:::: MENU ::::

20 de abril de 2019

  • 20.4.19
La Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de la Estrella y Nuestra Señora de las Viñas ha perdido hoy a uno de sus principales valedores. El bodeguero Álvaro de Alvear Zambrano, hermano mayor de la corporación del Martes Santo montillano en la década de los cincuenta, ha fallecido a la edad de 87 años, tras una vida entera dedicada al cultivo de la vid y a la crianza de vinos.



Nacido en Sevilla el 16 de mayo de 1931, Álvaro de Alvear Zambrano era uno de los miembros más queridos de la familia Alvear. Su trato afable y su disposición para colaborar con todo tipo de causas, especialmente si estaban relacionadas con la Semana Santa, le granjearon el cariño de los vecinos de la barriada de El Gran Capitán que vieron cómo en 1957, y con el apoyo de José Cobos, José María Navarro, Arturo Hidalgo Trillo y el entonces párroco de Nuestra Señora de la Asunción, Antonio Gómez, acordó ampliar los titulares de la Hermandad del Barrio incorporando, para ello, la imagen del Señor de la Santa Cena.

De este modo, Álvaro de Alvear, que ostentaba el cargo de hermano mayor de la cofradía, se puso en contacto con el reconocido imaginero malagueño Pedro Pérez Hidalgo, a quien encargó la talla del Señor, un trabajo que se tuvo que terminar de policromar en los talleres salesianos de la Trinidad de Sevilla, bajo la dirección de José María Geronés que, de esta forma, culminaba una obra que su autor se había negado a terminar, a pesar de haberla cobrado por adelantado.

Gracias a la mediación de Álvaro de Alvear, la talla del Señor de la Santa Cena fue donada a la hermandad –al igual que la imagen de Nuestra Señora de las Viñas– por el conde de La Cortina, Francisco de Alvear. La talla recaló el 21 de febrero de 1960 en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, donde fue bendecida en una emotiva ceremonia en la que actuaron como padrinos José María Alvear Zambrano y su esposa, Pilar Dávila.

Viudo de Blanca Álvarez de Toledo y Morenés, fallecida en 2009, Álvaro de Alvear Zambrano era padre de sus seis hijos, el primogénito, Álvaro, ya fallecido. A medio camino entre Madrid, Sevilla y Montilla –donde tenía establecida su vivienda en la Finca de La Capellanía–, eran frecuentes sus viajes a Extremadura, donde contaba con una finca en Montemolín –por la que llegó a tener un pleito con el Gobierno extremeño por el proyecto de amojonamiento de una cañada real contigua– y otra en Las Rozas, a ocho kilómetros de Mérida, que adquirió en 1999 al Ayuntamiento de la capital –y no sin cierta polémica– para instalar una bodega y una explotación vinícola de 61 hectáreas.

La misa córpore insepulto tendrá lugar mañana domingo, 21 de abril, a las 10.00 de la mañana, en la Basílica de San Juan de Ávila. El equipo humano que conforma Montilla Digital se une al dolor de sus familiares, amigos y conocidos. Si desea consultar la esquela, puede pulsar en este enlace.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos