:::: MENU ::::

20 de julio de 2020

  • 20.7.20
El Montilla C.F. retorna al fútbol autonómico. Los de Jesús Fernández alcanzaban en la noche de ayer el ansiado ascenso a División de Honor, tras vencer por tres tantos a uno a un combativo Almodóvar C.F. En un partido lleno de emociones y sentimientos encontrados, el cuadro vinícola supo reaccionar al tanto inicial de los carbulenses y, en un final no apto para cardíacos, igualó la contienda para mandar el choque a la prórroga. En los treinta minutos restantes, dos goles más sellaron el billete de vuelta a la segunda máxima categoría andaluza.



La tarde comenzaba en el Estadio Manuel Polinario “Poli” de Puente Genil –sede de esta fase de ascenso– con las necesarias medidas de seguridad sanitaria que que había fijado la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) en fechas anteriores: controles de temperatura a todas las personas acreditadas pertenecientes a los clubes y medios de comunicación, acceso restringido al recinto deportivo, así como los ya conocidos protocolos sanitarios de uso de mascarilla y geles hidroalcohólicos.

Tras esta primera fase extradeportiva, el fútbol recuperó el protagonismo. Montillanos y carbulenses perfilaban los últimos detalles en la previa del encuentro con sendos calentamientos llenos de intensidad y motivación. En el lado vinícola, el cuerpo técnico decidió realizar cambios en el once inicial con respecto al partido de semifinales. Jesús Robles, Carraña y Pedraza entraban como novedad en el equipo titular. De igual modo, Luis Mudarra introdujo en su once la presencia de Salado como única primicia en detrimento del sancionado Riki.

Con esta perspectiva, comenzó la contienda con sendos acercamientos a cada una de las porterías. En primer lugar, un barullo en el área a punto estuvo de introducirse en la meta montillana. Instantes después, Maleno, en un lanzamiento de falta, obligó a Mathius a despejar con dificultades. A los ocho minutos, era Chechu Córdoba quién probó fortuna con un disparo que mandó a córner el cancerbero visitante.





El Montilla dominaba el esférico y mostraba más sensación de peligro que su rival. Juan Gordón pudo adelantar a los auriverdes en un lanzamiento que se marchó por encima del larguero en el minuto 12. Sin embargo, el Almodóvar tiró de oficio y dio el susto en un remate de cabeza de Dani que se marchó por poco.

Esta ocasión hizo mejorar a los carbulenses y las fuerzas se igualaron de nuevo. Fruto de ello, en la siguiente oportunidad visitante, llegó el cero a uno. Una jugada personal de Antonio hizo posible que el delantero se plantase en el cara a cara con José Rodríguez, cruzando el esférico ante la salida del guardameta. El disparo se introdujo en la meta vinícola, adelantándose el cuadro de Mudarra a los 28 minutos de juego.

Gestos de preocupación en la expedición vinícola, sabedores de que tocaba obrar otra remontada si se quería obtener el pasaporte a División de Honor. Juan Gordón consiguió calmar los nervios con un tanto de cabeza, sin embargo, todo quedó en un espejismo al ser anulado por fuera de juego.

Chechu Córdoba, con un chut que atajó el portero en dos tiempos, y Juan Gordón, con dos lanzamientos desviados casi consecutivos, no eran capaces de alcanzar la diana. El sufrimiento iba en aumento y las lamentaciones ante las acciones erradas eran más que evidentes. Dos minutos por encima del tiempo reglamentario, el choque se iba al descanso.





Tras el paso por vestuarios, Javi Castilla, Rafa Castillo y Nacho entraban al campo en busca de la revolución que el técnico vinícola quería dar a su equipo. El Montilla comenzó a tocar el esférico, a manejar el juego. Pese a ello, el gol no hacía acto de presencia.

Un disparo de Alfonso Gutiérrez atajado por José Rodríguez volvió a remover los cimientos de un Montilla que estaba al límite del abismo. El banquillo local continuó moviéndose, entrando Santi al terreno de juego, quien estuvo cerca de enganchar un centro de Javi Castilla, sumando una nueva oportunidad para los montillanos.

El tiempo continuaba expirando y, a los 65 minutos de juego, el Montilla tuvo una doble oportunidad. Chechu García realizó un disparo que blocó Mathius por bajo, el rechace lo alcanzó Javi Castilla y éste, con un centro medido, permitió a Juan Gordón elaborar un remate con la testa que se fue desviado. Cinco minutos después, Javi Castilla falló una clara ocasión en un mano a mano con el guardameta al realizar una vaselina que fue estéril ante la parada del meta carbulense.





Los fantasmas del pasado sobrevolaban Puente Genil. El miedo a morir de nuevo en la orilla estaba presente y solo un gol podía cambiar el destino del encuentro. Amonestaciones, juego interrumpido una y otra vez, tensión en ambos equipos… Todo un cúmulo de ingredientes que no beneficiaban los intereses montillanos.

El Almodóvar seguía su plan establecido: firmeza atrás y el contragolpe como mejor arma. El reloj se vaciaba camino del pitido final. Por suerte para los intereses vinícolas, el destino cambió cuatro años después del fatídico encuentro que dejó a los montillanos sin ascenso en aquella temporada 2015/2016.

Corría el minuto 87 de partido cuando un balón dentro del área era cabeceado por Maíllo, Juan Gordón vio el esférico, se giró, y con un disparo certero mandó el balón al fondo de las mallas. Locura, éxtasis y un gran peso quitado de encima para el Montilla C.F. El fútbol era justo para los de Jesús Fernández y el empuje dio su recompensa. Empate a uno y todo por decidir.

En el tiempo extra, más emociones fuertes. Callejas era expulsado por golpear a un rival con dureza, dejando al conjunto visitante con uno menos. Pero ahí no quedaba la cosa, a pesar de esta inferioridad numérica, el Almodóvar tuvo el tanto de la victoria en la última jugada del partido en un remate a bocajarro que salvó con el pie José Rodríguez en la línea de gol. Un auténtico paradón que, a la postre, valdría un ascenso. Sin tiempo para más, el colegiado dio por concluidos los 90 minutos reglamentarios.





El empate a uno mandó el choque a la prórroga y ahí llegó el aluvión auriverde. Juan Gordón avisó con un disparo a la media vuelta que se marchó rozando el poste. Esta ocasión era el preludio del gol del partido. Un misil de Nacho desde el lateral al lanzamiento de una falta se introdujo en la escuadra carbulense a los 100 minutos de juego. Una auténtica obra de arte que desató la locura en la parroquia montillana. El Montilla C.F. remontaba la contienda y se acercaba, en ese momento, más que nunca a su objetivo.

Finalizó la primera parte de la prórroga sin más acontecimientos, y los quince minutos restantes fueron de claro dominio local. Las fuerzas flaqueaban en los carbulenses y los montillanos supieron aprovechar esta circunstancia para sentenciar el partido.

Juan Gordón, otra vez, abrió el tarro de las esencias con un remate de cabeza tras centro de Maíllo para gritar a los cuatro vientos que el Montilla estaba de vuelta. Era el tres a uno. De ahí al final, un quiero y no puedo del Almodóvar, que vendió cara su derrota mostrándose, al igual que en la semifinales ante el Priego, como un equipo rocoso y con su idea de juego bien definida. Pese a ello, esta vez no les fue suficiente y el potencial auriverde declinó la balanza a favor de los de Jesús Fernández.

Dos expulsiones más en el Almodóvar, en este caso de Dani y José Mari, eran la consumación de un equipo abatido por el esfuerzo. Concluido el tiempo reglamentario, el pitido final del colegio trajo consigo la fiesta para la plantilla, cuerpo técnico, directiva y acompañantes del Montilla C.F. Dos años después, la ciudad de Montilla volverá a disfrutar de su equipo en una categoría a nivel andaluz. Un éxito fraguado en el trabajo, constancia y compromiso de todos los que a diario, trabajan para que este club siga haciendo historia.





Un estallido de felicidad retumbó en tierras pontanesas y, esta vez sí, el Montilla C.F. regresó al lugar que nunca debió abandonar. A lo largo de la noche, las celebraciones se trasladaron a los aledaños del Manuel Polinario “Poli”, el monumento de San Francisco Solano y las calles de la localidad.

Desde hoy, toca trabajar duro para demostrar que este ascenso no es flor de un día y la composición de una plantilla acorde a las exigencias de la nueva categoría será esencial para que el desembarco de esta nave comandada por Manolo Leiva desde la presidencia sea un asalto a División de Honor lleno de ilusión y buenos resultados.

Montilla C.F. 3 -- 1 Almodóvar C.F.

Montilla C.F.: José Rodríguez, Antonio Luque, Pedro Caballero, Jesús Robles, Soto, Chechu García, Chechu Córdoba, Carraña, Maleno, Pedraza y Juan Gordón. También jugaron Carlos Maíllo, Rafa Castillo, Santi, Javi Castilla y Nacho.

Almodóvar C.F.: Mathius, Joselito, Manolo, Santi, José María, Ángel, Salado, Callejas, Dani, Alfonso Gutiérrez y Antonio. También jugaron Rafa, Miguel, Mariano, Francis, Lifona y Joaquín.





Goles: 0-1 Antonio (m. 28); 1-1 Juan Gordón (m. 87); 2-1 Nacho (m. 100); 3-1 Juan Gordón (m.107).

Árbitro: Medina Blanco, del colegio cordobés. Amonestó por parte local a Jesús Robles, Pedro Caballero, Chechu García, Juan Gordón y al entrenador, Jesús Fernández. En el lado visitante, los amonestados serían Joselito, Ángel, Salado, Francis, Antonio y Miguel. Serían expulsados Callejas por roja directa (m. 93); Dani por roja directa (m. 119) y José Mari por doble amarilla (m. 120).

Incidencias: Partido correspondiente a la final del play-off de ascenso a División de Honor, disputado en el Estadio Manuel Polinario “Poli” de Puente Genil. Presencia de unos 25 representantes de ambos clubes, sumando un total de 50, aproximadamente.

J.L. GÁLVEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: J.L. GÁLVEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos