).

Esta variedad de fuentes hizo que nuestro gusto musical se hiciera amplio, ajeno en buena medida a las grandes corrientes de la “música comercial” (pachanguera, como la llamábamos). Poco a poco, ayudados también por las revistas de la época (Mundo Joven, El Gran Musical o, el sumun de lo exquisito, el Disco Express) o las emisiones de radio (EAJ24, de Córdoba, Radio Cabra, el Vuelo 605 de Ángel Álvarez en Radio Nacional, o el Musicolandia del Mariscal Romero, en la madrileña Radio Centro).

A base de toda esta mezcla, digo, nos fuimos haciendo un culturón musical nada corriente, presidido por una clara tendencia a los grupos “progresivos”, de vanguardia. Vimos nacer el rock duro (el hard rock o heavy), el sinfónico, el glam; nos acercamos al beat inglés o a la Costa Oeste americana (que nosotros oíamos, ya lo he dicho, por los discos de los mayores).

Esa semilla, ese “poso de lo montillano” como dice mi amigo Juan Berástegui, se ha mantenido en buena medida en el tiempo (en Montilla habría que hacer una Federación de Asociaciones Musicales, tal es su abundancia), propiciando así la organización de muchos conciertos de música en directo. Algunos recordamos entre los primeros (ya va para cincuenta años) los conciertos de Miki y los Tonys o Los Ángeles, en el Paseo de Abajo.

Acaba de fallecer en Madrid, a mediodía del sábado 4 de abril, Luis Eduardo Aute, que cuenta en esta Ciudad del Vino con un buen número de aficionados, ya que estuvo tocando en Montilla al menos en dos ocasiones. Una en el Estadio Alvear, en los primeros ochenta, con todo su grupo (me parece que por entonces lo acompañaba Suburbano) y en un gran espectáculo de luces y volumen.

Pero la primera, la más entrañable para mí, que no me perdí ninguna, fue en el viejo Cine Ideal (que tenía entrada por la calle Herradores y por la de las Escuelas, cine de verano de los de antes). En un local abarrotado, él solo con su guitarra, en un emocionante concierto que empezó de día, organizado por la Comisión de Cultura de entonces (en la primera época del gran Antonio Carpio).

Se funcionaba de manera totalmente altruista, con reuniones abiertas en el patio trasero del Ayuntamiento. Aquello no le costó un duro al municipio, los aficionados lo organizábamos todo y estuvimos distribuyendo información y pegando carteles por Córdoba y la Campiña en coches particulares (en el de Rafa Lara, “el de Extensión Agraria”, por ejemplo).

Yo le hice la hoja de presentación que se distribuyó en el concierto (y luego me pagué mi entrada); hoja de la que, por estar fuera de casa, siento no disponer ahora (cuando pasen estos días raros, quizá importune otra vez a los amables lectores con su transcripción, a ver si ha aguantado medianamente el paso de este tiempo). Me dijeron que a Aute la hojita le gustó. Aquello fue, aproximadamente, entre el 1979 y el 1981. Por entonces él no estaba ni mucho menos en la cúspide y estamos convencidos de que aquel concierto estuvo en el relanzarmiento de su carrera.

Para que vean que lo de la afición a Aute en Montilla no me lo invento, échenle el ojo a este vídeo del grupo montillano Capachos, que en 2019 adaptó su Me va la vida en ello:



Precisamente con esa canción se abre el concierto-reportaje de 2007 Humo y azar, del gran Luis Eduardo Aute, al aire libre del Palacio de Viana en Córdoba (su abuelo paterno nació, precisamente, en esa querida Ciudad de los Califas). Y, mira qué bien, La 2 de TVE tuvo el detalle de proyectarlo, recomponiendo su programación del sábado a las 23.30, para homenajear al artista (un imprescindible, nuestro Leonard Cohen como alguien ha dicho).

Termino ya, de verdad, ofreciendo al curioso espectador otro documento en red. Se trata de la grabación para PTV (el Procono de toda la vida) de un programa sobre el cine en el que presentamos el formato de Aute Humo y azar, en la cordobesa taberna de La Fuenseca (más bien un Centro Cultural del que, por cierto, son asiduos un buen grupo de montillanos). De ese programa es la captura de pantalla que ilustra este artículo. Lo de Aute está a partir del minuto 23.14:



Descanse en paz el artista, en su cielo blanco y azul purísima. Queda la música...

JOSÉ ANTONIO PONFERRADA CEREZO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Andalucía Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos