:::: MENU ::::

23 de septiembre de 2019

  • 23.9.19
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una carta abierta remitida por José Antonio Ponferrada en recuerdo de su padre, el escritor y periodista montillano José Ponferrada, fallecido hace un año. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



Parece que fue ayer, pero fue hace un año. A 22 de septiembre de 2018, el escritor y periodista montillano José Ponferrada Gómez nos dejó más solos a su familia y paisanos. Y lo hizo con la cortesía de salir de este mundo sin ruido, en un ratito; sin la aparatosidad inevitable del hospital y en día sábado, facilitando a sus deudos y amigos, con el descanso semanal, el desconsolado trajín de los entierros.

El 17 de noviembre que entra habría cumplido cien años. Nació y murió en Montilla; desde nuestra calle Córdoba, tan castiza, a la tradicional calle de Las Salas –que, según él decía, "bien podría llamarse, también, Calzada Romana"–. En tan larga vida muchas cosas hizo, pero los montillanos (y parte del extranjero, en expresión popular) lo recordarán como vendedor de libros –"de las mejores editoriales españolas", ponía en sus tarjetas–; como periodista –de EFE, CIFRA y ALFIL–; y como escritor de una veintena de libros –Vilanos sobre Montilla ; Luciérnagas sobre Munda; La Crónica manuscrita del Gran Capitán; El florecimiento cultural de Montilla en el siglo de oro; o Glorias del amontillado, en coautoría conmigo este último; entre otros–.

En la era del internet la cantidad de información supera, con creces, la capacidad de atención de las personas. Más que nunca hoy todo fluye, todo pasa como un suspiro. Lo que no está presente, parece como si no existiera; difícil es distinguir el polvo de la paja –dichosas palabritas de connotaciones eróticas–, lo principal de lo accesorio, queremos decir. Dichosamente, en mi casa esto no fue así. Recordamos, como en un tiempo continuo, a Morte Molina como a Dámaso Delgado, a Miguel de Barrios como al Caballero Audaz.

Hoy me toca recordar a José Ponferrada Gómez, mi padre, un año después. Y hacerlo ante sus paisanos, a quienes se supone esa atención a las cosas del cultivo que constituyen lo que mi amigo Juan Berástegui ha llamado "el poso de lo montillano". Disculpe el amable lector a un hijo, si el recuerdo público de este primer aniversario pudiera parecer inoportuno (o excesivo).

Muy unido al venerable convento de Santa Clara, me dictó hace tiempo el texto (de su autoría) que le hubiera gustado ver en aquellos muros, para información del visitante: "Estamos ante el muy venerable y franciscano convento de Santa Clara, tan querido y estimado por los montillanos. Por la importancia histórico-artística de lo que este monasterio guarda, se ha dicho que en él todavía brilla un rayito de aquel Sol grande de España". Ponferrada alude a unos versos que, si no recuerdo mal, dicen:

"Santa Clara de Montilla:
sobre tu piedra amarilla
aún un rayo de Sol brilla,
de aquel Sol grande de España."
Invito al curioso lector a que investigue en internet la procedencia de esa hermosa estrofa, porque ahora no me viene en mente. Y gracias por su atención.

JOSÉ ANTONIO PONFERRADA CEREZO
FOTOGRAFÍA: FAMILIA PONFERRADA

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos