:::: MENU ::::

6 de abril de 2020

  • 6.4.20
La Guardia Civil ha entregado a una protectora de animales de Baena un cachorro que había sido arrojado al interior de un contenedor junto a otros seis perros que ya habían fallecido. Las investigaciones se iniciaron tras una llamada telefónica que alertaba de  que dentro de un contenedor de residuos orgánicos, ubicado en una calle de la localidad, se escuchaban gemidos de lo que podía ser un cachorro de perro.



Inmediatamente se pasó el aviso a la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Baena, que se trasladó al lugar indicado para comprobar que, en efecto, en uno de los contenedores de residuos soterrados se escuchaban gemidos de un perro pequeño, pudiendo estar dentro de un saco de pienso cerrado que había mezclado con otras bolsas de residuos domiciliarios.

Ante ello, la Guardia Civil se puso en contacto con la empresa de recogida de residuos, que facilitó en todo momento la labor de los agentes, comprobando que en el interior de un saco de pienso se hallaban siete cachorros de perro, seis de ellos muertos y uno con vida, que fue trasladado a una clínica veterinaria dado el estado en que se encontraba, para el reconocimiento del animal y su adecuado tratamiento.

Los perros, todos de la misma raza y camada, con unos siete días de vida, resultaron ser de capa blanca y de raza probablemente Mastín. Los seis fallecidos presentaban contusiones y golpes con restos de sangre y el que quedó con vida se encontraba deshidratado y en peligro de fallecer, por lo que quedó ingresado en la clínica veterinaria hasta su total recuperación, siendo dado de alta y trasladado por la Guardia Civil a una protectora de animales de la localidad.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para el total esclarecimiento de los hechos, la identificación, localización y detención del supuesto autor de este delito de maltrato animal.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos