:::: MENU ::::

15 de julio de 2020

  • 15.7.20
Montilla Digital se hace eco en su Buzón del Lector de una queja remitida por un usuario de la Biblioteca Pública Municipal acerca de los horarios y de los días de apertura del servicio. Si desea participar en esta sección, puede enviar un correo electrónico a la Redacción del periódico exponiendo su queja, comentario, sugerencia o relato. Si quiere, puede acompañar su mensaje de alguna fotografía.



"Disculpen las molestias". Ese es el lema de la Biblioteca Municipal de Montilla con el que presenta sus carteles de aviso de modificaciones en el horario. Un horario que es de todo menos habitual pues rara vez se aplica el "horario habitual".

Dada la situación excepcional por la que pasamos, no es de extrañar que tengamos que renunciar a ciertas comodidades que por derecho nos pertenecen, como disponer de una biblioteca pública en una ciudad como Montilla. Aún así, no es excepcional que el servicio necesario que presta la biblioteca sea tan discontinuo y poco previsible, ya que la mayoría de las veces que alguien acude se encuentra la puerta cerrada de manera temporal. Y es que cuando llegan épocas típicamente vacacionales parece que la biblioteca no se salta ni una.

Ahora que vivimos una situación de incertidumbre, con tantos nuevos héroes del Estado, podría parecer que la salvación está asegurada. Sin embargo, por duro que sea decir esto, esos héroes solo están cumpliendo con su trabajo. Al igual que si hay un incendio, un bombero tiene que acudir, cuando hay una crisis sanitaria, los agentes sanitarios tienen que trabajar.

Cuando un bombero no apaga fuegos, está en el cuartel en guardia esperando. Por eso tienen unas condiciones laborales distintas a las de un trabajador medio. Me refiero a su tipo de jornada laboral pues, al igual que a los médicos de hospitales que les toca no dormir algunas noches por tener el servicio de urgencias, ambos disponen de condiciones más flexibles en su horario laboral para adaptarse mejor a esas situaciones impredecibles.

No es así con el personal de la Biblioteca de Montilla, cuyas horas de trabajo se conocen de antemano, no habiendo situaciones sobrevenidas que requieran hacer cambios cada dos por tres en el horario. Es decir, no hay motivo lógico que explique esa incertidumbre.

Por eso, resulta justo decir que alguien en el Ayuntamiento de Montilla no cumple con su trabajo. Desconozco quién es el o la responsable, pero tengo clara la consecuencia: un servicio de biblioteca pésimo. Probablemente no sea justo hablar del servicio basándome en su ausencia (biblioteca cerrada). Quizás lo más correcto sería hablar de cómo es el servicio cuando sí está abierta la biblioteca. Sin embargo, esto es lo que hay, ya que la biblioteca estaba cerrada cuando debía estar abierta.

Por mucho que uno trate de organizar su estudio, nunca puede predecir los vaivenes en el horario de la biblioteca. Más allá de las indicaciones en carteles colocados en el Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio" –del que se dijo, en principio, que sería la Casa de la Juventud, algo que queda lejos ya– uno no puede encontrar información sobre el estado de la biblioteca ni de su horario en otra parte. Es más, el "horario habitual" (refiriéndome a ese que nunca fue habitual) no se puede encontrar a no ser que se busque la noticia de reapertura en las web de noticias locales.

Es una pena que siendo Montilla lo que es y sabiéndose de la importancia que tiene la biblioteca no solo para los montillanos sino para vecinos de localidades próximas cuyos ayuntamientos no alcanzan a disponer de una biblioteca en condiciones, no se cuide este servicio como se merece.

No creo que sea mucho pedir que se cumpla el horario de la biblioteca y que se pueda consultar cuando está abierta de una manera cierta y oficial, sin necesidad de ir físicamente a comprobarlo. No entiendo qué problema hay en trabajar un día laborable; tampoco entiendo la razón para cerrar la biblioteca dos semanas en Navidad si aquí se trabaja todos los días laborales y algunos, también, todos los festivos. En definitiva, es una pena –por no decir una vergüenza– que en una ciudad tan grande y de buen nombre como Montilla no tengamos la biblioteca que nos merecemos.

El 31 de mayo del año pasado envié sugerencias al Ayuntamiento de Montilla mediante el Registro de Entrada de la Sede Electrónica. Sugerencias que no han sido respondidas a pesar de que ha habido tiempo. En dichas sugerencias solicitaba que se tomen en serio la Biblioteca, ya que un servicio de calidad podría no solo mejorar el estudio de los usuarios sino, también, repercutir en los bares y copisterías cercanos, atrayendo a estudiantes de localidades vecinas como Espejo o Montalbán.

Explícitamente solicité que se ofreciera información actualizada sobre el estado de la biblioteca en un canal oficial y telemático, es decir, que uno desde casa pudiera saber de antemano si va a tener sitio disponible cuando llegue a la biblioteca y hasta qué hora se va a poder quedar. Después de aquello creo que se amplió el horario pero, claro, de nada sirve ampliar el horario cuando no se cumple.

Hace dos semanas que he vuelto a intentar comunicarme con el Ayuntamiento por su Sede Electrónica para que me den explicaciones de lo que ocurre y sigo a la espera de una respuesta. Tengo comprobado que no soy el único que va a la Biblioteca un día aparentemente laboral –pero que da la casualidad que es próximo a un festivo como, por ejemplo, un 29 de diciembre o un 10 de julio por la tarde– y se encuentra con la tomadura de pelo de que hay que disculpar las molestias. Por favor, quien sea responsable, póngase las pilas y hágase cargo para terminar con esta mala costumbre.

ENRIQUE PAREDES SÁNCHEZ
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ (ARCHIVO)

NOTA: Los comentarios publicados en el Buzón del Lector no representan la opinión de Montilla Digital. En ese sentido, este periódico no hace necesariamente suyas las denuncias, quejas o sugerencias recogidas en este espacio y que han sido enviadas por sus lectores.



DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos