:::: MENU ::::

27 de febrero de 2017

  • 27.2.17
La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, anunció durante la última comisión parlamentaria la creación de una Mesa de Sanidad Vegetal para reforzar la lucha contra la Xylella fastidiosa, a través de una mayor interlocución y colaboración con el sector en esta materia para controlar de forma eficaz las enfermedades de los cultivos.



La titular de Agricultura resaltó el compromiso de su departamento con la "sanidad vegetal de nuestras producciones, la seguridad alimentaria de nuestros productos y la protección de nuestros mercados, siempre actuando de manera anticipada".

En este sentido, recordó que en el caso concreto de la Xylella fastidiosa la Junta ha venido impulsando desde 2014 medidas de vigilancia y prospección para impedir su entrada en Andalucía. "Se trata de un tema que está por encima de posiciones partidistas y hay que actuar en positivo. Debemos aportar todos", recalcó la consejera.

La aplicación de estas actuaciones se reforzó en agosto de 2015 con la elaboración de la Estrategia Andaluza contra la Xylella, que incluye medidas en los ámbitos de prevención, prospección y vigilancia, erradicación y contención, además de actuaciones de formación, divulgación e investigación.

La titular de la Agricultura andaluza advirtió de que "la estrategia que se está aplicando persigue que la bacteria no llegue a Andalucía, pero eso no está garantizado". Ortiz recordó el informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria de 2015 en el que se alertaba del riego de entrada de la 'Xylella' en Europa y su probable expansión.

Por ello, aseguró que es "imprescindible actuar a nivel supranacional, porque ningún agente nocivo se para en la frontera de una comunidad autónoma". Para la consejera, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente tiene que implementar todas las medidas y máximas garantías en el ámbito de sus competencias.

"Por sentido común, el Gobierno y la Unión Europea tienen mucho que hacer. Hay competencias estatales que son muy relevantes, se debe realizar un mayor control de las importaciones vegetales, así como intensificar los controles de movimientos vegetales, con especial hincapié en el arco mediterráneo", reivindicó Ortiz.

La consejera insistió en la necesidad de intensificar la colaboración entre todas las administraciones y el sector productor, que debe estar "muy vigilante". "Se trata de una preocupación compartida y un riesgo social, por lo que hay que ponerse en manos de técnicos y expertos en la materia y trabajar entre todos", resaltó Ortiz.

Estrategia andaluza

Durante su intervención, Carmen Ortiz explicó cómo actúa la Consejería en cada uno de los niveles que contempla la estrategia andaluza. En materia de prevención, se llevan a cabo controles de identificación de especies sensibles, trazabilidad, documentación, entre otros, tanto a los productores y comerciantes de material vegetal inscritos en el Registro Oficial, como a los establecimientos dedicados a producción o comercio de plantones de olivo. Asimismo, se realizan controles en las propias explotaciones de cultivos importantes en Andalucía e identificados como sensibles.

En cuanto al trabajo de contención y erradicación, la consejera ha informado que en el caso de que se detectara la presencia o sospecha fundada de su aparición, se ha diseñado un plan de actuación que sería ejecutado por las delegaciones territoriales correspondientes y la Dirección General de Producción Agraria (en el caso de que afectase a más de una provincia).

Si se confirmara la presencia de esta bacteria en Andalucía, las actuaciones previstas incluyen el establecimiento de una zona tampón con una anchura mínima de 10 kilómetros alrededor de la zona infestada, medidas de erradicación a través de tratamientos fitosanitarios para controlar los insectos vectores y eliminación de todas las plantas huéspedes en un radio de 100 metros.

Por último, Carmen Ortiz resaltó el trabajo que desarrolla la Consejería en colaboración con el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) en materia de difusión, formación y divulgación destinada a todos los agentes implicados. En este sentido, destacó la creación de un grupo asesor formado por científicos y técnicos relevantes en materia de patología vegetal y que prestan apoyo en el diseño y ejecución de las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería.

La consejera destacó que durante 2016 la Consejería de Agricultura analizó más de 1.500 muestras de material vegetal en el marco de sus actuaciones de prevención para evitar la entrada de Xylella en Andalucía, todas ellas con resultado negativo.

En concreto se ejecutaron 261 actuaciones en viveros, 102 en explotaciones agrícolas y cuatro en parques y jardines, es decir, 367 prospecciones para la detección precoz de la enfermedad. Se trata de actuaciones basadas en prospecciones y toma de muestras, que están dirigidas a vigilar los lugares con mayor riesgo fitosanitario.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos