:::: MENU ::::

21 de junio de 2016

  • 21.6.16
Para las personas hipertensas los alimentos y comidas saladas están más que prohibidas, ya que ésta aumenta la presión en el interior de los vasos causando la hipertensión arterial, que puede afectar gravemente a nuestro corazón.



El privarse de la sal en las comidas, quizás es la parte más dura y costosa de esta enfermedad para los que la padecen, pero por suerte existen otras alternativas que sustituyen al cloruro sódico en las comidas; son las conocidas sales dietética y las podemos encontrar, por ejemplo, entre los productos naturales A. Vogel entre otros, que pueden actuar exactamente igual que la sal y ayudan a dotar de sabor los platos sin presencia de sodio.

El sodio es muy perjudicial para la salud de las personas hipertensas y lo podemos encontrar, además de en la sal común, en el embutido, los fiambres, los alimentos en conservas y latas, en conservantes y en las masas pasteleras, entre otros.

En el mercado podemos encontrar dos tipos de sales naturales que sustituyen a la sal de mesa: la elaborada a partir de vegetales y la sal de potasio.

Sal elaborada a partir de productos vegetales

La mayoría de los vegetales contienen sodio, y por ello son los principales sustitutos a la sal común que empleamos para cocinar. Estas sales de vegetales suelen elaborarse principalmente a base de cebollas, perejil, ajo y alcaparras, entre otras verduras y hortalizas. Dependiendo del distribuidor y la marca que tenga a la venta sus productos en el mercado, el aporte de sodio de las sales vegetales a nuestro organismo oscila entre los 100 y 150 miligramos.

Sales de potasio

La sal del potasio suele contener sólo un 30% de sodio, un 70% menos que el contiene la sal común. Esta sal elaborada a base de cloruro de potasio puede contribuir a la reducción de la tensión en las arterias, gracias a que este mineral aminora la presión y rivaliza con el sodio.

Las desventajas de consumir este tipo de sal es que puede ser perjudicial si, además de ser hipertenso eres diabético; por eso antes de consumirlo sería conveniente consultar al médico de cabecera. Otro inconveniente es su sabor metálico, que no soportan muchas personas.

Aunque existen diferentes niveles de hipertensión arterial, nunca está de más saber que existen estos tipos de productos en el mercado que ayudan a prevenir otras enfermedades y reducir la presión elevada.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos