:::: MENU ::::

8 de junio de 2017

  • 8.6.17
Visto para sentencia. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba deberá resolver en los próximos días el juicio que se ha celebrado por presuntos abusos sexuales a una menor de 12 años que residía en Montilla y que, como adelantó este periódico, tuvo que ser aplazado el pasado mes de marzo por la incomparecencia de la víctima –que actualmente cuenta con 17 años– y de sus padres –encartados en el procedimiento–.



Tal y como avanzó ayer Europa Press, el Ministerio Público mantuvo su petición de pena de diez años de cárcel para un joven de 27 años por un presunto delito de abuso sexual cometido sobre una menor que, en el momento en el que tuvieron lugar los hechos, en el año 2011, tenía 12 años.

No obstante, la Fiscalía acordó retirar las penas de ocho años y tres meses de cárcel que había solicitado en primera instancia para los padres de la víctima como presuntos cooperadores necesarios en el delito, tras haber consentido las relaciones sexuales de su hija, tal y como sostenía el escrito de calificación, adelantado en primicia por Europa Press.

Según este documento, el joven ahora acusado y pendiente de sentencia, que se encuentra en libertad con cargos, inició en marzo de 2011, cuando tenía 21 años, una relación de noviazgo con la niña, que contaba 12 años y que residía junto a sus padres y hermanos en Montilla.

El Ministerio Público sostiene que en junio de 2011, el joven y la menor se desplazaron con unos amigos a Madrid, donde mantuvieron relaciones sexuales consentidas por la niña en la vivienda familiar de uno de los amigos de la pareja. Unos días después, los padres de la chica, "conociendo la existencia de dichas relaciones", propusieron a ambos que regresaran a Montilla y continuaran con su relación de pareja en el domicilio familiar.

Según el escrito de calificación del fiscal, que recoge Europa Press, el joven y la niña aceptaron la propuesta y regresaron a Montilla, donde los progenitores habilitaron un dormitorio en el que instalaron una cama de matrimonio. Pasados unos días, y con el consentimiento de los padres, la pareja contrajo matrimonio por un rito rumano, invitando a la celebración a familiares y amigos de la pareja.

A partir del enlace, el matrimonio estableció su residencia en una vivienda situada a las afueras de la localidad hasta que técnicos de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Montilla pusieron la situación en conocimiento del Ministerio Público, que en agosto de 2011 decidió denunciar al joven marido y a sus suegros al amparo del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, de la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor y del Código Penal.

Según desveló ayer a Europa Press el abogado de los padres, Baldomero Sánchez de Puerta, el joven acusado reconoció durante el juicio haber relaciones sexuales con la niña, pero argumentó que “pensaba que era mayor de 12 años”, un testimonio ratificado por otros comparecientes que defendieron que la menor “aparentaba tener 14 años” en el momento de los hechos. No obstante, la niña sostuvo ante los magistrados que “desde el primer momento dijo su edad” al joven.

Por su parte, los padres afirmaron que no consintieron los hechos sino que tuvo lugar “un casamiento por rito rumano por decisión de la menor y el adulto”, aunque ellos estaban “totalmente en contra”. Por ello, a raíz de sus declaraciones y de los testimonios de los testigos, el fiscal acordó retirar la acusación contra los progenitores, según detalló Sánchez de Puerta a Europa Press.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos