:::: MENU ::::

15 de julio de 2017

  • 15.7.17
El Paseo de las Mercedes acogió anoche uno de los actos más emblemáticos de la Feria en honor de San Francisco Solano: el pregón que, desde el año 2008, pronuncia algún montillano ausente y que, en esta ocasión, correspondió a la ingeniera agrónoma montillana María Dolores Raigón Jiménez, profesora de la Universidad Politécnica de Valencia.





El acto, que debía haberse celebrado en la noche del pasado martes y que fue aplazado con motivo del duelo oficial decretado por el Ayuntamiento de Montilla tras el fatal accidente de tráfico en el que fallecieron dos vecinas de la localidad, reunió a un gran número de montillanos que no quisieron perder la oportunidad de acompañar a María Dolores Raigón en el recorrido que ofreció por sus recuerdos e imágenes de la infancia.

La presentación de la pregonera corrió a cargo de Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles, quien esbozó una cariñosa semblanza de una mujer que, durante su alocución, recuperó las estampas de aquellos niños montillanos que jugaban a la corosa o a los cromos, y que disfrutaban de meriendas que, excepcionalmente, consistían en un joyito de aceite o en el apreciado turulate.

"Los recuerdos de Montilla florecen como los sentidos, y éstos eran cambiantes en función de la época del año: los sabores, los colores, los olores, las formas y los sonidos, cada momento tenía su especial recuerdo", aseguró la pregonera, a la vez que recordó las tradiciones, sabores y olores de la Semana Santa o del Día de la Aurora.

Asimismo, María Dolores Raigón no quiso olvidar el origen de su carrera como ingeniera agrónomo en el Colegio San Luis y San Ildefonso donde, como aseguró, recibió la formación que marcaría su futuro como catedrática de Escuela Universitaria del Área de Edafología y Química Agrícola, adscrita al Departamento de Química de la Universidad Politécnica de Valencia.





La pregonera no dejó pasar la ocasión de destacar la apuesta del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Montilla por el "desarrollo sostenible" de la ciudad, así como de algunas empresas montillanas "que han realizado una apuesta por el sector agroecológico como modelo de calidad y de futuro".

Por último, María Dolores Raigón compartió algunos recuerdos más "livianos" de la Feria de El Santo, días de "bullicio y gente en la calle" que marcaban un cambio en la paz y en la tranquilidad habitual del verano, hasta convertirse en unas fiestas que han "evolucionado con la magnitud de Montilla y que hoy en día configura ese espacio de reencuentro de familiares y amigos, para disfrutar del lugar común".

"Montilla bien merece un recuerdo y hoy, con la memoria en alto, y mi copa más alta todavía, brindo con y por mis paisanos para que podamos disfrutar durante mucho tiempo de las fiestas de San Francisco Solano", concluyó María Dolores Raigón, quien compartió un brindis con el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, y representantes de todos los grupos municipales.

Por último, el grupo montillano Ke'arte, formado por Mariví Herencia y Curro Cruz, fue el encargado de entonar las tradicionales coplas de El Santo que ayer cobraron especial sentido coincidiendo con la festividad del patrón de Montilla.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
REPORTAJE GRÁFICO: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos