:::: MENU ::::

20 de agosto de 2020

  • 20.8.20
El Ayuntamiento de Montilla solicitará la inscripción de todo el conjunto de la Casa de las Aguas en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz con el objetivo de garantizar su conservación. Así lo anunció la concejala de Cultura, Soledad Raya, quien resaltó la "importancia" de este edificio para el patrimonio montillano.



La Casa de las Aguas es un palacete decimonónico situado en pleno centro histórico de Montilla que fue adquirido por el Ayuntamiento el 5 de mayo del año 2000. El inmueble, que acogió a la familia del ingeniero militar José María Sánchez Molero –impulsor del abastecimiento de agua a la población– pasó en 1940 a manos de la condesa de Aguiar, hermana del séptimo Conde de la Cortina, Francisco de Alvear, otro de sus ilustres inquilinos.

La Casa de las Aguas es uno de los edificios de carácter civil más notables de Montilla. Con el característico estilo de las casas señoriales de finales del siglo XIX, el edificio está ordenado en torno a dos núcleos diferenciados que se comunican mediante un jardín. Además de una bodega situada en la planta sótano, con muros de sillería y bóvedas de crucería, el inmueble alberga la capilla-oratorio del antiguo Asilo de Los Dolores, una joya arquitectónica que aún conserva los primeros frescos que pintó Garnelo junto a su hermana Eloísa en 1886.

No obstante, el elemento más característico de la Casa de las Aguas es el patio porticado que da la bienvenida a los visitantes y que está compuesto por una galería de arcos de medio punto sobre columnas toscanas en la planta baja, y sobre columnas jónicas con arquería de medio punto, en la principal.

Tras su adquisición por 540.911 euros, el Consistorio ha invertido cerca de 700.000 euros en la remodelación del edificio, acometida por la cooperativa montillana Construcciones San Francisco Solano, bajo supervisión de la arquitecta María Dolores García Guijo.



El inmueble, construido en 1845 y situado junto a la antigua sede de Cáritas, acoge el único museo dedicado al pintor montillano José Garnelo y Alda, así como la sede de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, un incansable bibliófilo que en los últimos sesenta años ha conseguido reunir un conjunto de obras de extrema calidad y rareza.

La simbiosis es perfecta. El marco incomparable que ofrece el histórico palacete ubicado en la plaza de Ángel Sisternes acoge los más de 30.000 volúmenes de la biblioteca de la Fundación Manuel Ruiz Luque, así como el Museo Garnelo, un espacio expositivo que permite al visitante conocer una obra antes dispersa o integrada en colecciones particulares.

De igual manera, su patio central –y, en ocasiones, su jardín interior– acoge a lo largo del año numerosos actos culturales como presentaciones de libros, conferencias o conciertos. Uno de los más relevantes tuvo lugar el 3 de septiembre de 2008, de la mano de la japonesa Michiko Hamaguchi de Saiga, pianista de la Ópera de Tokio, quien interpretó un repertorio netamente español, compuesto de obras de Albéniz, Granados y Falla.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos