:::: MENU ::::

22 de febrero de 2017

  • 22.2.17
El fotógrafo montillano Javier Portero inaugura hoy en el Centro Cívico "Patio del Limón" del barrio barcelonés del Born su primera exposición individual, una cuidada selección de nueve fotografías pertenecientes a su proyecto Ladríos del Corazón, ganador del Premi Visionat Enfocats 2016, con el que pretende sorprender al espectador tanto con el contenido de su trabajo, como con la puesta en escena.



Con una amplia trayectoria dentro de la fotografía de moda, además del desarrollo de diferentes trabajos de fotoperiodismo, Javier Portero ofrecerá en Barcelona –ciudad en la que ha desarrollado la mayoría de sus trabajos profesionales– su primera exposición individual, tras diez años dedicado al mundo de la fotografía, donde las emociones se presentan a golpe de imágenes.

El proyecto tiene su origen y desarrollo en Barcelona, entre los años 2010 y 2013, periodo en el que el joven montillano realizaba sus estudios de Fotografía y Creación Contemporánea en Idep Barcelona. "Este proyecto nació sin quererlo, sin una intención clara, solo de la necesidad de fotografiar", explicó a Montilla Digital el artista, quien señaló que se trata de un trabajo "duro", tanto para el propio autor como para los ojos que lo ven, "por su crudeza, composición, su poética encriptada y ese grito silencioso que imagen tras imagen golpea en la cara".

Una exposición que pretende remover los sentimientos y la mente del espectador y, además, sorprender gracias a una puesta en escena "impropia". Sin un cristal que pueda distorsionar la imagen, las nueve fotografías que conforman esta exposición se mostrarán directamente sobre la pared.

"Es una exposición que refleja rabia, amor, tristeza... y las imágenes merecen mostrarse en todo su esplendor para ver toda la calidad", señaló Portero, quien espera que su primera muestra individual llegue a un público muy diverso "y hagan estas fotografías suyas".

La fotografía de Javier Portero, quien reconoce que llegó al mundo de la fotografía de forma "accidental" una vez que se vio con una cámara entre las manos, se caracteriza por ser resultado de "un proceso complicado". "Soy de observar primero, salir a fotografiar después y, ya en casa, reflexionar sobre las imágenes que tengo; el proceso es complicado, porque aunque hay una intencionalidad al principio, hay un cúmulo de emociones a las que necesito darle nombre", aseguró.

Junto a esta exposición que permanecerá abierta hasta el próximo 18 de marzo, el joven fotógrafo seguirá mostrando su trabajo en otros espacios expositivos de la Ciudad Condal, a la vez que trabaja en nuevos proyectos que, en algunos casos, buscan la inspiración en sus raíces montillanas y, más concretamente, en Casa Palop.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos