:::: MENU ::::

18 de diciembre de 2018

  • 18.12.18
La Delegación de Urbanismo y Modelo de Ciudad del Ayuntamiento de Montilla inició ayer las labores de demolición de la parte posterior de la casa que a principios de año adquirió el Consistorio en la calle Santa Ana, con el objetivo de eliminar esta barrera arquitectónica que divide la zona de aparcamientos de la calle Ballén en dos. Tras esta actuación, que previsiblemente se desarrollará en el plazo de una semana, el equipo de gobierno pretende dar respuesta a la falta de zonas de estacionamiento en la zona centro.



Según explicó la teniente de alcalde de Urbanismo, María Luisa Rodas, la demolición afectará parcialmente a este inmueble con el objetivo de eliminar la actual barrera que separa las dos zonas de aparcamiento que se localizan en la antigua parada de taxis. Así, tras superar los trámites necesarios para la puesta en marcha de este proyecto, "algo más complicada de lo habitual por la normativa en el tratamiento de residuos con amianto, como son las antiguas uralitas", la maquinaria tomaba ayer la calle Ballén.

"El objetivo es ampliar esta zona de aparcamiento en pleno centro de Montilla, especialmente de cara a la navidad, y para ello los servicios técnicos están estudiando cuántas plazas se desarrollarán una vez que se instalen otros elementos que había en la zona como son los contenedores", señaló Rodas, quien puntualizó que la demolición de la parte posterior de la casa supondrá la liberación de unos 80 metros.

Una intervención que cuenta con una inversión de 7.000 euros y que, como apuntó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, pretende avanzar en el objetivo del equipo de gobierno de remodelar este espacio del centro de la ciudad y dar respuesta a "la reivindicación histórica de generar espacios de aparcamiento en torno a La Plazuela".

"Hasta que haya un proyecto que defina este espacio entre la calle Ballén y calle Santa Ana, se destinará a estacionamiento y, con esta demolición, se va a regularizar esta zona que, hasta ahora, quedaba como un espacio residual donde se ubicaban varios contenedores", destacó el primer edil.



El Ayuntamiento de Montilla aprobó a principios de año la adquisición de esta casa de vecinos situada en la calle Santa Ana, con el objetivo de mejorar la conexión entre esta vía y la calle Ballén. Para ello, el Consistorio destinará un total de 170.000 euros (70.000 euros en 2018 y el resto en los próximos presupuestos), después de que se haya formalizado también la venta, por parte del Ayuntamiento, de un solar de propiedad municipal situado en la Ronda del Canillo, cerca de las instalaciones de la cooperativa La Unión.

Actualmente el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) recoge dicho enclave como suelo urbano residencial, si bien Llamas señaló que "el objetivo final sería la creación de un espacio público que permitiera reordenar la movilidad en la zona".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos