:::: MENU ::::
clínica parejo y cañero - único hospital de día del centro de andalucía

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

22 de noviembre de 2021

  • 22.11.21
El Bruni Glass Iberia Montilla sufrió el pasado fin de semana una amarga derrota en un encuentro en el que los pupilos de Agustín Leiva fueron de más a menos. De hecho, el choque empezó muy bien para los intereses de los montillanos, que se hicieron rápidamente con el ritmo del partido ante un Colegio Virgen del Carmen incapaz de contener las acometidas locales. Gracias al trabajo de jugadores como Javi Baena o Jorge Delgado, a los que luego se sumaron otros como Garri o Mario Carmona, las primeras ventajas cayeron del bando montillano (18-10).

Sin embargo, a partir de ahí fue llegando la reacción visitante. El conjunto capitalino tomó la iniciativa a partir del segundo periodo, y fue recortando la diferencia progresivamente. Sería en el tercer cuarto cuando definitivamente lograse dar la vuelta al electrónico, gracias principalmente al rendimiento de Alfonso Sola, dando lugar a un tramo decisivo de máxima igualdad.

El Bruni Glass mejoró su imagen en los últimos diez minutos, aunque la inercia la seguía llevando el equipo carmelita. Eso sí, la renta del primer periodo aún le valdría para entrar en el último minuto con un punto de ventaja (61-60). Pero una nueva mala gestión de los compases finales propició un parcial visitante de 0-6 que acabó dando el triunfo al CV El Carmen por 61-66.

Bruni Glass Iberia Montilla 61--66 CV El Carmen

Bruni Glass Iberia Montilla: José Guillén (3), Jorge Delgado (14), Miguel Bellido (2), Manuel Lara (3), Antonio Garrido (14), Fran Algaba (4), Antonio Ruiz (7), Juanjo Muñoz (-), Alejandro Torreblanca (-), Rafa Sánchez (8), Mario Carmona (8) y Javi Baena (6).

CV El Carmen: Porras (4), León (6), Gómez (2), Velasco (-), Lozano (5), Luque (11), Fernández (4), Sola (26) y Tinahones (8).

Parciales: 18-10, 15-19, 18-21 y 10-16.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la sexta jornada de la liga provincial Senior masculina de baloncesto, disputado en el Pabellón Municipal de Montilla.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: CLUB BALONCESTO MONTILLA
  • 22.11.21
Montilla se convirtió este fin de semana en lugar de encuentro para decenas de aficionados a las artes marciales medievales de distintos puntos de España gracias a la celebración de Paléstrica 2021, un evento organizado por la Sala de Armas "Pedro del Monte", con el que se ha querido dar a conocer esta práctica marcial y situar a la localidad de la Campiña Sur Cordobesa, y especialmente el entorno del que fuera el castillo de El Gran Capitán, como referente para los aficionados a este deporte.


Con la Plaza de la Rosa y el entorno del histórico alhorí como telón de fondo –además del pabellón polideportivo, a donde se trasladaron algunos seminarios por las inclemencias meteorológicas–, más de medio centenar de personas han participado en los seminarios, exhibiciones y talleres didácticos impulsados en el marco de esta innovadora actividad.

Una cita que, como apuntó Pedro Velasco, organizador de Paléstrica 2021, pretende dar a conocer esta práctica marcial que cada día gana más adeptos en España. "La esgrima histórica es muy diferente a la esgrima deportiva que se puede ver en los Juegos Olímpicos, porque se utilizan reproducciones de armas históricas desde el siglo XV hasta el siglo XVII, y es una modalidad que no hace mucho que se practica en España", destacó.


Además, según indicó la concejala de Cultura en el Ayuntamiento de Montilla, Soledad Raya, Paléstrica 2021 ha servido como antesala a la recreación histórica medieval que el Consistorio prevé celebrar en el mes de diciembre de la mano de la misma asociación con el objetivo de dar a conocer este deporte y la historia del mismo.



I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 22.11.21
El delegado de Medio Natural y Carreteras de la Diputación de Córdoba, Francisco Palomares, informó del plan de actuaciones que se va a realizar en el marco del proyecto Mejora de destinos turísticos sostenibles de la provincia de Córdoba, dentro de la convocatoria del Programa de Fomento de Empleo Agrario (PFEA), en base a la resolución del pasado 20 de octubre de 2021.


El presupuesto total del proyecto asciende a 1.354.418 euros, de los que 934.089 euros se destinarán a subvencionar los costes salariales y las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social de trabajadores desempleados, preferentemente agrarios, para la ejecución de proyectos de interés general y social. El resto, 420.329 euros, corresponde a materiales, con una financiación del 75 por ciento correspondiente a la Junta de Andalucía, y un 25 por ciento financiado por la Diputación.

El diputado destacó que “se persigue realizar un conjunto integral de actuaciones sobre estas infraestructuras con el fin de adecentarlas, mejorarlas y ponerlas en valor para su uso y disfrute por parte de los ciudadanos y como anclaje de la población al territorio, sirviendo como base del desarrollo sostenible”.

Palomares resaltó que este programa “va muy enfocado a lo social, ya que va a suponer la contratación de un total de 20 oficiales y 516 peones y va a aportar valor añadido en los municipios en los que se va a actuar”. Los trabajos se van a desarrollar en 20 municipios de la provincia de Córdoba, 15 de ellos correspondientes a vías verdes y cinco áreas verdes sostenibles.

Como en años anteriores, se va a trabajar en dos líneas, el mantenimiento y conservación de vías verdes de la provincia (del Aceite, de La Campiña, de la Minería, del Guadiato, de La Maquinilla y de Fuente Obejuna) y en áreas verdes y recreativas de distintos municipios (Hinojosa, Espejo, Montalbán, Cañete de las Torres y Villafranca).

En el caso de las vías verdes, las actuaciones irán encaminadas fundamentalmente a la reposición de elementos y mobiliario en mal estado, como el vallado, la catelería, los bancos; y la mejora del sistema de drenaje.

En cuanto a los trabajos en distintos municipios, el proyecto contempla la adecuación del paque El Chorro (en Espejo), de la zona deportiva de Cañete de las Torres, de los senderos en Villafranca de Córdoba; mejora del camino del Santísimo Cristo, en Hinojosa del Duque; y la rehabilitación del parque El Pozuelo, en Montalbán de Córdoba.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 22.11.21
La Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque quiere recordar los cien años del nacimiento del escritor y bodeguero montillano José Cobos Jiménez con una conferencia de Antonio Varo Baena y una exposición de sus libros, en cuyas vitrinas también se pueden ver algunos libros míos que dediqué a este articulista. Varo ha calificado a Cobos como el Azorín montillano. Y creo que no se equivoca al llamarlo así. Tuve la suerte de compartir con él muchos fines de semana en Córdoba en los últimos años de su vida, cuando volvía de Montilla y partía para Sevilla cualquier domingo de aquellas semanas siempre recordadas, y compartíamos en unos y otros bares, o bien en la casa de alguno de sus hijos un almuerzo abundante de exquisiteces y tertulias golosas.


Era un escritor local. Escribía de Montilla. Y siempre he pensado y he escrito que ese es su gran valor. Saberse hijo de una tierra y aprender a amarla dejando el rastro de sus venas y de sus vísceras en la tinta impresa de los libros. Adoraba sus títulos, breves y bellos, como si fueran un poema comprimido en varias palabras, frases a veces robadas a un poema y que en la portada del libro cobraban una nueva identidad, otro significado, títulos que parecían proceder de aquella escuela que inauguró Marcel Proust con En busca del tiempo perdido y que alcanzó su cumbre con El desorden de tu nombre, aunque, dicho de paso, el título no es de Juan José Millás, solo lo ganó a un amigo jugando a las cartas. De esta escuela de títulos prodigiosos procede también Pepe Cobos. Baste recordar esta breve galería: Menos que nube, Al correr del tiempo, Corazón plural o Montilla, verde estrella.

Recuerdo cuando Manolo Cobos me mostró los folios de este último manuscrito. Le propusimos a su padre la publicación del libro. Él aceptó, después de añadirle algún capítulo más. Hice el prólogo y el Ayuntamiento lo publicó un año después. Le pedimos a Antonio Povedano la ilustración de la portada, que vio la luz sobre un fondo verde de hoja de pámpano. Manuel Ruiz Luque, como siempre, cuidó la edición.

Los años pasan en su fluido insobornable y la memoria, aunque ya deteriorada, conserva algunas imágenes inalterables en su poso. Siempre recuerdo a Pepe Cobos sentado a la mesa de alguna terraza, frente a la estación de ferrocarril, con el puño cerrado de su mano derecha en el que a veces apoyaba el mentón. Bebía tinto de Valdepeñas. Hablaba. Le gustaba hablar. De vez en cuando, hacía unos mohínes que lo llevaban a mover su nariz celestial y que lo caracterizaban. Era de oratoria fluida y elegante. Le gustaba escuchar a su interlocutor y mostrarle trozos de su vida como el carnicero que despedaza la pieza para ofrecer la porción medida, justa y limpia.

Hablamos entonces tanto de aquellos libros que nunca escribió, que nunca supe por qué alguien como él un día opta por abandonar la pluma o la máquina de escribir y solo esboza delante de los amigos los manuscritos de escritura encriptada en el olvido o en cualquier otro lugar al que nadie tiene acceso, tampoco él. Nunca sabré por qué alguien decide no escribir más o por qué piensa que su obra ya está ultimada, cerrada para siempre, sin saber acaso que un escritor nunca es dueño de sus propias palabras ni de su indeclinable destino. Y Pepe Cobos lo sabía, pero la vida le había golpeado sin compasión. Ahora, allí sentado, escuchando el silbido de los trenes que partían a cualquier rincón del mundo o que regresaban de cualquier otro ángulo de la vida que ya no ansiaba conocer, él se debatía entre un tiempo luminoso que se diluía en sus recuerdos y un futuro brumoso que pisaba sin mucho entusiasmo.

Pero le bastaba con que la conversación se encendiera un tanto para que los fantasmas difusos del desencanto se borraran en el frío inclemente de aquellos inviernos cordobeses. Nunca sabremos qué sueños masticaba en lo más hondo de su espíritu ni qué libros hubiera escrito si la vida le hubiese otorgado algunos otoños más de aquella felicidad serena con la que alimentaba sus días últimos.

En las cartas que su familia ha cedido para esta exposición, el visitante puede conocer la correspondencia que el escritor montillano mantuvo con Azorín, El Caballero Audaz o Dámaso Alonso, entre otros muchos. Con él se fue un modo de entender la vida, de compartirla, como se desprende de estas misivas, de mirar al pueblo, esa capacidad para describir las cosas pequeñas y para amar esos detalles nimios e insignificantes que hacen de cada día un hogar que huele a pan recién horneado y que nadie ve a no ser que alguien como él nos advierta del peligro de cruzar el lugar sin apercibirnos de pon dónde andamos.

Lo recuerdo siempre elegante, cercano, soportando el peso de la tristeza con una disciplina espartana, reventando a cada instante el dolor como si fuese un globo de feria, que flota a nuestro alrededor sin alcanzar nunca los tejados de la ciudad ni el azul del cielo. Lo veo sentado a nuestro lado, empuñando su bastón, mirando a ninguna parte o hacia dentro de él mismo, consciente de la labor bien hecha e inacabada, pero hermosa, sencilla, equilibrada, con las aspiraciones precisas de quien solo aspira a contar, pisando con sus botas el terruño donde nació, la vida que nos ha dejado en unos cuantos libros: breves, coherentes, bien medidos en su narrativa y en sus aspiraciones. Me gusta leerlo y releerlo. De él he aprendido que hay que saber mirar las cosas como si fueran menos que nube, con un corazón plural a prueba de sobornos emocionales, a la par que andamos al correr del tiempo, persiguiéndolo en sus bucles y controlándolo con la palabra clara, cristalina, justa, imprescindible. Eso es la escritura, me diría él. Cómo lo sabía.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
  • 22.11.21
Con el objetivo de fomentar el consumo en los establecimientos locales, el Ayuntamiento de Montilla ha lanzado un mapa geolocalizado con la oferta comercial de la ciudad de cara a la celebración del Green Friday, una iniciativa que desde hace varios años se desarrolla coincidiendo con el Black Friday que, lejos de fomentar el consumo abusivo en grandes superficies o plataformas digitales, apuesta por el comercio de proximidad y la sostenibilidad.


En este sentido, según apuntó el teniente de alcalde de Desarrollo Local, Manuel Carmona, la celebración de esta jornada en Montilla se aleja de la idea de grandes descuentos para fomentar un consumo poco responsable, y se trata de concienciar de la importancia de seguir apostando por los establecimientos locales. "Lo que pretendemos es poner en valor ese comercio de cercanía, accesible, y que ofrece un servicio personalizado", apostilló el edil.

Para ello, y con el objetivo de dar a conocer toda la oferta existente a montillanos y visitantes, el Consistorio ha desarrollado un mapa geolocalizado con la información necesaria sobre cómo se puede acceder a ellos, además de aportar información sobre las zonas de aparcamiento existentes en el entorno del centro de la ciudad, "incidiendo la facilidad de poder aparcar 40 minutos gratis en los párkings de Montilla más cercanos a estos comercios”.

Una herramienta, apuntan desde el Consistorio, cuyo objetivo es “mostrar a nivel comarcal la cantidad de comercios, la amplia variedad y el fácil acceso que existe en Montilla para comprar”. Además, según indicó el técnico de Comercio, Narciso Ruiz, si algún comercio no se encuentra en este mapa, puede escribir a comercio@montilla.es para que se añada, ya que este mapa continuará activo de cara a la campaña de Navidad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

  • 22.11.21
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja remitida por una vecina de Montilla por la falta de bancos en el último tramo de la Avenida de Andalucía. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.


Hace más de tres años solicité al Ayuntamiento de Montilla que se instalaran nuevos bancos en el último tramo de la Avenida de Andalucía pues, desde el cruce de la calle Julio Romero Torres hasta la Avenida de Europa, apenas existía algún banco en ambas aceras. La falta de un lugar donde poder descansar impedía que mi marido –con dificultades de movilidad a consecuencia de un ictus– pudiera pasear cerca de casa, pues no tenía ningún banco en un tramo bastante amplio.

Entonces, a través de un escrito, desde el Área de Urbanismo me informaron que la instalación de los bancos era una de las mejoras previstas con las actuaciones de remodelación que a lo largo de los últimos meses se han llevado a cabo en dicha avenida. Y sí, hay más bancos, pero todos en la misma zona.

Después de casi un año esperando a que culminaran las obras, mi marido y yo misma nos encontramos con la sorpresa de que los nuevos bancos están instalados en el tramo desde la calle Molinos de Viento hasta la altura del acceso de Bodegas Pérez Barquero. A partir de ahí, nada.

No entiendo cómo, a pesar de mi escrito y después de haberse ampliado el acerado, el Ayuntamiento vuelve a dejar sin una zona de descanso a todos los vecinos que vivimos y paseamos por esta zona y que, en casos como el de mi marido, necesitan un espacio donde tomar un respiro. Por ello, solicito que se estudie la instalación de nuevos bancos pues es una zona de paseo para muchos montillanos.

LUISA JIMÉNEZ PARRA


NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.


GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


REMONTAMOS - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos