:::: MENU ::::
DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

8 de febrero de 2022

  • 8.2.22
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta remitida por un vecino de Montilla sobre los retrasos que registran las solicitudes para la prestación de la dependencia. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Yo soy uno de los cada vez más ciudadanos que piensan que los partidos políticos, sindicatos, asociaciones, y tertulianos, solo se preocupan de sus propios intereses y que, mientras se insultan unos a otros, los problemas de los ciudadanos les importan "tres pepinos". Recientemente, y ante la total indiferencia de todos ellos, se ha publicado la terrible noticia de que, en España, el año pasado fallecieron cada día 128 personas que esperaban tener acceso a las prestaciones de dependencia (46.000 personas al año).

También se ha publicado que el número de personas que están tramitando estas prestaciones asciende a casi 400.000. ¿A quién le importa el sufrimiento de todas estas familias? Al parecer solo al que está esperándolas

Es justo reconocer que mi mujer tiene concedida una prestación que cubre, a nuestra plena satisfacción, la empresa Monsecor, con gran puntualidad en el servicio y con unos trabajadores que son un ejemplo de profesionalidad y simpatía ante los usuarios.

Sin embargo, haciendo unos sencillos números es fácil entender que el problema de la gente que está a la espera de la prestación se podría solucionar con poco coste para el Estado:

1) Si los 400.000 solicitantes tuvieran una ayuda de dos horas de atención diaria serían 800 mil horas por jornada.

2) Considerando ocho horas por jornada de cada auxiliar, razonando que tienen una hora al día de traslado entre usuarios, podemos estimar que estarían siete horas de trabajo efectivo con usuarios. Por lo que las 800.000 horas las podrían llevar a cabo entre 115.000 trabajadores. Subiendo un 20 por ciento la ratio (por rotaciones, bajas, vacaciones, fines de semana, etc.) harían falta unos 140.000 auxiliares para atender a todos los solicitantes de la prestación por dependencia.

3) Para el Estado seguro que es mejor pagar un salario por un trabajo necesario para la sociedad que una prestación por desempleo, aunque el salario sea superior a la prestación.

4) Además, los nuevos contratados pagarían IRPF y seguridad social, por lo que se incrementaría la recaudación vía impuestos.

5) Considerando un sueldo bruto de 2.000 euros, el costo de los 140.000 trabajadores para el Estado (sin entrar en comunidades autónomas o Gobierno central) sería de 280 millones de euros mensuales. Esa es una cantidad enorme para cualquiera de nosotros, pero es mínima para las magnitudes que maneja el Estado. Simplemente hay que recordar que el techo de gasto que maneja el Gobierno para el año 2022 es de casi 200.000 millones de euros.

Estoy seguro de que lo expuesto no va a servir para nada, pero mientas los ciudadanos no exijamos un ajuste de todo gasto superfluo y no aceptemos un mal uso de los recursos públicos –no hay más que leer un periódico para ver gastos que son absolutamente innecesarios–, no habrá nada que hacer.

Al menos a mí me ha servido como desahogo por la indignación que me produce que haya miles de millones de euros para bancos, grandes empresas, compañías aéreas, discotecas, etc., mientras centenas de miles de ciudadanos viven en condiciones desastrosas ante la total indiferencia de los que pueden resolver o, al menos, paliar sus males.

Me gustaría hacer constar que en la lista de personas que podrían mejorar la situación pero miran para otro lado, no he considerado oportuno incluir a los Servicios Sociales porque me consta, por experiencia propia, que son un ejemplo de trabajo, cercanía y esfuerzo, pero que no pueden hacer más de lo que hacen por tener las manos atadas tanto administrativa y presupuestariamente.

Cada una de esas personas que forman el dato de las 400.000 personas solicitantes de ayudas a la dependencia suponen un drama familiar para las familias que se encuentran ahogadas económica y/o socialmente ante una situación sobrevenida por la que necesitan con urgencia una ayuda del estado que, al final, mira para otro lado.

RAFAEL ESPUNY MOYANO

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.



GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


AMONTÍLLATE - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

AGUAS DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

ECOEMBES


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos