:::: MENU ::::

23 de agosto de 2020

  • 23.8.20
La Abuela Carmen ha dado un paso más en su apuesta por la innovación y la calidad. La compañía andaluza, con sede en Montalbán de Córdoba y pionera en la elaboración del ajo negro, además de creadora de la cebolla negra, presenta la mandarina negra, un producto que es fruto de un largo proceso de investigación que ha dado como resultado un innovador condimento culinario para aromatizar platos y bebidas



Al igual que el limón negro, su otro hermano cítrico de la empresa, la mandarina negra es el resultado de un proceso natural, caracterizado por la baja humedad y una temperatura controlada, en el que la materia prima no es sometida a ningún otro tipo de ingrediente ni aditivos.

Gracias a este proceso de transformación, la mandarina negra mantiene todos sus nutrientes originales que, incluso, son potenciados gracias a la concentración de los mismos. Así, junto a un elevado contenido en vitamina C –que supera en el 200 por ciento al de la mandarina fresca–, este novedoso condimento culinario destaca por su contenido en potasio y en fibra.

La mandarina negra de La Abuela Carmen tiene un sabor intenso y acaramelado y combina a la perfección con platos dulces y salados. Su presentación en rodajas la hace ideal para aromatizar y decorar vermús, sangrías, bebidas espirituosas y aguas.

Con la mandarina negra, La Abuela Carmen vuelve a ser pionera en la producción de este alimento cultivado y desarrollado en España, gracias al departamento de I+D+i de la firma, que ha reforzado también su línea bio u organic, lanzando el limón megro ecológico, que cuenta con la debida supervisión desde la plantación hasta el procesado del producto, lo que permite obtener dicha certificación y convertirse así en el único productor europeo de este alimento.

La Abuela Carmen

La empresa que comercializa bajo la marca La Abuela Carmen tiene su sede central en Montalbán de Córdoba, donde cuenta con más de 5.000 metros cuadrados. También dispone de instalaciones en Santaella, de más de 12.000 metros cuadrados, dedicadas a la limpieza, clasificación del ajo y almacenaje.

Desde hace unos diez años, La Abuela Carmen viene apostando por nuevas alternativas de comercialización para el ajo a través del procesado de productos de cuarta y quinta gama. Comercializan productos como ajo en conserva para ensaladas o pastas (en aceite de oliva a las finas hierbas, al pimentón, picante), ajo pelado, picado, laminado, frito en aceite de oliva (su producto más demandado), deshidratado o pulpa de ajo. Tienen igualmente una línea de productos ecológicos certificada por Ecovalia.

También en colaboración con el centro Ifapa de Palma del Río, en 2013 pusieron a punto la producción de ajo negro, donde a partir de ajo fresco y mediante un proceso que combina temperatura y humedad produce un ajo fermentado con múltiples propiedades saludables. Han sido pioneros en Andalucía en su producción.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN




DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos