:::: MENU ::::

2 de junio de 2019

  • 2.6.19
La Noche Blanca de Montilla volvió a reivindicarse anoche como una de las citas musicales de referencia en la Campiña Sur cordobesa. Los más de veinte artistas y grupos locales que subieron a alguno de los cuatro escenarios distribuidos en distintos puntos de la ciudad –con una ubicación de estreno en la avenida de la Constitución– hicieron las delicias de los amantes del pop, del rock, del flamenco y de los estilos más clásicos y populares.






La Plaza de la Merced, que este año acogió el escenario dedicado a la música flamenca, fue el lugar elegido por la Corporación municipal para inaugurar la octava edición de la fiesta musical por antonomasia de la ciudad que, en esta ocasión, quiso rendir un tributo "a todos los artistas locales que la hace posible año tras año".

"La Noche Blanca es una noche especial para la música en Montilla, con cuatro escenarios de un estilo muy diferente, que va evolucionando año tras año, con nuevos espacios y artistas que, aunque no sean de Montilla, están muy vinculados con la ciudad", destacó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas.

De esta forma, con la Iglesia de la Merced como telón de fondo, Rafael Llamas hizo hincapié en la "proyección comarcal" de la Noche Blanca que, cada año, suscita el interés de muchos vecinos de las localidades más próximas a Montilla, que se acercan hasta su casco histórico para disfrutar del buen hacer de los artistas y de los grupos locales.

En este sentido, el primer edil destacó la buena aceptación de esta iniciativa, puesta en marcha por la anterior corporación, a la vez que apostó por consolidar esta cita con la música en el calendario festivo de la comarca. "Es una fiesta que no tiene competencia con otros eventos por lo que no le resta asistencia a otras personas que vienen de fuera", apuntó.

Tras el acto de inauguración oficial, el público de la Plaza de la Merced pudo disfrutar de las actuaciones de Antonio José Mejías, Mariví Herencia, Luis Pérez, Antonio Luque y del Estudio Flamenco de Montilla, formado por Alexandra Ortiz 'La Monicha', Manuel Bascón y Manuel Parraga; acompañados a la guitarra de Paco Luque, Jesús Luque y Javier Navarro; el baile de Patricia Baena; y la percusión de Manuel Luque.



El Coro Albahaca inauguró, por su parte, el nuevo escenario dedicado a la música popular, ubicado en la avenida de la Constitución, donde también tuvieron lugar las actuaciones de Imperio Reina y el grupo Amontillao, así como del grupo de baile Acuyuyé que, por segundo año consecutivo, se erigió en digno embajador de los grupos de danza montillanos.

Por su parte, la Plaza de la Rosa —tras solucionar un pequeño problema con el suministro eléctrico–los sonidos pop marcaron el ritmo de esta octava Noche Blanca de la mano de las actuaciones de CRC, Almacén, Poprockpopero, Mr. Mackenzie, Orquesta Casablanca y la banda Rock&Roll Band, lo que lo convirtieron en uno de los escenarios más concurridos por el público.

Finalmente, el sonido más duro de la noche volvió a concentrarse en el Llano de Palacio, escenario dedicado al rock, en el que seis grupos locales amenizaron la noche hasta más allá de las tres de la madrugada. The Visitors, Sapiens, Segundo Premio, Los Kaos, LSD y On Funk fueron los encargados de dar a conocer los sonidos del rock montillano.

"Esta Noche Blanca está dedicada a los músicos de Montilla porque sin ellos no hay duda de que no sería posible esta cita", destacó la concejala de Festejos, Lola Casado, quien agradeció el trabajo realizado por todos los artistas en esta edición, una de las más participativas de cuantas se han celebrado

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos