:::: MENU ::::

5 de julio de 2019

  • 5.7.19
El Ayuntamiento de Montilla, a través del Área de Bienestar Social y a propuesta de la Asociación de Minusválidos Físicos de Montilla (Amfimo), desarrollará el próximo 10 de julio la primera jornada de la Feria de El Santo dirigido a los niños con autismo y diversidad funcional. Para ello, al igual que se ha desarrollado en otras fiestas a nivel nacional, la Calle del Infierno del recinto ferial montillano apagará la música hasta las 22.00 de la noche con el objetivo de que este colectivo pueda disfrutar de una feria "más accesible y amable para todos".



La iniciativa, conocida como Feria sin ruidos, permitirá disfrutar de la zona de atracciones de la Feria de El Santo –una de las zonas más ruidosas del recinto ferial– con el mejor ambiente posible para todas aquellas personas a las que el exceso de ruido, debido a su diversidad funcional, les genera un importante malestar.

"El objetivo es que las personas con diversidad funcional, principalmente las de espectro de trastorno autista, se sientan cómodas sin estímulos auditivos que los perturben, y puedan disfrutar de la Feria de El Santo como el resto", destacó el concejal de Educación, Participación Ciudadana y Consumo, Valeriano Rosales.

Para ello, en su primera edición, la Feria sin ruidos se celebrará en la primera jornada de fiestas tras la inauguración oficial en la noche del martes 9 de julio, desde la puesta en marcha de las atracciones de la Calle del Infierno hasta las 22.00 de la noche, ofreciendo varias horas en las que el sonido ambiente en esa zona será mucho más relajado.

"Agradecemos a Amfimo su propuesta para poner en marcha esta iniciativa tendente a una Feria de El Santo más inclusiva, y también a todos los feriantes, que desde el primer momento han apoyado esta actividad", destacó el concejal, quien apostó por seguir avanzando para que la Feria de El Santo "sea más amable y más participe para todas las personas".



La extrema sensibilidad de las personas con diversidad funcional provoca que, el exceso de estímulo que provocan luces, ruidos o sonidos con un volumen muy elevado, como es el caso de la música o las sirenas de las atracciones de la feria, generen un importante malestar y trastorno del comportamiento. Por ello, la presidenta de Amfimo, Pepi Hidalgo, agradeció el apoyo del Ayuntamiento en el desarrollo de esta iniciativa.

"Esta era una medida muy esperada y más cuando es una iniciativa que se están llevando a cabo en otras poblaciones cercanas con buenos resultados", destacó la presidenta de Amfimo sobre una medida que "beneficiará a todas las personas con una discapacidad sensorial y a todas aquellas con especial sensibilidad al ruido, que ahora podrán disfrutar como todos de la Calle del Infierno".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR / I. TÉLLEZ



DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos