:::: MENU ::::

29 de julio de 2017

  • 29.7.17
Parece que fue ayer pero en estos días de rigor veraniego se han cumplido diez años ya de un hallazgo singular en Montilla. La demolición de una vivienda situada en el popular barrio de La Escuchuela dejó al descubierto restos de un asentamiento íbero del siglo V antes de Cristo que obligó a llevar a cabo una excavación arqueológica en un solar próximo a la Parroquia de Santiago Apóstol.



Los estudios posteriores permitieron constatar la existencia de estructuras cuadrangulares y rectangulares que se identificaron como viviendas, tanto por sus dimensiones como por los espacios que las delimitaban mediante muros de piedra.

Junto a una serie de estancias construidas a base de mampuestos de piedra calcarenita y de muros de adobe, durante el mes de julio de 2007 aparecieron también numerosos restos óseos animales y fragmentos de cerámica que se dataron en torno al siglo V o VI antes de Cristo, si bien se registraron algunos materiales característicos del siglo VIII antes de Cristo.

“La mayor parte de los restos pueden encuadrarse en alguna de las tres fases que conforman el período turdetano”, explicó entonces la arqueóloga Raquel López, quien destacó que los trabajos llevados a cabo sobre esta parcela privada de algo menos de 300 metros cuadrados permitieron sacar a la luz una serie de estructuras dispuestas en terraza, situadas junto al perímetro de la fortaleza medieval que perteneció a los señores de Aguilar y que fue desmochada en 1508 por orden de Fernando el Católico.

Los restos encontrados en la calle Escuchuela en el año 2007 se encontraban en la línea de los hallados en el recinto del castillo con anterioridad, si bien permitió reforzar teorías ya conocidas acerca de los asentamientos íberos e, incluso, modificar algunas hipótesis sobre sus modos de vida.

Y es que, hasta entonces, el periodo íbero no había sido estudiado en profundidad, al no haberse promovido demasiadas excavaciones en torno al mismo, a pesar de que en toda la comarca se tiene constancia de que existen vestigios, bien porque hayan aflorado en superficie o bien porque hayan aparecido de forma casual estelas o cerámicas de la época.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos