:::: MENU ::::

29 de marzo de 2021

  • 29.3.21
Montilla vivió ayer una jornada diferente de Domingo de Ramos. Pese al tiempo primaveral que invitaba a salir a la calle, las limitaciones impuestas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus llevaron a muchos vecinos a permanecer en sus casas o, a lo sumo, a visitar los templos donde se pudieron venerar las imágenes que abren cada año el guion de la Semana Santa local.



La Hermandad de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén celebró a las 12.00 del mediodía la tradicional bendición de palmas en la iglesia-santuario de María Auxiliadora, anexa al Colegio Salesiano San Francisco Solano. Ya por la tarde se llevó a cabo una misa de hermandad y una veneración al Señor de La Borriquita, una imagen adquirida en unos talleres de la localidad catalana de Olot que fue bendecida el 25 de marzo de 1945 por el entonces director del Colegio Salesiano, José Báez.

Por su parte, la Hermandad del Santísimo Cristo de la Juventud en su Presentación al Pueblo, Nuestra Madre María de Nazaret y San Juan Bosco, una cofradía fundada en 1988 por un grupo de jóvenes salesianos, participó en la tradicional Misa de Palmas que tuvo lugar al mediodía en la Parroquia de Santiago Apóstol y, a última hora de la tarde, celebró su misa de hermandad y una veneración a sus sagrados titulares que se desarrolló en el Pabellón Miguel Rúa del Colegio Salesiano, para cumplir con los estrictos protocolos de prevención del coronavirus.

De igual modo, tanto la Hermandad de Jesús Preso y María Santísima de la Esperanza como la Pontificia Hermandad del Santo Entierro, Soledad y Angustias de la Madre de Dios veneraron públicamente a sus titulares en sus sedes canónicas, la ermita de La Rosa y la Parroquia de San Francisco Solano, respectivamente.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos