:::: MENU ::::

22 de agosto de 2015

  • 22.8.15
Montilla-Moriles está ya de fiesta. La comarca vitivinícola dio ayer el pistoletazo de salida a la sexagésima edición de la Fiesta de la Vendimia, una de las más antiguas de España, que se celebra en torno al primer fin de semana de septiembre con la intención de conmemorar la cosecha de la uva en los pagos amparados por la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.



El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, junto al concejal de Festejos, Antonio Ligero, el gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido, y la hermana mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de Las Viñas, Valle Ríos, fueron los encargados de presentar el programa de actos de una fiesta que está declarada de Interés Turístico Nacional y que acaba de ser incorporada por la Junta de Andalucía a su Atlas de Patrimonio Inmaterial.

"La industria vitivinícola sigue teniendo una importancia capital para los vecinos de esta comarca, dado que existe una dependencia cultural que vincula esta zona con la producción de vinos generosos", declaró a Montilla Digital el alcalde de la localidad, Rafael Llamas, quien recalcó que "el nombre de Montilla-Moriles está indisolublemente unido" al de sus caldos.

En ese sentido, el regidor montillano se mostró confiado en que la incorporación de la Fiesta de la Vendimia al Atlas de Patrimonio Inmaterial de Andalucía permita "reforzar el reconocimiento de los extraordinarios vinos de esta zona" y ampliar las posibilidades de proyección del turismo enológico.

"Esta fiesta trasciende los límites municipales, ya que representa a todo el territorio que se engloba en la DOP Montilla-Moriles", indicó Rafael Llamas, quien abogó por "realzar" los actos que forman parte del programa para, de esta forma, "propiciar la proyección y recuperación de nuestra economía".

En ese sentido, el alcalde de Montilla avanzó que "el reto para los próximos años es el de seguir sumando esfuerzos para conseguir que los vinos de Montilla-Moriles tengan una proyección fuera de nuestra comarca", de ahí que se mostrara convencido de que "la Fiesta de la Vendimia es fundamental para el desarrollo de nuestros vinos".



Por su parte, el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles mostró su disposición a "seguir apoyando todas aquellas iniciativas que se pongan en marcha con el vino como protagonista y que sirvan para ensalzarlo y darlo a conocer", tal y como puso de manifiesto Enrique Garrido, quien anunció que el cargo de capataz de Bodega ha recaído este año en Francisco Gómez Jurado, que durante décadas ha estado al frente de la bodega de Cooperativa La Aurora, mientras que el capataz de Campo será Santiago Jiménez Panadero, alma máter del Lagar Los Raigones, uno de los puntales de la Asociación de Lagares de la Sierra de Montilla.

Junto con el Ayuntamiento de Montilla y el Consejo Regulador, la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de La Estrella y Nuestra Señora de Las Viñas --patrona del Noble Gremio de la Vid y el Vino- participa de manera muy intensa en la organización de los actos, en una edición que Valle Ríos calificó ayer de "especial para la cofradía", ya que la corporación del Martes Santo también cumple su sexagésimo aniversario.

Un intenso programa de actos

Aunque las actividades de la fiesta se extenderán hasta el próximo 27 de septiembre, con la vigésimo cuarta edición del Torneo Internacional de Ajedrez "Ciudad del Vino", los actos centrales se celebrarán el primer fin de semana de septiembre. De este modo, el día 4 tendrá lugar el pregón a cargo del escritor José Calvo Poyato, mientras que el día 5 tendrá lugar la designación del municipio de Loja como capataz de honor de los vinos de Montilla-Moriles.



Entre las novedades de este año destaca el proceso de elección de la vendimiadora mayor y de su corte de damas, que tuvo lugar anoche en la Casa del Inca, "un espacio que recuperamos para su utilización en la Fiesta de la Vendimia", tal y como puso de manifiesto Antonio Agustín Ligero, quien ha apostado por reforzar el papel de la vendimiadora mayor, Lucía Hidalgo Jurado, como "embajadora" de los vinos de la zona.

Por ello, las candidatas a representar la Fiesta de la Vendimia debieron explicar ante el jurado qué supone para ellas la cultura vinculada al universo del vino y su protagonismo en una fiesta que tiene su origen en la Feria Real de Belén y que fue concedida en virtud de una instancia dirigida al Consejo Real por Fermín Antonio Lumbreras en nombre de Francisco Rioboó y del procurador general montillano José Matías de Luque.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos