:::: MENU ::::

19 de abril de 2018

  • 19.4.18
El Ayuntamiento de Montilla ha fijado la vista en el horizonte, más concretamente en el firmamento, con el objetivo de generar nuevos atractivos turísticos en el municipio. La Delegación de Turismo trabaja en el desarrollo de diferentes propuestas astroturísticas en la ciudad, a la vez que avanza en la idea de convertir la Sierra de Montilla en un espacio Starlight para la observación de los astros.



El delegado de Promoción Económica, Innovación y Turismo, Manuel Carmona, daba a conocer esta nueva apuesta turística durante la presentación de la tercera edición de Patios de Bodega, una iniciativa que este año contará con la primera propuesta astroturística de la ciudad: un maridaje de estrellas y vino.

"Este es un segmento que está en crecimiento y es un buen complemento para añadir a nuestro producto central que es el vino", explicó el edil, a la vez que destacó que la apuesta por un turismo vinculado a la observación de las estrellas pretende ir más allá de Patios de Bodega.

Para ello, el Ayuntamiento está realizando los trabajos necesarios para certificar la Sierra de Montilla como paraje Starlight, es decir, un espacio natural protegido donde se establece un compromiso para la defensa de la calidad del cielo nocturno. "Ahora estamos en la fase de realizar los estudios lumínicos necesarios que nos permitan certificar el entorno. Eso será un sello de calidad que permitirá que los turistas puedan venir a ver nuestro cielo", apuntó Carmona.

En concreto, se realizarán dos observaciones de estrellas maridadas con vino, desde el castillo y desde la Sierra de Montilla, que tendrá lugar el 27 de abril y el 19 de mayo enmarcadas en el programa de Patios de Bodega, que pretenden ser "una prueba" sobre esta nueva propuesta turística que se pretende desarrollar en la ciudad.

En este sentido, José Jiménez, director de Astroándalus, empresa organizadora de la actividad, destacó el "discurso divulgativo original" que ofrece Montilla en ese maridaje de estrellas y vino. "Pensar cuál es la composición química que da las características especiales al vino nos permite también hablar de la estructura química en el universo. Es una cosa bonita saborear una copa de vino y al mismo tiempo explicar que lo que le da la textura y sabor es lo mismo que le da color a las nubes de Júpiter o a las nebulosas", apuntó.

Por ello, desde Astroándalus aseguraron que este producto se ha planteado para que tenga una calidad muy alta "en consonancia con los vinos de Montilla". En el caso de la cata en el Cerro de Don Juan, se podrá ver la luna, los planetas así como cúmulos globulares y nebulosas durante la actividad. "El paraje del Cerro Don Juan es privilegiado ya que al estar lejos de la ciudad no hay luz, lo que permite ver el cielo más oscuro", apuntó Jiménez.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos