:::: MENU ::::

22 de junio de 2016

  • 22.6.16
El proyecto de cualificación e inserción laboral de personas con discapacidad leve desarrollado por la Fundación Social Universal (FSU) de Montilla bajo el título de Elaboración y comerciallización de productos de repostería ha sido reconocido en la primera edición de los Premios Emprendis que promueve la Fundación Ayesa, una entidad con sede en Sevilla que pretende favorecer el avance de la sociedad mediante el fomento de la innovación y el desarrollo profesional.



El galardón, dotado con 5.000 euros en metálico, "va a suponer un impulso importante en la labor que la Fundación Social Universal viene desarrollando para mejorar la cualificación y hacer efectiva la inserción laboral de un grupo de personas con capacidades diferentes de Montilla", tal y como reconoció el secretario de la entidad, Manuel Ruz Feria.

La Fundación Ayesa apuesta por acercar a las personas con discapacidad a un empleo que les sirva como herramienta fundamental para su inclusión social, además de favorecer la igualdad de oportunidades y el desarrollo integral y la mejora de la calidad de vida de este colectivo.

En su primera edición, los Premios Emprendis han querido reconocer la labor que la Fundación Social Universal, con el apoyo del Ayuntamiento de Montilla y la Asociación Montilla Integra, está llevando a cabo para empoderar en conocimientos, habilidades y estrategias un grupo de personas con diversidad funcional leve para incorporarse al mercado laboral, principalmente mediante la constitución de una empresa de repostería.

Desde el pasado mes de marzo, un grupo de diez jóvenes con edades comprendidas entre los 17 y los 35 años están teniendo la oportunidad de participar en un proceso formativo que trata de mejorar su empleabilidad y facilitar su crecimiento personal a través de la adquisición de los conocimientos, habilidades y destrezas necesarias para poder realizar una actividad productiva en el sector de la repostería y la restauración. El taller abrió sus puertas dos días a la semana, a razón de cuatro horas diarias, con un cómputo total de 300 horas, repartidas entre los meses de marzo a octubre.



Durante el programa de clases se están impartiendo, de manera alterna, módulos formativos de aprovisionamiento, preelaboración y conservación culinarias, manipulación de alimentos de alto riesgo, prevención de riesgos laborales, elaboración culinaria básica y orientación vocacional y profesional.

"Se trata, por tanto, de trabajar no solo aspectos técnico-productivos sino además aquellos relacionados con la autonomía en la vida cotidiana, el disfrute de una vida social activa, la gestión del hogar, habilidades de relación y por supuesto orientación formativa y laboral, ya que el fin último de la actividad es la inserción social y laboral de los participantes", explicaron los promotores de la actividad.

Con un enfoque eminentemente práctico basado en la metodología de “aprender haciendo”, y de la mano de dos monitores especialistas en repostería y trabajo social, los beneficiarios de este taller conocerán todo el proceso productivo desde la elaboración y envasado de los productos hasta su promoción, distribución y venta; así como otras tareas básicas de gestión de una empresa de estas características como control de calidad, sistemas de registros, atención con clientes y proveedores, etc.

La ejecución de este novedoso proyecto se ha hecho realidad a raíz de la firma de un convenio de colaboración en el que el Ayuntamiento de Montilla aporta la cantidad 4.652 euros en gastos de monitoría, alquiler de cocina y materiales; la FSU compromete un montante de 3.652 euros en costes de monitores, y la Asociación Montilla Integra contribuye con un aporte de 1.532 en productos de alimentación, limpieza y seguro de participantes.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos