:::: MENU ::::

20 de julio de 2019

  • 20.7.19
El Ayuntamiento de Montilla, a través del Área de Medio Ambiente y con la colaboración de la empresa de limpieza viaria Cespa, ha puesto en marcha una nueva campaña dirigida a la concienciación de los propietarios de mascotas sobre la obligatoriedad de recoger los excrementos de la vía pública, así como impulsar el uso de agua y vinagre para la limpieza de los orines.



De esta forma, junto a la campaña Tu caca me suena que el Consistorio viene desarrollando desde hace varios años para reducir la presencia de excrementos en el viario público, la nueva propuesta invita, a los propietarios de mascotas, además, a portar una pequeña botella de agua y vinagre para eliminar los malos olores causados por los orines de los perros en los espacios públicos.

Bajo el lema Al pipí de tu perrito, échale un chorrito, el Consistorio pretende concienciar a la ciudadanía de la necesidad de adoptar estas "sencillas medidas" para "mejorar la salubridad de todo el municipio". "Queremos una ciudad limpia y saludable, por eso pedimos que las personas que tengan perro sean responsables y recojan sus excrementos, y evitar que los orines generen malos olores en las aceras, fachadas y mobiliario público", destacó el concejal de Servicios Públicos, Emilio Polonio, sobre la nueva campaña de sensibilización puesta en marcha.

Para ello, el Ayuntamiento ha desarrollado varias mesas informativas en distintos puntos de la ciudad en las que se han repartido cerca de medio millar de botellines para llenar con agua y vinagre, una mezcla que elimina el olor de los orines y evita que ese punto sea utilizado por otros perros para hacer sus necesidades, así como portabolsas para favorecer la recogida de los excrementos.

Por otro lado, la campaña contra los excrementos y orines en la vía pública continuará activa con la colaboración de los diferentes centros y clínicas veterinarias de la ciudad, que ofrecerán información sobre esta campaña y repartirán este material entre sus clientes.

Asimismo, el edil de Servicios Públicos insistió que, además de concienciar a los propios propietarios de las mascotas para que retiren de la vía pública sus excrementos, también es necesaria la colaboración ciudadana a través de la denuncia de este tipo de prácticas. "Todos nos quejamos de la suciedad que existen en muchas de nuestras calles y espacios públicos, pero debemos ser conscientes de que es necesario denunciarlo. No ocurre nada por hacerlo y se favorece que exista esa limpieza", indicó.

El incumplimiento de las ordenanzas municipales podrá conllevar sanciones que van desde los 75 a los 500 euros de multa, dependiendo de la gravedad de la infracción, entre las que se recogen, además del abandono de los excrementos en vía pública, otros aspectos como la falta del microchip identificativo obligatorio o el incumplimiento de las normas de seguridad en el caso de las razas potencialmente peligrosas.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos