:::: MENU ::::

6 de julio de 2017

  • 6.7.17
El Ayuntamiento de Montilla ha iniciado los trámites para homenajear a María del Carmen Jiménez-Alfaro y Salas, condesa de Prado Castellano, que en 1998 cedió a la localidad los terrenos donde se construyó el Hospital Comarcal, en el paraje de La Retamosa. Así lo anunció ayer el alcalde, Rafael Llamas quien, a petición del Consejo Asesor de Patrimonio Histórico, ha abierto un expediente para nombrar Hija Adoptiva de la ciudad "a una mujer que siempre se ha caracterizado por su labor filantrópica y por su compromiso con los más necesitados".



Nacida el 4 de diciembre de 1935 en Sevilla, donde estaba destinado su padre como oficial de Caballería –el único montillano que ha participado en unos Juegos Olímpicos–, por vía materna es nieta del médico, académico y político montillano José Salas y Vaca (1877-1933), de ahí que desde su infancia haya estado muy vinculada a Montilla, especialmente desde que su madre, Magdalena Salas y García de Zúñiga, heredó la finca La Retamosa, que ha frecuentado habitualmente.

En 1966, María del Carmen Jiménez-Alfaro contrajo matrimonio con Miguel Ángel de Cárdenas y Osuna, recientemente fallecido, natural de Écija, ciudad en la que situaron su residencia habitual, lo que le ha permitido mantener vivos sus lazos con Montilla.

Desde la muerte de su madre en Montilla en el año 1994, la condesa de Prado Castellano ha continuado con la labor benefactora que venía ejerciendo en el convento de Santa Clara, cuyas últimas actuaciones de envergadura han sido financiadas por ella.

De igual modo, María del Carmen Jiménez-Alfaro ha colaborado con la rehabilitación del órgano de la Basílica de San Juan de Ávila o con la última restauración de la Parroquia de Santiago Apóstol, templo al que se encuentra muy unida, especialmente desde el año 2005, cuando fue nombrada madrina de la bendición y camarera de honor de la imagen de Santa María del Socorro, obra realizada por Antonio Bernal, cotitular de la cofradía de la Vera Cruz.

En 1998, María del Carmen Jiménez-Alfaro puso a disposición del Ayuntamiento de Montilla más de 64.000 metros cuadrados de la finca La Retamosa para que la Junta de Andalucía pudiera edificar el centro hospitalario que, desde 2004, presta cobertura sanitaria a más de 63.000 habitantes de toda la comarca.

Una mujer comprometida con la cultura y con la justicia social

Mujer solidaria y sensible, María del Carmen Jiménez-Alfaro ha desarrollado igualmente su labor de mecenazgo en numerosas obras sociales en Andalucía, entre las que cabe destacar su decidida implicación en la apertura del Comedor Social “San Juan de Ávila” de Montilla, del Economato Social “Virgen del Valle” de Écija, o del Comedor Social “San Juan de Acre” que la hospitalaria Orden de Malta gestiona en Sevilla, y que ofrece más de doscientas comidas diarias a personas al borde de la exclusión social. Por tal contribución, la entidad reconoció su labor otorgándole la Cruz al Mérito Melitense en un acto que tuvo lugar en Roma en el año 2011.

María del Carmen Jiménez-Alfaro es la octava titular del Condado de Prado Castellano, último de los títulos nobiliarios que Carlos IV otorgó en 1790 al linaje de los Fernández de Córdoba. Asimismo, es miembro de la Cátedra “Gran Capitán” desde su creación, así como integrante del Consejo Regional de la Orden de Malta en Andalucía.

En reconocimiento a la labor cultural y social que, junto a su difunto esposo, ha venido desarrollando en la ciudad sevillana Écija, la Real Academia “Luis Vélez de Guevara” les nombró el pasado año Académicos de Honor de la institución.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos