:::: MENU ::::

23 de marzo de 2019

  • 23.3.19
Ocho de los diez guardas de seguridad que prestan su servicio en el Hospital Comarcal de Montilla han demandado ante la jurisdicción social a la empresa concesionaria del servicio, Securitas Seguridad España y al jefe de equipo de los vigilantes, por la "vulneración de sus derechos fundamentales" como consecuencia de una "situación de abuso de autoridad, acoso laboral y persecución".



Cinco de los ocho demandantes compadecieron ayer en rueda de prensa junto a su abogada, Aurora Sánchez Gama, para denunciar públicamente el trato recibido en el desarrollo de su labor profesional, especialmente durante los dos últimos años, "con el conocimiento y consentimiento de la dirección de la empresa".

"Los vigilantes denuncian que están sometidos a una continua vigilancia y estricto control de todo lo que hacen en el desarrollo de sus funciones por parte del jefe de equipo que, además muestra un claro rechazo y desprecio hacía la plantilla y hacia la función que realizan", explicó la abogada.

Una situación de "obsesiva vigilancia" que en los últimos años se ha traducido en la imposición de sanciones "permanentemente" a los trabajadores que, cuando se recurren en vía judicial, son eliminadas por la empresa o las reduce a una mera amonestación. "Todo esto, además del estrés que genera al trabajador, supone un coste económico al tener que iniciar un recurso judicial", recordó Sánchez Gama.

Por ello, y siguiendo el protocolo establecido, los trabajadores denunciaron esta "situación de abuso" al comité de empresa y a la dirección de Securitas que, según se establece en el Convenio Colectivo Estatal de las Empresas de Seguridad, debía abrir un expediente y contestar en el plazo de diez días. "Un mes y medio después la empresa confirmó que abriría una investigación sobre la situación que se venía registrando en el Hospital de Montilla y se trasladaría al Defensor del Empleado en Securitas, actuaciones que no se han llevado a cabo", apuntó la abogada.

En este sentido, los vigilantes aseguran en su demanda que, tras ese escrito "la empresa tomó una posición más agresiva y sancionadora" por lo que se "ha llegado a imponer sanciones por situaciones nimias que no repercuten en la prestación del servicio o, incluso, por cuestiones de las que los trabajadores no son causantes".

"La situación generada ha provocado que en diciembre de 2018 se sancionara a cuatro trabajadores de golpe. El estrés y la ansiedad que sufren los vigilantes ha llegado a un extremo insostenible, con cinco casos con bajas por ansiedad", recordó la representante legal de los trabajadores que, indicó, que no fue hasta el pasado mes de enero, "viendo que no se resolvía nada a través del proceso que marca el Convenio Colectivo", cuando se interpuso la demanda por "vulneración de la integridad física y moral de los trabajadores".

De esta forma, los afectados solicitan que la empresa finalice de inmediato en su actitud de acoso moral en el trabajo hacia los vigilantes, así como el cese del jefe del servicio "como el más directo responsable de esta situación" y su traslado provisional para evitar más sanciones o posibles despidos.

"Además se solicita también una indemnización por los daños morales que están sufriendo los vigilantes, y que fijamos en 24.000 euros, 3.000 euros por cada demandante", puntualizó Sánchez Gama, que se mostró positiva de cara a la celebración del juicio –que tendrá lugar en el mes de mayo– porque "la admisión a trámite de la demanda y la aceptación de todas los medios de pruebas, entendemos que es un punto positivo".

Apoyo del personal del Hospital

Durante su comparecencia ante los medios de comunicaciones, los demandantes subrayaron que, si bien la dirección del Hospital Comarcal de Montilla está totalmente al margen de esta situación al no tener ninguna vinculación laboral con los vigilantes, "el personal sanitario y administrativo ha mostrado su apoyo a los demandantes".

"Mientras que desde Securitas se desprecia la labor que realizan sus trabajadores, el personal del Hospital ha remitido a la dirección de la empresa varias cartas de felicitación por la rápida intervención de los vigilantes cuando se ha producido alguna situación de riesgo, e incluso han recogido firmas en su apoyo", aseveró la abogada que, asimismo, destacó que los propios profesionales sanitarios del Hospital han atendido a los vigilantes en alguna crisis de ansiedad motivada por el estrés laboral".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos