:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

19 de noviembre de 2021

  • 19.11.21
En el fútbol alemán han tenido la fortuna de disfrutar de grandes porteros a lo largo de su historia. Podemos hablar de los de hoy como Manuel Neuer o Marc André Ter Stegen y otros más clásicos como Jens Lehmann o Harald Schumacher, pero hoy nos toca hablar de uno recordado no solo por sus cualidades sino también por su gran temperamento y liderazgo, nos referimos a Oliver Kahn, que nunca se quiso aprovechar de ofertas de otros clubes importantes europeos y desempeño una envidiable carrera en el Bayern de Múnich.


Quizá hablar de fuerte temperamento no nos ayude a conocer al mito, porque la realidad es que con ese fuerte carácter conseguía ser temido por sus rivales, pero a la vez poseía unas cualidades que no disfrutan muchos guardametas a lo largo de su carrera. Kahn llegó al mundo en la ciudad alemana de Karlsruhe un 15 de junio de 1969 y ya desde que era muy joven comenzó a dar muestras de su personalidad ya que era un niño muy exigente consigo mismo. Era un tipo peculiar al que le costaba relacionarse y hacer amigos y así comenzó a jugar al fútbol ya que su anhelo era parecerse a otra leyenda de las porterías alemanas como fue Sepp Maier.

Aunque comenzó su carrera en 1987 no fue hasta tres años después cuando se produjo oficialmente su debut y ya nunca abandonó el puesto de titular haciendo del equipo de su ciudad natal uno de los mejores de la Bundesliga e incluso logró alcanzar las semifinales de la Uefa en la temporada 93-94, allí permaneció durante siete temporadas en las que se consolidó como uno de los mejores porteros del mundo.

Sus buenas actuaciones llamaron la atención de numerosos equipos, pero fue el Bayern Múnich el que finalmente se hizo con sus servicios tras pagar 2,5 millones de euros en 1994. En su primera temporada disputó 23 encuentros con el equipo bávaro y ese mismo año acudió a su primera cita mundialista con la selección en Estados Unidos aunque como portero suplente, su debut finalmente se produjo un año después, pero cuando parecía que su carrera despegaba definitivamente una grave lesión de ligamentos lo mantuvo más de seis meses apartado de los terrenos de juego.

Tras su recuperación se alzó con su primera Copa de la Uefa frente al Girondins de Burdeos al cual acabó venciendo a doble partido por 5 goles a 1. Pero para sorpresa de los aficionados germanos tampoco logró hacerse con la titularidad del combinado nacional para la Eurocopa de 1996 la cual cabe señalar que fue ganada precisamente por su selección que derrotó en la final de Wembley a la República Checa por dos tantos a uno. Tampoco fue titular en su segundo Mundial en Francia aunque en esta ocasión Alemania acabó eliminada en cuartos de final ante Croacia.

Este fue uno de los puntos de inflexión en su carrera que finalmente acabó por despegar como un avión y los títulos comenzaron a llegar uno tras otro con su club, además de la poca simpatía que fue despertando con media Bundesliga y aficionados, pero que siempre fueron en beneficio de su equipo. Se acabó convirtiéndo en toda una leyenda del club con el que disputó 557 partidos siendo el portero con más encuentros disputados en la competición alemana y el tercer futbolista.

Ganó ocho Ligas, y entre Copas y Copas de la Liga un total de 12 además ya a título personal numerosos trofeos al mejor portero tanto de Alemania como de Europa incluso el Balón de Bronce en el año 2001 lo que deja a las claras su calidad. Ya a nivel internacional, a la ya mencionada Uefa, hay que añadir una Liga de Campeones, donde se sacó la espina de la dura derrota frente al United en Barcelona en el tiempo de descuento, y una copa Intercontinental.

Con la selección fue internacional en 96 ocasiones y disputó todavía dos Mundiales más y dos Eurocopas, y a punto estuvo de llevarse el título en Corea y Japón en 2002 de no ser por la selección brasileña y un tal Ronaldo, que con dos goles llevó a la “canarinha” a levantar su quinto título. Toda una leyenda.

FOTOGRAFÍA: F.C. BAYERN

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


REMONTAMOS - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos