:::: MENU ::::

10 de mayo de 2018

  • 10.5.18
La declaración de San Juan de Ávila como Hijo Adoptivo de Montilla está más cerca. El alcalde de la localidad, Rafael Llamas, ha acordado abrir hoy el expediente administrativo que permitirá, conforme al Reglamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Montilla, reconocer al último Doctor de la Iglesia universal coincidiendo con el 450 aniversario de su muerte, que se conmemorará el 10 de mayo del próximo año.



El anuncio de la apertura de este expediente, cuya instrucción asumirá el propio alcalde “con la intención de encontrar el máximo consenso posible”, se ha producido durante la recepción oficial que la Corporación municipal ha brindado al cardenal turolense Juan José Omella y Omella.

Tal y como adelantó en primicia Montilla Digital, el arzobispo de Barcelona visita hoy Montilla para presidir los actos litúrgicos en honor de San Juan de Ávila, una efeméride que reúne a esta hora de la mañana, en la Basílica Pontificia de la calle Corredera, a más de 200 sacerdotes de la Diócesis de Córdoba y a varios obispos españoles, encabezados por el sucesor de Osio, Demetrio Fernández.

“Si la Europa actual es heredera de un pensamiento y de unos hechos políticos y sociales gestados en los siglos del Renacimiento, bien podemos decir que Montilla, en su época áurea del siglo XVI, participó de manera incontestable gracias a intelectuales como el Maestro Ávila, una personalidad inevitable a la hora de abordar esa corriente del pensamiento, nacida en Europa, llamada humanismo”, ha subrayado Rafael Llamas.

El primer edil montillano ha destacado que “la prolongada y fructífera residencia en Montilla de San Juan de Ávila, hasta su fallecimiento el 10 de mayo de 1569, deja constancia del peso espiritual e intelectual ejercido desde Montilla a la hora de comprender el pensamiento europeo marcado por los fenómenos de la Reforma luterana y la Contrarreforma católica puesta en marcha por el Concilio de Trento, en cuyo contexto, la obra del Maestro Ávila es clave”.

Para Rafael Llamas, “reconocer la influencia del Maestro Ávila en el pensamiento actual y poner en evidencia que Montilla ejerció de núcleo de difusión de dicho pensamiento es un valor del patrimonio cultural e histórico de Montilla que estamos obligados a conservar y difundir y que, con ocasión de la conmemoración el próximo año del 450 aniversario de la muerte en nuestra ciudad de San Juan de Ávila, va a otorgar a Montilla una oportunidad única para darse a conocer al exterior y propiciar la llegada de visitantes atraídos por ese rico patrimonio histórico, cultural y patrimonial montillano al que, como representantes de los intereses generales de la ciudadanía, estamos obligados a promocionar”.



La apertura del expediente administrativo para declarar Hijo Adoptivo de Montilla a San Juan de Ávila llega casi siete años después de un primer intento, siendo alcalde de la localidad Federico Cabello de Alba. Entonces, la propuesta del Partido Popular no recibió el respaldo ni de Izquierda Unida –que consideró que las causas que se esgrimieron en ese momento desde la Alcaldía “no justificaban la propuesta”– ni del PSOE –que afeó las “formas” empleadas por el anterior regidor al no haberse “preocupado de propiciar el consenso” con el resto de grupos–.

Una figura clave del Siglo de Oro

San Juan de Ávila fue fundador de centros de Teología y Humanidades en Baeza, Granada y Córdoba, así como de varios colegios en Jerez, Priego, Montilla, Úbeda, Sevilla, Alcalá de Guadaira, Palma del Río y Écija. Sus reliquias presiden el altar de La Encarnación, una iglesia situada en la calle Corredera cuya construcción comenzó en 1726 y que, por diversos avatares históricos, no fue concluida hasta 1944.

Orientador espiritual de San Francisco de Borja, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús y Fray Luis de Granada, este montillano adoptivo preparó escritos y memoriales para los concilios de Trento y Toledo, contribuyendo en gran medida a la posición preeminente que ostentó la localidad durante el Siglo de Oro.

El 7 de octubre de 2012, el Papa Benedicto XVI proclamó Doctor de la Iglesia Universal a San Juan de Ávila. Dos minutos antes de que el reloj de la plaza de San Pedro marcara la diez de la mañana, el Sumo Pontífice reconoció el doctorado del asceta manchego, que nació en Almodóvar del Campo el 6 de enero de 1500, ante la presencia de decenas de montillanos que se desplazaron hasta Roma para presenciar en directo este acontecimiento histórico. Con esa proclamación, San Juan de Ávila se unía a otros grandes doctores de la Iglesia nacidos en España como San Isidoro de Sevilla (560-636), Santa Teresa de Jesús (1515-1582) y San Juan de la Cruz (1542-1591).

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos