:::: MENU ::::

7 de abril de 2017

  • 7.4.17
El Área de Servicios, Obras Públicas, Medio Ambiente y Agricultura del Ayuntamiento de Montilla ha reeditado la campaña Tu caca me suena, dirigida a concienciar a la ciudadanía acerca de la necesidad y obligación de retirar de la vía pública y de los parques y jardines los excrementos que depositan sus mascotas.



En esta ocasión, la iniciativa contará con el apoyo del Área de Seguridad Ciudadana, que realizará un seguimiento del cumplimiento de la Ordenanza Municipal de Tenencia de Animales gracias a la colaboración de siete policías locales de paisano.

La teniente de alcalde de Servicios, Obras Públicas, Medio Ambiente y Agricultura, Raquel Casado, ha destacado que esta nueva edición se pone en marcha un año y medio después del inicio de esta campaña porque, si bien desde entonces se ha registrado un "leve descenso en las quejas" recibidas por el Consistorio a causa de los excrementos de animales en la vía pública, el resultado no ha sido satisfactorio. "No se han conseguido todos los resultados que se esperaban con esta campaña para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de ser responsables y de recoger esos excrementos", ha reconocido Casado.

Para ello, en esta segunda edición de la campaña, además de la colocación de cartelería específica y el reparto de folletos donde se incluyen las obligaciones de los propietarios de animales, Tu caca me suena se verá reforzada con el trabajo de siete agentes de la Policía Local que podrán patrullar de paisano para velar por el cumplimiento de la ordenanza, así como de otros aspectos de seguridad ciudadana.

"La Subdelegación del Gobierno nos ha dado permiso para que patrullen sin el uniforme reglamentario y eso nos ayudará a poder sorprender a los infractores", ha destacado el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Francisco García Zamora, quien ha señalado que se presentará especialmente atención a los parques y sus entornos.



El incumplimiento de las ordenanzas municipales podrá conllevar sanciones que van desde los 75 a los 500 euros de multa, dependiendo de la gravedad de la infracción, entre las que se recogen, además del abandono de los excrementos en vía pública, otros aspectos como la falta del microchip identificativo obligatorio o el incumplimiento de las normas de seguridad en el caso de las razas potencialmente peligrosas.

"Para conseguir buenos resultados es necesaria la implicación de la ciudadanía", ha apuntado García Zamora, quien se ha mostrado confiado en que esta iniciativa sirva para "propiciar un cambio de conducta que favorezca una ciudad más limpia, gracias a unos vecinos más concienciados con ese aspecto".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos