:::: MENU ::::
EUSA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

22 de diciembre de 2013

  • 22.12.13
Habiendo pasado un año desde el lanzamiento de Wii U, uno desde los casi simultáneos Playstation 4 y Xbox One y con el 2013 agitando la mano en gesto de despedida, es momento de hacer un balance del mercado de las videoconsolas actuales.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

La primera duda que se le habrá levantado al ladino lector es la de qué compañía tiene mejores ventas. La respuesta corta es Nintendo. Para la explayada tendrá que esperar un poco más, ya que como hace el Ejecutivo con las cifras del desempleo, los números de “la Gran N” también están adulterados, maquillados o directamente manipulados. Que con la que está cayendo no estamos para andarnos con rodeos.

El año fiscal de Nintendo está siendo un balancín de grandes escalas. Su última portátil, la 3DS, no tuvo un arranque positivo debido a un hardware prácticamente idéntico al de su antecesora –DS- y un catálogo de lanzamiento escaso, que no pobre en calidad.

Este año que se nos escapa entre los dedos, ha supuesto una inyección de adrenalina con juegos de la talla de Luigi´s Mansion o Fire Emblem: Awakening que han hecho que a la portátil se le suba “la bilirrubina”. El respaldo de la compañía a su dispositivo ha impulsado las ventas hasta colocar más de 40 millones de ejemplares en las manos de los jugadores.

Y mientras los padres de Mario Bros. celebran con cava en una mano los “ceros” que 3DS consigue –cada vez más cerca de los 154 millones de DS-, con la otra se ponen el velo para acudir al funeral de Wii U. Un año después de su estreno, en un ya lejano noviembre de 2012, esta sobremesa se ha instalado en 4 millones de hogares del planeta. Como dato aislado no es negativo, pero vivimos en una historia con un desarrollo que se prolonga desde el Australopithecus hasta nuestros días.

Precisamente por eso, sería necio no equiparar este apunte con otros tantos posibles. Al ejecutar esta operación, los resultados son nefastos: Nintendo está lejos, pero que muy lejos, de tan siquiera rozar los 100 millones de Wii vendidas. Si la situación de esta compañía es más favorable, es gracias a su portátil. Larga vida a las baterías recargables.

Algo polarmente opuesto vive Sony. PS4 ha aparecido en la vida de 2,1 millones de compradores a lo largo y ancho del planeta, desde que estuviera a la venta a mediados del pasado mes. Sin contar que en Japón, país “pro-Sony” por naturaleza, la consola no llega hasta febrero, momento en el que los números aumentarán exponencialmente.

Desconocemos el porqué de estas ventas con el catálogo tan pobre que tiene de salida. Killzone: Shadow Fall tiene una nota bastante discreta en los medios especializados y Knack... bueno, Knack es el niño tonto de la familia. El que quiere poner la mesa y se le caen los platos.

Quizá el Espíritu de las Navidades Futuras haya hecho algo para que PS4 venda tanto. Sea como fuere, dejando a Dickens reposar en paz, la nipona ha conseguido en un mes, de golpe y porrazo, la mitad de lo logrado por Nintendo. El mérito no es de Sony por vender mucho. Es de “Ninty” por vender poco.

Pero nadie se libra de su lastre particular, un dudoso orgullo que Playstation Vita lleva por emblema. Este aparato apenas logra un “bien bajo” en sus notas: 6,47 millones de unidades. Una cifra que va a la par de su escuálida oferta: apenas un Uncharted y Gravity Rush que no pueden sustentar la necesidad de poseer este aparato.

Si Nintendo se descuelga por Wii U y Sony pasa las noches en vela por PS Vita, llega la irresponsable de Microsoft y se despreocupa de sus “hijos” portátiles, porque con la “hermana mayor” le es suficiente. Xbox One ha obtenido un total de 2 millones de ganancias, de las cuales 909.132 millones pertenecen a los primeros nueve días. Pero hasta los aventajados de la clase tienen sus días malos.

Si ponemos el punto de mira en los títulos que oferta, vemos más de lo mismo: no hay juegos que avalen su adquisición. Aunque es cierto que entre tanta morralla, algo brilla. Killer Instict trae consigo el renacer de un clásico y un espectáculo visual francamente agradable, mejorado por la luminosidad de Forza 5.

Por el contrario Ryse: Son of Rome lleva la dinámica God of War al campo de la “consola verde”, dejando por el camino lo mejor de Kratos y recopilando sus puntos negativos. Aun con los datos ofrecidos, no nos quedemos en la superficie. Ahondemos más en un hecho de plena relevancia: el precio.

Tomando como referencia una de las cadenas de videojuegos más famosas a nivel mundial, GAME, podemos sacar la siguiente conclusión: no hay excusas para tener una PS4/Xbox One en lugar de una Wii U. Quien no la tiene es porque no quiere tenerla.

Mientras la sobremesa de Nintendo cuesta 300 euros con un juego, la de Sony sale 445. En el caso de Microsoft, 530. Precisamente por sus diferencias de coste económico, tienen más mérito los dos millones de PS4 o Xbox One vendidas en un mes, que los 4 en un año de Wii U, que presenta un coste claramente inferior.

Podemos decir con la boca llena que no nos sorprenden estos resultados que ya vaticinábamos en verano de 2012. Pero aunque nos entristezca entonar aquel detestable “te lo dije”, no queda más remedio que hacerlo. Así las cosas, los resultados son los siguientes: Nintendo vence por dopaje de cifras y Sony se gana el segundo puesto en una reñida disputa con Microsoft gracias a la “photo finish” por tener 2,1 millones de ventas, 2 millones en el caso de la segunda.

De todos modos, solo ha pasado un mes desde el lanzamiento de PS4 y One, por lo que los datos pueden volcarse. Lo que es de seguro es que superarán holgadamente las marcas de Wii U. La pugna entre 3DS y Vita es tan ridícula, que es mejor ofrecer el resultado en una línea: la de pantalla doble atiza a su contrincante por goleada.

A modo de reflexión final, para que debatan con su almohada y no se aburran tanto por las noches, decirles lo siguiente: en España, uno de los países con la peor situación económica del ¿Primer Mundo?, se han comprado 80.000 consolas PS4 en noviembre.

A un precio que rondan los 400 euros, concluimos que los españoles han invertido unos 32 millones de euros, tan sólo en videojuegos de la marca Sony. Muchos de ellos serán los que se quejan cuando sube la luz y luego pueden encontrarse en los bares caña en mano. ¿Crisis? ¿Qué crisis?

SALVADOR BELIZÓN / REDACCIÓN


GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

AGUAS DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos