:::: MENU ::::

20 de agosto de 2016

  • 20.8.16
La Marcha de Luna Llena conmemoró anoche sus bodas de plata. Y lo hizo de la mejor manera posible: en compañía de los centenares de personas que, cada año, conforman un impresionante pelotón intergeneracional, comandado por el que fuera ciclista profesional del equipo Kelme, Antonio Espejo Ruz.











El Pabellón Municipal de Deportes acogió la salida de una espectacular caravana formada por familias de toda la comarcaque quisieron compartir una peculiar velada sobre ruedas. Tras el preceptivo corte de cinta –a cargo del alcalde de Montilla, Rafael Llamas; del teniente de alcalde de Bienestar Social, Francisco Lucena; y del propio Antonio Ruz–, la serpiente multicolor se dispuso a recorrer parte del casco urbano, si bien evitando la zona centro que, con motivo de las obras de la Corredera, se encuentra cerrada al tráfico.



Tras esta pequeña incursión en el casco urbano, los participantes en la Marcha de Luna Llena tomaron el empinado camino que conduce hasta la Fuente Nueva, desde donde se divisa la majestuosa imagen del castillo del Gran Capitán iluminando una de las faldas de la localidad.











Después de pasar por la fuente de El Piojo y por Descansavacas, la multitudinaria caravana alcanzó la Vereda de los Limones, lugar en el que se concentran muchos vecinos que, durante los meses estivales, migran al campo para escapar del bullicio de la ciudad. El pelotón continuó incansable su trayecto por el camino de El Cuadrado, acondicionado previamente por operarios del Ayuntamiento, hasta llegar al Estadio Municipal de Fútbol, donde el Servicio Municipal de Deportes había preparado una fiesta especial para conmemorar el vigésimo quinto aniversario de una actividad en la que la convivencia intergeneracional cobra protagonismo.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos