:::: MENU ::::

26 de junio de 2016

  • 26.6.16
La Fundación Social Universal (FSU), en su ánimo de reconocer a todas aquellas personas que trabajan diariamente por favorecer el desarrollo de una sociedad comprometida con el medio ambiente, la sostenibilidad y los valores sociales, entregó este viernes sus premios anuales que, en esta decimosexta edición, recayeron sobre el agricultor cordobés Alfonso Molina y sobre el médico malagueño Luis Pernía.





Dos figuras "que dan un gran ejemplo" y reflejan los valores que se defiende desde la institución montillana, como reconocía el presidente de la FSU, José Ríos. "Dos andaluces auténticos y sencillos que dan ejemplo en temas de la alimentación y la solidaridad en tiempos fundamentales", subrayó.

En este sentido, el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, aplaudió el trabajo de ambos galardonados, así como la existencia de este reconocimiento por parte de la FSU, que permite poner en valor y visualizar a todas esas personas "que están trabajando de una manera desmedida por el bien de todos, a las que es necesario valorar su gran generosidad y el trabajo que realizan con una gran pasión".





Alfonso Molina, premio en la categoría de Defensa del Medio Ambiente, se mostró agradecido por este reconocimiento y aprovechó para hacer un llamamiento sobre las consecuencias del cambio climático. "Es un tema que me preocupa porque se ha notado muchísimo en los últimos años y del que depende nuestra alimentación", señaló este agricultor cordobés que transmite activamente los valores de su profesión y da a conocer la biodiversidad del territorio a través de sus semillas, "el oro del país".

Molina comenzó a cultivar la huerta siguiendo un manejo ecológico en los años noventa, lo que le ha permitido crear un banco de semillas "de una gran riqueza y que ha logrado mantener los sabores de antaño". Además, colabora con los cursos de Maestría Agroecológica del Instituto de Sociología y Estudios Campesinos de Córdoba.





Por su parte, Luis Pernía recibía el premio a la Defensa de los Valores Humanos por su amplia trayectoria al frente de numerosos proyectos solidarios como la Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA), el Comité de Solidaridad con Centroamérica o la Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes de Málaga, además de su compromiso con la lucha contra la pobreza, los refugiados o los enfermos de riñón, entre otros aspectos.

"Para mí, la solidaridad siempre ha dado sentido a mi vida, entendiéndola como escuela y aprendizaje", señalaba Pernía, quien se mostró agradecido por el galardón de la FSU, a la vez que animaba a la reflexión de las personas presentes a trabajar por el medio ambiente y los valores sociales porque "pequeñas personas con pequeños gestos consiguen grandes cambios".

Lucha contra el hambre

Junto a los dos galardonados, el profesor José Esquinas, experto en semillas y biodiversidad que ha trabajado durante más de treinta años en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), fue otro de los protagonistas del acto celebrado en la Casa de las Aguas de Montilla.





En su conferencia El hambre como tragedia, como vergüenza, como amenaza, Esquinas analizó las grandes consecuencias de las desigualdades de la sociedad relacionadas con la alimentación "que son el caldo de cultivo de la violencia internacional, la inmigración y la pobreza".

En este sentido, Esquinas destacó que pese a que actualmente se produce un 60 por ciento más de lo necesario para alimentar a toda la población mundial, diariamente mueren 400.000 personas como consecuencia del hambre a los cuales se les podría alimentar durante 110 años con el presupuesto que se destina al año en armamento.



"Es más fácil eliminar las raíces de la violencia que intentar atajarla y por eso debemos acabar con un sistema agroalimentario que persigue enriquecer a unos cuantos y no alimentar a la humanidad", sostuvo el profesor durante su conferencia.

Una jornada de reconocimiento y reflexión de la mano de la Fundación Social Universal que congregó a decenas de personas en la Casa de las Aguas, donde también se pudo disfrutar de un concierto del dúo de violín y piano formado por los montillanos Jesús Casas y José María Luque.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos