:::: MENU ::::

11 de agosto de 2017

  • 11.8.17
El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Posadas ha citado hoy a la pareja formada por una mujer de Posadas que lleva quince días reclamando a su marido, vecino de Montilla, que le devuelva a sus hijos. Tal y como ha venido informando Montilla Digital en los últimos días, el matrimonio se encuentra en trámites de separación y son padres de dos niñas –de 2 y 3 años de edad– y de un bebé que acaba de cumplir un año.



Tal y como ha adelantado hoy Diario Córdoba, el padre de los niños, que el pasado mes de junio cumplió 35 años, debía comparecer esta mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Posadas "en calidad de investigado" tras no haber hecho efectiva la entrega de sus hijos a su todavía esposa el pasado 25 de julio, fecha que había acordado previamente la pareja, según defendió la mujer.

Los menores permanecen en la casa que los suegros de la denunciante tienen en Montilla y, tras las seis denuncias interpuestas en los puestos de la Guardia Civil de Palma del Río, Montilla y Posadas, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de esta última localidad decidió abrir diligencias previas contra el marido por un presunto delito de coacciones y otro de violencia de género "al considerar que puede existir un comportamiento de dominación del hombre sobre la mujer".

La presidenta de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, Dulce Rodríguez, instó a los tribunales a adoptar “de manera urgente” medidas provisionales que “garanticen a la madre poder recuperar a sus hijos”, además de fijar un régimen de visitas y de custodia hasta que se formalice el divorcio de la pareja.

Durante la rueda de prensa que tuvo lugar este miércoles en Córdoba, la propia afectada leyó un comunicado en el que, además de recordar la situación por la que asegura estar atravesando desde el pasado 25 de julio, aseguró que “solo pude ver a mi niño un momento por videoconferencia”, con motivo de su cumpleaños.

La mujer, que contrajo matrimonio en 2013, pidió a su todavía marido que “deje de usar a los niños para imponer su voluntad y doblegar la mía”, argumentó que apuntaló la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, que sostuvo que este caso constituye un “ejemplo claro de violencia psicológica hacia la mujer”, como consecuencia de la “enorme presión” que el hombre ejercería sobre su pareja, “utilizando a los niños como arma”.

Las diligencias del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Posadas se hacen eco de un "documento de compromiso" que, según la mujer, el hombre le entregó antes de contraer matrimonio y que recogerían las "condiciones" que el vecino de Montilla planteaba a su futura esposa para poder casarse. Sin embargo, desde el entorno familiar del marido aseguran que dicho documento fue redactado por la propia mujer “en tono jocoso” y “de su puño y letra”.

Entre estos requerimientos, se indica que la mujer "no abandonará el hogar por un plazo de 24 horas; en caso contrario, pa Posadas (sic) con lo puesto". De igual modo, el documento insta a la mujer a acatar "las órdenes del macho alfa" y "si no son coherentes, lo denuncio y no pasará nada".

De igual modo, tal y como detalla hoy Diario Córdoba, la joven presentó ayer una nueva denuncia ante la Guardia Civil de Palma del Río por un hecho ocurrido por la mañana, en relación con un encuentro previsto en Montilla para la entrega de los menores. La madre denunció que la propuesta que recibió fue hecha por un agente de la Guardia Civil y, según señalan, “se pretendía que, de nuevo, fuera el padre el que impusiera las condiciones de la entrega”.

El entorno del padre de los menores, sin embargo, aclaró ayer que el marido fue citado por la Guardia Civil de Montilla para que se presentara con sus hijos y verificar su buen estado. Al encuentro, que tuvo lugar en un restaurante próximo al Puesto Principal de la Guardia Civil, asistió un agente de paisano que constató los mensajes de WhatsApp que el marido envió a su todavía esposa para tratar de acordar el régimen de visitas de los niños.

Las mismas fuentes aseguran que el agente de la Benemérita llamó a la madre de los niños para que acudiera a Montilla a recogerlos, con la condición de que los devolviera el próximo martes y hasta el 30 de agosto porque, según el entorno familiar del padre, existe un acuerdo previo para que en verano cada progenitor estuviera con los niños una quincena completa. Las condiciones planteadas no fueron aceptadas por la madre, que no acudió al encuentro y que, posteriormente, presentó una denuncia en Palma del Río.

La defensa del padre niega los hechos

El denunciado declinó ofrecer su versión de los hechos a Montilla Digital, si bien su abogado se puso en contacto con Diario Córdoba para desmentir las acusaciones de la mujer, asegurando que son una “falsedad absoluta”. En ese sentido, el representante legal del hombre aseguró que, en todo momento, “ha intentado fijar un acuerdo de visitas para los niños durante los meses de verano” y, de hecho, esgrimió varios mensajes de WhatsApp a los que la mujer no ha respondido.

En declaraciones a Diario Córdoba, el abogado de este padre montillano sostiene que “todo este asunto es una estrategia de la madre para llevar el caso hacia la violencia de género con la intención de evitar la custodia compartida”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos