:::: MENU ::::

2 de noviembre de 2019

  • 2.11.19
La Plaza de la Aurora se convirtió ayer de nuevo en lugar de encuentro para centenares de montillanos y visitantes que cada primero de noviembre, desde hace tres décadas, acuden a la llamada de la Centuria Romana Munda para disfrutar del gran ambiente que se genera en torno a su paella gigante, una iniciativa con la que este colectivo quiere agradecer el apoyo que reciben por parte de la ciudad de Montilla en cada una de sus actividades.







Reconocida como una de las citas más emblemáticas de la Centuria Romana montillana con sus vecinos, la Paella Gigante congregó a cientos de personas para disfrutar de las cerca de 3.500 raciones que se vienen repartiendo edición tras edición. Para ello, se utilizaron 15 litros de aceite de oliva, 20 kilos de ajos, 80 kilos de carne, otros 200 de arroz, 50 kilos de tomate y 40 de pimientos, además del mariscos.

A su vez, los cocineros, que utilizaron paletas de 4 metros de largo para remover el almuerzo, tuvieron que prestar especial atención a una inconmensurable candela alimentada por unos 1.000 kilos de leña que, desde primeras horas de la mañana, caldearon el ambiente en este enclave de la barriada de El Gran Capitán.







La comida, que fue acompañada con vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, concluyó con un postre muy especial. Y es que, al igual que otros años, los romanos sirvieron unas exquisitas raciones de gachas del Día de Todos los Santos, uno de los platos más significativos de esta efeméride que también puede degustarse en otras localidades del Valle de Los Pedroches como El Guijo, Villaralto, Pedroche o Alcaracejos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos