:::: MENU ::::

17 de diciembre de 2019

  • 17.12.19
Ocho meses después de aprobarse una partida específica para el proyecto de consolidación de la Casa de Teresa Enríquez, y tras obtener el visto bueno por parte de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Montilla ha dado luz verde al proceso para licitar las obras que evitarán un mayor deterioro de este inmueble anexo al conjunto de Interés Cultural que conforman el Palacio Ducal de Medinaceli y el convento de Santa Clara.



Fue el pasado mes de mayo cuando, con los votos a favor de PSOE, IU y CxM, y la abstención del PP, el Pleno del Ayuntamiento de Montilla aprobó financiar con 300.000 euros de las inversiones financieramente sostenibles las obras de consolidación de este inmueble, que cuenta con un proyecto para su recuperación desde la corporación liderada por Federico Cabello de Alba, desarrollado a través del programa Plan Empleo +30 de la Junta de Andalucía.

Con esta actuación, "prioritaria" para el equipo de gobierno con el fin de evitar un mayor deterioro de este histórico inmueble adquirido por el Ayuntamiento de Montilla hace 15 años, se actuará en la mejora de la estructura del edificio, la estanqueidad de las cubiertas y el adecentamiento de la fachada. Unas obras que tienen un plazo de ejecución de ocho meses.

Intervenciones marcadas dentro del proyecto de consolidación redactado hace cuatro años, para las que en un principio se preveía una inversión de 340.000 euros y que finalmente salen a licitación por poco menos de 290.000 euros, y que se prevén contemplar con una actuación de rehabilitación interior para la que, asimismo, se recogía una inversión cercana a los 300.000 euros.

"Nuestra prioridad para desarrollar este proyecto responde a la necesidad de actuar para evitar un mayor deterioro de un edificio que ha esperado durante cuatro años a contar con la inversión suficiente para su consolidación", señaló Llamas tras el visto bueno del Pleno a esta actuación.

La casa de Teresa Enríquez está en el entorno de protección de la iglesia y convento de Santa Clara, declarados monumento histórico artístico de carácter nacional, y Bien de Interés Cultural (BIC). La ley de Patrimonio establece que estos monumentos tienen un entrono de protección que llega a los 50 metros en suelo urbano y 200 metros en suelo urbanizable y no urbanizable, por lo que la casa Teresa Enríquez forma parte del entorno de protección de Santa Clara.

La casa se desarrolla con dos plantas de altura sobre parcela de 494 metros cuadrados. Se organiza con un cuerpo principal de dos crujías paralelas a fachada datado en el siglo XVIII y patio trasero, con el cuerpo de escalera, de comienzos del siglo XX, en un lateral. Tiene estructura de muros de carga de mampostería y tapial.

Por la disposición del tejado y los huecos existentes, el edificio tuvo en origen fachada al este, donde se alza actualmente un edificio de viviendas, que sustituyó a dependencias de una bodega. La casa se encuentra sin uso y en mal estado de conservación. Ha perdido gran parte de su solería y carpinterías interiores. En una dependencia de planta baja situada al norte, con fachada a calle Santa Clara, se ubicó hace años un punto de información turística.

Un enclave histórico

La construcción del Palacio Ducal, de Montilla, en el siglo XVI, supuso la conformación del Llano de Palacio, espacio urbano y centro de poder del marquesado de Priego, delimitado por el Palacio, que estaba comunicado con el Convento, y sus dependencias anejas: caballerizas, molinos...

El Palacio de los duques de Medinaceli, anteriormente Palacio de los marqueses de Priego, empezó a construirse en 1510, extramuros de la villa. Formó un gran conjunto con caballerizas, graneros, cocheras, talleres, molinos, todo ello en gran parte ya desaparecido, en torno a un espacio libre conocido como Llano de Palacio.

Teresa Enríquez de Córdoba o Enríquez Pacheco, nació hacia 1495. Hija de Pedro Fernández de Córdoba, I marqués de Priego y de Elvira Enríquez de Luna, vivió en Montilla, en las casas que hizo construir la marquesa doña Catalina, su hermana mayor, entre su propio palacio y el monasterio de Santa Clara.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos