:::: MENU ::::

22 de enero de 2015

  • 22.1.15
La Asociación Cultural de Artesanos de Montilla “Solano Salido” y la Asociación de Amigos del Modelismo Naval Estático y de Investigación “La Fragata”, organizan la conferencia La Marina en la época de Don Diego de Alvear, que pronunciará este viernes la historiadora e investigadora montillana María Dolores Ramírez Ponferrada.

® C0MUNICA / INNOVACIÓN SOCIAL ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La ponencia, que contará con la intervención de Álvaro García Jiménez, presidente de la Asociación de Modelismo Naval “La Fragata” y modelista naval de época, tendrá lugar a las 20.30 de la tarde en el salón de actos del Círculo de Artesanos de Montilla, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento y del propio Círculo de Artesanos.

La conferencia está estructurada en dos partes claramente diferenciadas, pero no menos interesantes por la temática que se aborda. De un lado, la parte histórica de la construcción naval de la época, los distintos tipos de navíos y las técnicas artesanales de ensamblado: desde las naves y leños que Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán, embarcó a su ejército expedicionario para la conquista de Nápoles en 1495, hasta las técnicas de construcción empleadas en la fragata Nuestra Señora de Las Mercedes.

El célebre barco, al mando del cual iba el almirante montillano Diego de Alvear y Ponce de León, fue botado en el puerto de La Habana en 1786 y formaba parte del convoy que cubría la ruta comercial entre las colonias de América y España. Corresponderá a Álvaro García Jiménez, investigador y modelista naval, ilustrar a los asistentes sobre este periodo de la Marina.

Por su parte, la historiadora María Dolores Ramírez Ponferrada se adentrará en el contexto histórico y las circunstancias del hundimiento del navío de la Armada española en 1804 por fragatas inglesas. La investigadora montillana recorrerá la biografía de Don Diego de Alvear y Ponce de León, usando como hilo conductor soporte de maquetas y material audiovisual. No en vano, durante la ponencia estará expuesta al público la maqueta a escala que se está realizando de la fragata Mercedes, con una eslora de algo más de un metro.

Un tesoro cultural recuperado

Cuatro fragatas españolas, Medea, Mercedes, Fama y Clara, cargadas con los caudales para la Corona española bajo el mando del experto marino Don José Bustamante, navegan hacia las costas del Cádiz procedentes de Montevideo.

A la altura del Cabo San Vicente, al sur de Portugal, son interceptadas y atacadas por cuatro fragatas inglesas que las esperan dispuestas a detenerlas, a pesar de los tratados de paz existentes entre ambas naciones, con tal de conseguir que los caudales no lleguen a manos de Napoleón, su más temido enemigo.

Ante la negativa de los mandos españoles de acompañarles a ningún puerto que no sea español, y sin dar apenas tiempo para dialogar y buscar una alternativa sin derramamiento de sangre, Sir Graham Moore inicia el ataque.

En medio del inesperado combate, la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes explota violentamente hundiéndose al instante. 273 personas mueren como consecuencia de la explosión o ahogadas en los momentos posteriores.

La pérdida de esta fragata, en la que viajaban numerosos pasajeros –entre ellos la mujer e hijos del segundo comandante, Don Diego Alvear– decanta el combate hacia las naves inglesas que. finalmente. capturan las tres fragatas españolas y las conducen como detenidas hasta Gran Bretaña.

203 años después de este histórico suceso, que tuvo como consecuencia directa la declaración de guerra contra Inglaterra en diciembre de aquel mismo año, la empresa cazatesoros Odyssey Marine Exploration localiza y expolia parte del cargamento de esta fragata, trasladándolo de forma ilícita hasta Tampa (Estados Unidos) en el año 2007.

Más de 500.000 monedas de plata y oro, además de algunos restos de objetos pertenecientes a la tripulación, son el rico conjunto arqueológico extraído de aquel naufragio hundido a 1.500 metros de profundidad.

Se inicia entonces un largo litigio en el que los tribunales norteamericanos dan la razón al estado Español, reconociendo sus derechos sobre dichos bienes y ordenando su inmediata devolución a España. Este caso ha supuesto un importante precedente internacional en la defensa del Patrimonio Arqueológico Subacuático.

El Museo Arqueológico Nacional y el Museo Naval custodian a día de hoy el tesoro expoliado de la fragata Mercedes que, por fin, forma parte del Patrimonio Histórico Español que ha regresado a España.

JULIO PORTERO / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos