:::: MENU ::::

12 de febrero de 2020

  • 12.2.20
El Hogar de Tardes Mamá Margarita (HTMM), el proyecto de intervención integral de la Fundación Social Universal (FSU) que tiene por objetivo la defensa de los derechos de la infancia, participó ayer en la presentación del informe Érase una voz sobre la violencia infantil en el Congreso de los Diputados. La iniciativa, impulsada por la Fundación Educo, ha contado con la participación de dos jóvenes del HTMM como miembro de su Consejo Asesor Infantil.



Érase una voz: Si no nos crees, no nos ves es un estudio en el que cerca de 1.000 niños y niñas han dado su opinión sobre la violencia ejercida contra ellos. La investigación, que comenzó en 2017, ha tenido la particularidad de contar con un Consejo Asesor Infantil compuesto por 11 niños y niñas procedentes de entidades sociales de todo el país.

Este grupo de jóvenes ha colaborado con un equipo investigador adulto formado por Armando Bello, Marta Martínez e Iván Rodríguez en el diseño de las encuestas y en la interpretación de los resultados. Además, el Consejo Asesor Infantil ha sido portavoz y ha redactado un manifiesto con sus recomendaciones.

El informe arroja datos tan interesantes como que dos de cada tres niños opinan que una de las posibles causas de la violencia es la falta de reconocimiento de sus derechos por parte de las personas adultas y la poca credibilidad que se le da a las opiniones de la infancia. Otro dato significativo es el que consideran que son los centros educativos (54,2%) y las redes sociales (84,6%) los espacios donde los niños y niñas se sienten menos seguros.

Hace un año estuvieron compartiendo sus conclusiones y recomendaciones en el Alto Comisionado para Lucha contra la Violencia Infantil, ahora ha sido el turno para los políticos que representan a los ciudadanos en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

Durante el acto celebrado ayer, los jóvenes, además de compartir los principales resultados de la investigación, preguntaron a los representantes de los distintos grupos parlamentarios dudas como si la ley incorporará una perspectiva de género o si respetará los derechos de los niños y niñas migrantes. Les pidieron que dejasen a un lado sus colores políticos y se comprometan de verdad a poner en marcha una ley específica que realmente permita prevenir y proteger a todos los niños y niñas de la violencia.

"Estoy cansada de que los derechos de niños y niñas se vulneren a diario. Me encantaría poder irme de aquí pensando que esto no es un teatro más, convencida de que realmente se va a hacer algo para proteger a la infancia", pidió Izabela, una de las jóvenes participantes del Hogar de Tardes Mamá Margarita.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: HOGAR DE TARDES MAMÁ MARGARITA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos