:::: MENU ::::

2 de junio de 2016

  • 2.6.16
La Corporación Municipal reconoció anoche, de forma unánime, la trayectoria vital y política de Antonio Carpio Quintero, alcalde de Montilla entre los años 1995 y 2007 y fallecido el pasado 19 de junio a los 68 años de edad. Durante el transcurso de una sesión plenaria de carácter extraordinario, los cuatro grupos políticos con representación en el Ayuntamiento decidieron nombrar al que fuera regidor de la localidad como Hijo Adoptivo de Montilla a título póstumo, conforme a las disposiciones del Reglamento de Honores y Distinciones que el propio Consistorio aprobó en el año 2004.





La iniciativa, impulsada por el Grupo Municipal de Izquierda Unida (IU), se complementa con la designación de la Casa de la Juventud con el nombre del exregidor montillano, de modo que el edificio enclavado en la Ronda de Curtidores pasará a denominarse Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio".

“Se trata de un edificio muy idóneo por el perfil humano y político de Antonio Carpio, que ha sido siempre un defensor de la cultura y una persona culta”, afirmó el teniente de alcalde de Bienestar Social, Francisco Lucena, que ha sido el instructor del expediente administrativo que el actual regidor montillano, Rafael Llamas, ordenó poner en marcha para reconocer, a instancias de IU, al que fuera cuarto alcalde de la democracia en la localidad.

Precisamente, el primer edil aseguró durante su intervención que “cuando una ciudad tiene motivos para otorgar honores y distinciones a uno de sus ciudadanos, y así lo hace, se está honrando y distinguiendo a sí misma”. En ese sentido, Rafael Llamas defendió anoche que “unir el nombre de Antonio Carpio Quintero al de Montilla es un honor para esta ciudad” y se mostró convencido de que su antecesor en el cargo “fue un buen alcalde porque era una buena persona”.

“Desde la sencillez, la humildad, la cercanía, la honradez y la sinceridad, Antonio ejerció su cargo de alcalde demostrando que la política es una herramienta extraordinaria para mejorar la vida de las personas”, manifestó ayer Rafael Llamas, quien transmitió a la familia del homenajeado “el sentimiento de gratitud que esta ciudad guarda hacia la persona de Antonio Carpio Quintero y el orgullo de que su memoria permanezca viva en su ciudad, en su Montilla”.



Por su parte, el teniente de alcalde de Bienestar Social hizo hincapié en que la distinción a la que dio luz verde el Pleno de la Corporación no se circunscribía exclusivamente a la faceta política de Antonio Carpio. “Sobre todo, es el reconocimiento a un extraordinario vecino, amigo, compañero y a un ejemplar ciudadano”, resaltó Francisco Lucena.

De otro lado, el portavoz de Comprometidos por Montilla, Luis López, mostró sus respetos hacia “quien demostró ser el alcalde de toda la ciudadanía durante tres mandatos” y que “representó Montilla como digno hijo y vecino de ella”. Igualmente, el edil andalucista aprovechó su intervención para aclarar que su formación nunca ha estado en contra de que se rotule la Casa de la Juventud con el nombre de Antonio Carpio.

“Sencillamente, Comprometidos por Montilla ha sido siempre reticente a poner nombres de políticos a edificios públicos o calles, fundamentalmente porque sería injusto que alguien de una ideología contraria llegase en cualquier momento y le quitase ese honor”, defendió Luis López quien, no obstante, estuvo de acuerdo en el homenaje al exregidor montillano.





Asimismo, la concejala popular Cristina Alguacil, tras reconocer la labor “como alcalde y como concejal” de Antonio Carpio, criticó el “procedimiento” seguido por el equipo de gobierno para sacar adelante este acto de homenaje. “En las diferentes comisiones, el Grupo Popular pidió que se diera contestación a otras solicitudes que había para darle nombre a la Casa de la Juventud y no tenemos constancia de que se haya hecho”, dijo Cristina Alguacil, para recordar a continuación que durante la anterior Corporación se llegó a un acuerdo por parte de todos los grupos políticos para dejar pasar un tiempo en este tipo de reconocimientos y, de este modo, permitir que hubiese cierta perspectiva histórica a la hora de valorar la conveniencia o no de denominar un edificio público con el nombre de cualquier persona.

En representación del Grupo Municipal de IU, Conchi Espejo agradeció “todas las adhesiones que, de corazón, se han sumado para que esta iniciativa salga adelante”, mientras que el portavoz socialista, Francisco García Zamora, se mostró convencido de que “Montilla debería mantener en la memoria a Antonio Carpio, persona querida y estimada por quienes le conocimos. Y una manera para hacerlo –defendió García Zamora– es designando con su nombre un edificio municipal de las características del que actualmente alberga los servicios municipales de Cultura y la Biblioteca”.

“Estamos ante el reconocimiento a una persona que, sin haber nacido en Montilla, decidió ser montillano y dedicar gran parte de su vida a mejorar su ciudad y a trabajar por ella desde un ámbito al que supo darle dignidad y respeto: la política”, recalcó el portavoz del Grupo Municipal del PSOE.

Tras la aprobación unánime del acto de reconocimiento a Antonio Carpio, el alcalde y los veinte concejales de la Corporación se sumaron a la ovación que le brindaron los montillanos que abarrotaron el salón de plenos, muchos de ellos compañeros de escaño en los primeros años de democracia o concejales entre los años 1995 y 2007.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos