:::: MENU ::::

6 de enero de 2021

  • 6.1.21
La magia se hizo realidad. A pesar de las limitaciones exigidas por el estado de alarma establecido ante la crisis sanitaria por el coronavirus, Montilla pudo disfrutar en la tarde de ayer de la presencia de los Reyes Magos por sus calles que, lejos de las llamativas carrozas que tradicionalmente forman parte de la cabalgata real cada 5 de enero, saludaron a la ciudadanía montados en coches de caballos.


Acompañados por un coche de la Policía Local –que se encargó de anunciar la llegada de Sus Majestades de Oriente a lo largo del extenso recorrido diseñado, además de velar por la seguridad de todo el cortejo y los propios montillanos–, Melchor, Gaspar y Baltasar consiguieron contagiar de alegría y magia a las personas que disfrutaron del pasacalles.

A las 17.00 de la tarde, la comitiva formada por los tres coches de caballos encargados de trasladar a los Reyes Magos y sus pajes, iniciaron su recorrido por Montilla. A lo largo de más de 14 kilómetros por las calles que permitían el tránsito de los coches de caballos, Sus Majestades de Oriente quisieron trasladar a todos los barrios del municipio la magia de la Navidad.

Para ello, sus tres majestades recorrieron numerosas calles de la popular barriada de El Gran Capitán antes de trasladarse hasta el barrio de El Molinillo y La Silera, donde muchos vecinos esperaron su paso a pie de calle, así como desde ventanas y balcones.

Con la caída de la noche, el pasacalles inició su recorrido por la zona centro, el barrio de Tenerías y, finalmente, tomar el camino de vuelta hacia Envidarte con un recorrido sinuoso por la Avenida de Andalucía y las calles adyacentes.

Tres horas de recorrido por la ciudad que permitieron cumplir con los sueños de los más pequeños, y que muchos mayores agradecieron por reconocer el esfuerzo realizado por los niños a lo largo de estos diez meses de pandemia.



Por su parte, desde el Ayuntamiento de Montilla mostraron su satisfacción por el comportamiento  de los montillanos que, cumpliendo con la llamada a la responsabilidad realizada por el Consistorio, evitaron generar grandes aglomeraciones al paso de la comitiva real.

Precisamente, y con el objetivo de no favorecer que se pudieran generar conductas contrarias a las recomendaciones para evitar la propagación del covid-19, Melchor, Gaspar y Baltasar optaron por no realizar el tradicional lanzamiento de caramelos y reparto de regalos durante la cabalgata.

Al respecto, el pasado 22 de diciembre, el Ayuntamiento de Montilla trasladó a todos los centros educativos de Infantil y Primaria un Buzón Real en el que los más pequeños pudieron depositar sus cartas para los Reyes Magos, toda vez que recibieron una bolsa de chucherías y un obsequio.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos