:::: MENU ::::

22 de junio de 2017

  • 22.6.17
Comisiones Obreras (CCOO) acordó denunciar ayer ante la Inspección de Trabajo las "elevadas temperaturas" que se vienen registrando en los últimos días en el IES Emilio Canalejo Olmeda, como consecuencia de la ola de calor que está afectando a la mayor parte del territorio español. Tal y como aseguraron fuentes del sindicato, los delegados de Prevención tenían orden de "iniciar reclamaciones urgentes" ante los servicios de Inspección y Seguridad Laboral cuando tuvieran conocimiento de centros educativos en los que se superasen los 27 grados centígrados.



En declaraciones a Montilla Digital, el director del  IES Emilio Canalejo Olmeda, Manuel del Árbol, aseguró desconocer la denuncia interpuesta por CCOO ante la Inspección de Trabajo, aunque reconoció que el personal no docente del centro –administrativos, ordenanzas y limpiadores– había recibido una circular de la organización sindical animando a comunicar posibles incidencias por efecto del calor.

El pasado lunes, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO Andalucía, Diego Molina, había advertido de que la actual ola de calor "está provocando altas temperaturas en las aulas andaluzas, incumpliéndose en numerosos casos la normativa de riesgos laborales y poniendo en peligro la salud del alumnado y de los trabajadores de los centros educativos", por lo que instó al profesorado y al personal laboral a poner en conocimiento del sindicato si algún aula superaba los 27 grados para, de este modo, poder actuar ante la Inspección de Trabajo.

CCOO recordó que el Real Decreto 486/1997 sobre Seguridad y Salud en los Puestos de Trabajo determina que la temperatura que deben tener los locales donde se realizan trabajos sedentarios debe oscilar entre los 17 y los 27 grados centígrados.

En este sentido, el representante de CCOO recordó que "esta normativa no solo afecta a las aulas, sino también a las oficinas, talleres, pasillos, escaleras, comedores y a todas las instalaciones educativas", de ahí que advirtiera que su incumplimiento podría "poner en peligro la seguridad del alumnado y de los propios trabajadores de los centros".

Tal y como destacó Manuel del Árbol, el IES Emilio Canalejo Olmeda –cuyas nuevas instalaciones en la Avenida del Trabajo fueron inauguradas en 2014, tras una inversión de más de siete millones de euros– "se encuentra muy bien aislado térmica y acústicamente, pero no cuenta con equipos de climatización", por lo que en las plantas superiores y en algunas otras estancias "hace calor en estas fechas".

Los termómetros de los que están dotados los laboratorios del instituto o el propio Departamento de Física constatan que, en las horas centrales del día, el centro educativo alcanza en ocasiones los 33 grados, aunque "no se ha realizado ninguna medición oficial", según aclaró su director.

Tal y como avanzó ayer este periódico, los centros educativos montillanos han acogido de manera dispar la Orden emitida el pasado lunes por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía mediante la que se autoriza a reducir el horario lectivo "ante la situación excepcional de ola de calor que se está sufriendo en todo el país" y con el objetivo de "garantizar el bienestar del alumnado".

De este modo, la dirección del IES Emilio Canalejo Olmeda advirtió a alumnos y padres que la reducción del horario planteada por la propia Consejería de Educación y adoptada por muchos centros educativos podría afectar a la programación prevista para estos días, que incluye "actividades que desaconsejan la modificación del horario, como salidas extraescolares, pruebas de evaluación o exámenes".

"En condiciones normales, el centro debería acoger en estas fechas a unos 400 alumnos de Bachillerato y de Secundaria, ya que los de Formación Profesional solo acuden al centro para hacer los exámenes", explicó Manuel del Árbol, quien aseguró que, en el día de ayer, el centro vio descender la asistencia a clase en torno a un 90 por ciento.

Riesgos para la salud

Según la Federación de Enseñanza de CCOO Andalucía, el Real Decreto 486/1997 sobre Seguridad y Salud en los Puestos de Trabajo establece que, en invierno, la temperatura debe mantenerse entre 17 y 24 grados, mientras que en verano, la temperatura debe oscilar entre los 23 y los 27 grados centígrados para el caso de trabajos sedentarios compatibles con  los que se llevan a cabo en un centro educativo.

En ese sentido, CCOO denunció ayer que "estas temperaturas máximas se están incumpliendo en numerosos centros andaluces de todos los niveles educativos y tanto de titularidad pública como privada", de ahí que la organización sindical recordara que superar los 27 grados "puede dañar la salud y provocar catarros, molestias e incomodidad a los trabajadores y alumnado afectando a su bienestar, a la ejecución de las tareas y al rendimiento laboral y escolar", además de "poder dar lugar a pérdidas de conocimiento, mareos, vértigos, trastornos circulatorios y cardíacos".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos