:::: MENU ::::

24 de diciembre de 2019

  • 24.12.19
El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, prevé intensificar en los próximos meses las reuniones con los propietarios del Palacio de Medinaceli, enclavado en pleno Llano de Palacio, con el objetivo de alcanzar un acuerdo que permita la adquisición de este Bien de Interés Cultural (BIC) por parte del Ayuntamiento de Montilla y, de esta forma "evitar la pérdida y deterioro de este patrimonio de la ciudad".



Según explicó el primer edil montillano, en los últimos meses se han intensificado las reuniones con los distintos propietarios con el objetivo de poder llegar a un acuerdo "a corto-medio plazo", ya que "existe predisposición por ambas partes".

"De momento no se habla de ninguna cantidad para la adquisición del palacio porque aún se debe contar con el visto bueno de todos los propietarios", puntualizó Llamas que, con todo, se mostró confiado en que el Ayuntamiento sea el futuro propietario del histórico inmueble.

Con respecto al futuro uso, Llamas señaló que la adquisición no se producirá "con la idea de ningún uso determinado, por el momento" pues "el principal objetivo es evitar que se siga deteriorando o desaparezca un inmueble incluido en el entorno de protección del convento de Santa Clara". "El antiguo Palacio de los Duques de Medinaceli forma parte de un Monumento histórico-artístico, declarado Bien de Interés Cultural, y nuestra intención es conservar ese legado de los montillano", apostilló.

Actualmente, el estado de conservación que presenta el palacio es desigual. La resolución municipal dictada en julio del año 2012 indicaba que la parte del palacio más próxima al convento de Santa Clara "se encuentra en unas condiciones de uso y conservación más que aceptables".

Mientras tanto, el tercer cuerpo del edificio –situado en la parte oeste del palacio, de forma paralela a la calle Gran Capitán– presenta un importante estado de deterioro como consecuencia directa de la demolición de la antigua bodega de tinajas existente junto al patio, que obligó incluso a desmontar la cubierta de una de las naves con el fin de extraer las tinajas de vino de su interior.

Un deterioro que ha generado numerosas quejas de vecinos del número 36 de la calle Gran Capitán, un bloque de viviendas anexo al palacio y sobre el que descansa parte de su estructura. Así, en 2017 alertaron nuevo derrumbe de un arco interior del histórico inmueble que, como recogía el informe técnico realizado por el Ayuntamiento de Montilla, podría derivar en el "derrumbe parcial" del cuerpo sobre el que se construyó el edificio de viviendas afectado.

Ya entonces, el informe técnico demandó a los propietarios del tercer cuerpo del Palacio de los Duque de Medinaceli la ejecución "con carácter inmediato" de las labores de apuntalamiento de la totalidad de la fachada arqueada, así como del forjado que gravita sobre los mismos. Una solicitud que se sumaba al expediente administrativo iniciado con anterioridad con el objetivo de fijar las actuaciones necesarias para asegurar el estado de conservación del edificio, que sufre problemas de humedad en la parte inferior de la mayoría de los muros, así como deformaciones puntuales en algunos faldones del tejado.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos