:::: MENU ::::
GDR CAMPIÑA SUR - AYUDAS LEADER

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

19 de septiembre de 2022

  • 19.9.22
Montilla rendirá tributo este fin de semana al trabajo de cientos de viticultores y bodegueros de la comarca, cuya labor permite disfrutar de los exquisitos vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles. Coincidiendo con la finalización de la vendimia, el Centro de Arte Contemporáneo y Vino (Envidarte) acogerá de nuevo la Fiesta del Vino y la Tapa que, además, se desarrollará de forma simultánea a la tercera edición de la Feria de Artesanía de Montilla “Hecho a Mano”, que se desarrollará del 23 al 25 de septiembre próximos


La Fiesta del Vino y la Tapa servirá de nuevo para cerrar el intenso programa de actividades que acoge la localidad cordobesa con motivo de la Fiesta de la Vendimia y que, gracias a esta propuesta, posibilita a todo el público disfrutar de la riqueza de sus vinos, maridados con la mejor gastronomía de la provincia.

De esta forma, la XV Fiesta del Vino y la Tapa abrirá sus puertas el próximo viernes para poner en valor los vinos y las tapas de Montilla de la mano de 18 establecimientos bodegueros y hosteleros de la localidad que se darán cita en Envidarte durante todo el fin de semana.

"Esta fiesta nos servirá para promocionar, después de un parón de dos años, dos productos muy nuestros, el vino y la gastronomía, convirtiendo Montilla en el punto de encuentro para los amantes del vino durante estos días", destacó el teniente de alcalde de Desarrollo Local, Manuel Carmona, quien destacó que este año se contará como figura invitada con la DOP Sierras de Málaga, que engloba los vinos que se elaboran en las bodegas situadas en la Serranía de Ronda.

Precisamente, y con el objetivo de favorecer la participación de vecinos de localidades cercanas, el Ayuntamiento de Montilla dispondrá durante el fin de semana de un autobús gratuito desde algunas localidades de la provincia y también desde la capital cordobesa, que facilitará el acceso a la XV Fiesta del Vino y de la Tapa.


Como ya ocurriera en la última edición, y "a petición de los propios participantes", la decimoquinta edición de la Fiesta del Vino y la Tapa no contará entre sus propuestas con música en directo "porque el sector quiere centrar el protagonismo en el vino y en la gastronomía", de ahí que se haya optado por música ambiente.

Actividades paralelas

La celebración de la Fiesta del Vino y la Tapa supone el broche de oro a la LXVII Fiesta de la Vendimia y, por ello, no será la única propuesta en torno al vino que se desarrollará durante este fin de semana en la localidad de la Campiña Sur cordobesa. 

De este modo, como ya ocurriera en ediciones anteriores, esta fiesta gastronómica coincidirá con la celebración de la Jornada de Puertas Abiertas de Bodegas y Lagares, que tendrá lugar este sábado en cinco bodegas y lagares diferentes. Las inscripciones pueden realizarse ya a través del teléfono de la Oficina de Turismo (672 780 521).


Asimismo, en el marco de la Fiesta del Vino y la Tapa, el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles celebrará su tradicional Concurso de Destreza en el Oficio, una iniciativa que se venía celebrando dentro del programa de actividades de la Fiesta de la Vendimia y que vuelve a apostar por este nuevo marco "para favorecer la participación de venenciadores de otras localidades".

"Ya se tuvo que trasladar en ediciones anteriores como consecuencia de la lluvia, pero vimos que tenía más realce y mejor acogida vincularla a la Fiesta del Vino y la Tapa para poner en valor ese trabajo tradicional y los oficios relacionados con ellas", apuntó Carmona, a la vez que adelantó que, en los próximos días, se publicarán las bases del concurso de venencia.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR / I. TÉLLEZ
  • 19.9.22
La banda sevillana The DixieLab ha clausurado este fin de semana en el patio de Cooperativa La Unión los conciertos en directo de la sexta edición del Festival Montijazz Vendimia 2022, una actividad que centró en el swing sus últimas propuestas y que puso el broche de oro con varios talleres de baile a cargo de las escuelas Lindy Lovers Córdoba y Hop Hop Swing de Granada, con bailarines de toda Andalucía.


Los ritmos más clásicos del jazz de Nueva Orleans echaron el telón al Festival de Jazz de Montilla, que sigue teniendo en el binomino jazz-vino su fórmula de éxito. Los organizadores de Montijazz volvieron a apostar por el swing para cerrar su programación.

Antes el concierto del grupo sevillano, bailarines de toda Andalucía participaron en los talleres formativos impartidos por monitores de las escuelas Lindy Lovers Córdoba y Hop Hop Swing Granada. Rutinas de baile de estilos como Balboa o Lindy Hop, sirvieron para elevar el nivel de todos los participantes y, también, para generar un ambiente todavía más festivo a la actuación de The DixieLab.

La Cooperativa La Unión se transformó en una improvisada pista de baile gracias a todos estos bailarines. También se rindió un homenaje desde el escenario a las mujeres de los inicios del jazz que fueron creadoras y pioneras, pero cuyos nombres casi han desaparecido de los manuales de historia musical.


La memoria de compositoras e intérpretes como Dana Suesse, Marion Sunshine, Bernice Petkere o Lil Hardin sobrevoló el Festival Montijazz, al ritmo marcado por The DixieLab. Su vocalista, Paula Padilla, reivindicó desde el escenario su trabajo, poniendo el acento en “el auge que vive la música dixie”, un siglo después de sus inicios.

Con un lleno absoluto del patio de Cooperativa La Unión, el presidente de la Asociación Cultural Jazz Amontillado, José Alfonso Bellido, consideró que “ha sido un gran final de fiesta para el Festival”. Montijazz Vendimia ha contado con un total de cinco conciertos en los que “el elevado nivel musical pone el nivel muy alto para la próxima edición”, insistió Bellido.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍAS: RAFA JIMÉNEZ
  • 19.9.22
El Montilla Club de Fútbol se proclamó vencedor de la Copa Andalucía en una mañana histórica para la entidad auriverde. Los de José Ángel Garrido obtuvieron el triunfo por dos tantos a uno en un disputado encuentro ante el Club Deportivo Rincón de la Victoria. El título alcanzado es el tercer entorchado oficial de la entidad tras proclamarse Campeón de la Regional Preferente Cordobesa en la temporada 2001, Campeón de la Primera Andaluza Cordobesa 2020, y esta Copa Andalucía 2022.


Tras saborear el éxito en la semifinal ante la U.P. Viso, los montillanos llegaron a la final con el sueño de levantar un trofeo que nunca estuvo tan cerca hasta la fecha. Trabajo, concentración e ilusión se mezclaron en las miradas de los auriverdes en un inicio de partido donde los vinícolas dominaron el balón. Mientras, su rival lo intentó a la contra.

Llegados al minuto 18, un centro medido de Maleno lo remató de cabeza de Juanito para mandar el balón al fondo de las mallas. El tanto trajo la alegría a toda la parroquia montillana, desplazada en gran número ante la importancia de la cita. Con el paso de los minutos, los nervios fueron creciendo sobre el terreno de juego, produciéndose varios lances donde el colegiado tuvo que intervenir mostrando una serie de tarjetas amarillas en ambos contendientes.

Pese a ello, el Montilla no mostró fisuras y fue capaz de controlar los arreones de un Rincón de la Victoria que merodeó el área montillana hasta que, a los 39 minutos, consiguió el empate en el único resquicio que dejó el equipo local en toda la primera mitad.


Un córner permitió a los visitantes realizar un disparo a bocajarro sobre Molero, blocando el cancerbero en primera instancia, sin embargo, el rechace cayó a los pies de Pepe Capitán que con un fuerte disparo mandó el balón al fondo de las mallas. De ahí al descanso, las interrupciones apenas dejaron visualizar juego alguno, llegando al descanso con igualdad en el marcador.

Tras el paso por vestuarios, el Montilla C.F. tuvo un importante acercamiento. Juanito colgó una falta, Luque peinó hacía atrás y Soto, en el segundo palo, tocó el esférico para poner a prueba a Joki. Sin embargo, atajó por bajo el guardameta. Instantes después respondió el Rincón con un centro al área que despejó la defensa auriverde con dificultades.

Ambos equipos no se olvidaron del ataque en toda la segunda mitad, viéndose obligados ambos cancerberos a intervenir. Pese a ello, ninguno de los contendientes era capaz de desequilibrar la balanza. Los cuerpos técnicos de montillanos y rinconeros movían su banquillo, siendo dos de los jugadores que entraron de refresco los protagonistas de la acción que daría el triunfo a los montillanos.


Tate, tras introducirse en el área, fue derribado, señalando el colegiado la pena máxima. El encargado de materializar el penalti fue Santi Rosa, volviendo a adelantar a los suyos. Corría el minuto 75 de partido. La grada montillana era una fiesta y pese al empuje visitante en busca del empate, un balón al palo y la firmeza defensiva permitió al Montilla llegar al pitido final con el triunfo en sus manos.

El capitán vinícola, Maleno, levantó el título ante los cánticos de una hinchada entregada. De igual modo, el propio jugador sería nombrado 'MVP' de la final. Con esta feliz estampa, la copa viajó para tierras cordobesas, siendo el objeto más preciado para jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición. Una satisfacción que perdurará en la memoria de todo buen aficionado montillano.

Montilla C.F. 2 -- 1 C.D. Rincón de la Victoria

Montilla C.F.: Molero, Salvi, Alfonso Carraña, Calzado, Soto, Juanito, Javi Ruiz, Luque, José Carraña, Maleno y Paco Pino. También jugaron: Antonio Luque, Santi Rosa, Tate, Manolete y Rafa Alcaide.

C.D. Rincón de la Victoria: Joki, Arjona, Lasly, Adal, Pepe, Gonzalo, Mingui, Enri, Toni Conejo, Roca y Sergio Díaz. También jugaron: Jesús, Óscar, Semi, Minu y Álvaro Vergara.

Goles: 1-0 Juanito (m. 18); 1-1 Pepe Capitán (m. 39); 2-1 Santi Rosa (penalti, m. 75).

Árbitro: Cartes Burgos, Rubén (Huelva). Amonestó por parte local a José Carraña, Alfonso Carraña, Calzado, Maleno, Salvi y Javi Ruiz. En el bando visitante, los amonestados eran Lasly, Pepe Capitán, Toni Conejo y Mingui.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Copa Andalucía, disputado en el Estadio Antonio Márquez Alarcón de Mijas, ante unos 300 espectadores.

JOSÉ LUIS GÁLVEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ESPEJO / MONTILLA C.F. / REAL FEDERACIÓN ANDALUZA DE FÚTBOL
  • 19.9.22
La Plataforma 'Por un aire limpio', surgida el pasado mes de agosto ante las molestias que generan las emisiones de la orujera de El Tejar, ha previsto celebrar el próximo 1 de octubre una marcha hasta las instalaciones de la empresa, ubicadas entre los términos municipales de Espejo y Montilla, con el objetivo de exigir a la Junta de Andalucía una "revisión" del informe técnico que autorizó la actividad de la planta.


Con esta marcha, la primera de las movilizaciones planteadas por la Plataforma 'Por un aire limpio', se pretende visibilizar el malestar vecinal de las localidades del entorno que, según los portavoces de la entidad, "viven día tras día con una niebla densa de color oscuro y con un olor desagradable".

"Existe una gran preocupación sobre los efectos que estos humos pueden ocasionar en la salud de los ciudadanos, pero también en la economía de una comarca eminentemente agroindustrial, y con un gran peso del turismo", sostienen desde la plataforma.

La orujera, que el pasado año 2020 recibió el visto bueno de la Junta de Andalucía a través de un informe técnico que se mostraba favorable a la construcción de esta planta para el tratamiento integral de alperujo, ocupa una parcela de más de 255.000 metros cuadrados y está dotada de dos chimeneas de 35 metros de altura.

Según desveló entonces la Junta de Andalucía, la actividad fundamental de la cooperativa, que ha generado numerosas quejas vecinales desde su entrada en funcionamiento "por la afección paisajística y medioambiental que generan sus emisiones", visibles desde varios kilómetros a la redonda, es "la eliminación y valorización de los subproductos que genera la actividad agroindustrial, fundamentalmente el alperujo".

A finales del pasado mes de julio, el Ayuntamiento de Montilla se mostró dispuesto a recabar toda la información disponible sobre esta orujera que, en palabras de Raquel Casado, teniente de alcalde de Infraestructuras y Medio Ambiente, desarrolla una "actividad necesaria" para dar respuesta al "problema grave" que representa la gestión de los orujos que generan las industrias agrícolas de la zona.


Con todo, el Ayuntamiento de Montilla ha solicitado a la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente que analice la "afección de esta actividad" en Montilla, así como un estudio de los niveles de emisiones "para garantizar que se cumplen todos los parámetros". De igual modo, el Consistorio solicitó al Ayuntamiento de Espejo que "verificara que se cumplía con todas las condiciones de licencia de actividad".

En este sentido, la edil montillana lamentó que en la información pública relacionada con esta empresa "se echa en falta un estudio de cómo afectan los olores y la contaminación atmosférica que genera en una localidad tan cercana como es Montilla".

Una actividad polémica

Las quejas vecinales surgidas a raíz de la puesta en marcha de la orujera El Tejar no es un caso aislado pues, en los últimos años, han sido varios los municipios que se han visto afectados por las emisiones que genera el secado del alperujo.

Uno de los ejemplos más recientes se registró en el municipio jiennense de Martos donde, tras años de iniciativas para reducir las molestias generadas por las emisiones, se apostó por el uso de electrofiltros húmedos, una tecnología puntera que permite compatibilizar la actividad de esta industria y el respeto y protección del medio ambiente.

"Uno de los problemas más difundidos, y a los que es más sensible la actividad industrial moderna, es la polución atmosférica", reconoce Vicenzo Bellini, ingeniero de Bellinieng, empresa referente en el uso de electrofiltros húmedos. No en vano, la firma –que cuenta en Montilla con la empresa Monpelec como sociedad colaboradora– actuó en las instalaciones de Martos y Mérida.


En este sentido, este ingeniero italiano asegura que la eficacia de depuración de este sistema de filtrado "es del orden del 99,99 por ciento para partículas de entorno a 0,01 micras, garantizando emisiones a opacidad cero". Una tecnología cuya instalación implica un proceso relativamente sencillo pues, gracias a la construcción modular del electrofiltro, su instalación no suele demorarse más de tres semanas, plazo al que se le suman dos semanas para las conexiones hidráulicas y eléctricas.

Así, según destaca Bellini, el uso de esta tecnología permite poner de nuevo en funcionamiento industrias que se encontraban paradas por las medidas impuestas por las Administraciones públicas por el considerable penacho, polvo y olores que se liberan al medio ambiente.

IRENE TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍAS: ANTONIO LUCENA / FRANCISCO SOLANO JIMÉNEZ (CEDIDAS)

18 de septiembre de 2022

  • 18.9.22
La Asociación de Artesanos de Montilla hará entrega sus premios honoríficos en la tercera edición de la Feria de Artesanía de Montilla “Hecho a Mano”, que se desarrollará en el complejo Envidarte del 23 al 25 de septiembre próximos. El acto tendrá lugar el viernes 23, a partir de las 19.00 de la tarde, durante la inauguración de la muestra, en la que se hará entrega de las distinciones como Socias de Honor a las artesanas Mari Carmen García Reina, Carmen Priego Morales y Rosa María Martínez Repiso.


En palabras del presidente de los artesanos, Joaquín Feria, “el objetivo de estos premios es el de reconocer los méritos que concurren en estas artesanas que llevan impartiendo sus cursos formativos en artesanía desde que se formó la asociación". Además, "también es una manera de rendir homenaje a quienes han mostrado un compromiso destacado con nuestra asociación y con la artesanía de nuestra ciudad".

Mari Carmen García Reina, especializada en la técnica del Encaje de Bolillos, imparte sus cursos en el Centro de Artesanía de Montilla entre los meses de noviembre y junio, al igual que Carmen Priego Morales, profesora de Bordado a Máquina y Patchwork, disciplinas que se enseñan durante todo el año en el mismo centro. Por su parte, María Rosa Martínez, especializada en Modelado en Barro, imparte sus cursos de noviembre a junio en el Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio".

"Se trata de cursos muy consolidados y muy bien acogidos por la ciudadanía, ya que cuentan con un nutrido grupo de alumnos y alumnas que, cada año, vuelven a realizar los cursos para perfeccionar la técnica", reconoce Joaquín Feria.

Los primeros artesanos en recibir esta distinción en 2014 fueron el escultor Francisco Julián Márquez, fallecido en Aguilar de la Frontera en 2020, y el veterano cestero Joaquín Luque Moreno, al que se le hizo entrega de este reconocimiento en 2016 y que ha contribuido a recuperar este oficio, enseñando a los más jóvenes la técnica de la cestería para que no se pierda. "Ambos artesanos han contribuido de manera notable a dejar la semilla de su oficio a las generaciones de alumnos y alumnas que han pasado por los cursos que han impartido", añade el presidente de la Asociación Solano Salido.

La Feria de Artesanía estará abierta al público todo el fin de semana y permitirá disfrutar de los trabajos realizados por más de 25 artesanos y artesanas en diferentes disciplinas: marquetería, encaje de bolillos, joyería cerámica, artesanía en madera, talla de olivo, forja, encuadernación, artesanía en vidrio, guarnicionería, guadamecí, hojalatería, abanicos, pañuelos y bolsos pintados a mano, imaginería o cosmética natural, entre otras.

A su vez, Montilla es, desde el pasado año, Zona de Interés Artesanal y, en palabras de Joaquín Feria, "es muy importante para el sector que se siga promocionando la artesanía como reclamo comercial y turístico y, sobre todo, para que estos oficios tradicionales se mantengan".

JULIO PORTERO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JULIO PORTERO
  • 18.9.22
Ahora que las frutas y las verduras se han puesto por las nubes, me viene a la mente el nombre de un singular artista italiano al que se le ocurrió la genial idea de pintar los rostros de la gente poderosa de su época con estos elementos. Propuesta verdaderamente inaudita, dado que a nadie del mundo del arte se le había ocurrido algo semejante. Pero antes de entrar en la vida del italiano Giuseppe Arcimboldo y en los comentarios de algunas de sus obras, permitidme una pequeña digresión para contextualizarlos.


Siempre que voy a Madrid suelo visitar el Museo del Prado, quizás el más importante del mundo dentro del campo de la pintura (no así en el de esculturas, ya que otros, como el Louvre parisino, acumulan gran cantidad de ellas). Es por lo que sus salas me las conozco bastante bien. Son numerosos los recorridos que he realizado en ellas. Trayectos algo planificados que me permiten contemplar con tranquilidad las obras que se cuelgan en sus paredes.

Para mí sería difícil citar los pintores o las obras que más me gustan. No obstante, puedo hacer referencia a dos de ellos que me apasionan: El Bosco y Brueghel, magistrales artistas que podemos considerarlos como los antecedentes del surrealismo del siglo pasado.

Y relacionado con las obras de estos dos pintores, en cierto modo, se encuentran las de Giuseppe Arcimboldo, a pesar de que en esta gran pinacoteca no se encuentre ningún lienzo suyo. Hay solo tres en nuestro país: uno de ellos se encuentra en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, al tiempo que los otros dos están en manos privadas.

Esto no deja de ser sorprendente, ya que el rey Felipe II, gran entusiasta de las obras de El Bosco, recibió once lienzos de Arcimboldo, cuadros que actualmente se consideran perdidos, aunque se sospecha que esas obras que pertenecieron al monarca español pueden encontrarse en colecciones privadas de Europa y Norteamérica.

Puesto que Arcimboldo es poco conocido en nuestro país, quisiera hacer una breve presentación de algunas de sus singulares obras, centradas en la construcción de rostros humanos a partir de frutas y hortalizas, también de plantas, hojas, peces... Un mundo pictórico que, tal como he indicado, enlaza con el denominado surrealismo, corriente pictórica cuyo creador más significativo fue Salvador Dalí.


Giuseppe Arcimboldo vino al mundo en 1527, en las cálidas tierras de Milán, dentro de una familia de pintores. Ese entorno familiar fue un factor decisivo en su vida, dado que desde muy pequeño estuvo en contacto permanente con el taller artístico paterno. De su adolescencia y juventud no se conocen obras significativas. Se sabe que, a la edad de 22 años, tanto él como su padre recibieron el encargo de diseñar las vidrieras de catedral de Milán, así como una serie de tapices para la catedral de Como. Y estos trabajos de diseño, consistentes en la realización de los bocetos y dibujos previos a la ejecución en las vidrieras, configuraron la base de su formación antes de dar el salto definitivo hacia la pintura.


Arcimboldo se dio a conocer más allá de las tierras milanesas cuando tuvo la singular idea de plasmar rostros a partir de frutas y hortalizas, circunstancia que despertó amplia curiosidad entre los reyes europeos, deseosos de novedades con las que mostrar sus renovados gustos a los miembros de sus entornos. Esto dio lugar a que fuera pintor de la corte de los Habsburgo entre 1562 y 1587. Para ello, tuvo que dejar su taller de Milán e ir a residir primeramente a Viena, para después instalarse en la ciudad de Praga.

Puesto que su esquema compositivo lo fijó de forma muy precisa, como ejemplo del modo en el que el construía los rostros de sus personajes, he mostrado, en primer lugar, el retrato que hiciera en el año 1591 para el emperador Rodolfo II, cuadro que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Skokloster de Estocolmo (Suecia), seguido de otro que tiene bastante similitud con el primero.


El carácter festivo, alegre y vitalista aparece de modo continuo en sus cuadros; sin embargo, esas metamorfosis que evolucionaban de las plantas y frutos hacia los rostros humanos, en ocasiones, provocan cierto desagrado en el espectador que los contempla. Esto puede comprobarse cuando observamos su versión de El invierno, lienzo que podemos contemplar directamente si visitamos el Louvre en la capital francesa, ya que es en este museo donde se encuentra una de las versiones más conocidas.


Esa sensación de desagrado continúa en los lienzos titulados El agua y El jurista. El primero de los indicados, construido con animales marinos (peces, pulpos, tortugas…), resulta poco grato; más aún, si pensamos que se trata de un rostro de mujer, dado que la palabra ‘agua’ es femenina, tal como el autor nos lo hace ver con el collar de perlas que añade al conjunto.

Por otro lado, El jurista, pintado en 1566, se encuentra también en el Museo Skokloster de la capital de Suecia. Como puede apreciarse, el rostro se compone de pollos desplumados y de pescado, de modo que del mismo sale una mueca de desprecio en la boca del personaje que surge de esta composición.


Giuseppe Arcimboldo fue un pintor muy popular en vida; sin embargo, llegó un momento en que sus obras ya no causaban el asombro de sus inicios, por lo que, tras su fallecimiento, en 1593, no tuvo continuadores. Sería ya en el siglo XX, cuando se produce su recuperación a partir de los surrealistas que retomaron las ideas que subyacían en sus pinturas para profundizar en el mundo de los sueños o de los absurdos del mundo real en el que vivimos.

Como vemos, siguiendo la idea que dominó en sus lienzos, acabó también adentrándose en la elaboración de personajes a partir de objetos, caso de El camarero, pintado en 1574, en el que nos muestra a un personaje resultado de la articulación de barriles, vasos o jarras, elementos de la vida cotidiana de las tabernas de entonces. En el último de los que he seleccionado, vuelve a su tema favorito: los rostros construidos con frutas y verduras.

Cierro, pues, este breve recorrido por la obra de Arcimboldo reiterando que la gente que le seguía dejó de interesarse por sus cuadros; sin embargo, hoy bien podía ser reivindicado, con cierto humor, como “patrón de las frutas y verduras”, pues de ellas pudo sacar bastante partido.

AURELIANO SÁINZ
  • 18.9.22
La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Montilla ha puesto en marcha, por tercer año consecutivo, una convocatoria de becas para favorecer el acceso de personas en situación de riesgo de exclusión o vulnerabilidad social a la escuela de la Asociación “Más que Teatro Show”.


De este modo, el Consistorio ofrecerá un total de diez becas, de acuerdo con las bases que pueden consultarse a través de este enlace. Así, del total de ayudas, cinco cubrirán el cien por cien de la mensualidad, mientras que las otras cinco cubrirán hasta el 50 por ciento de la cuota.

Los requisitos fijados para optar a alguna de las ayudas son estar empadronados en Montilla, haber presentado solicitud de matrícula para el curso escolar 2022-23 en la Escuela de Teatro “Más Que Teatro Show” en cualquiera de sus modalidades, y que la renta per cápita anual de la unidad de convivencia en la que se integra la persona solicitante no supere los 4.500 euros anuales.

El plazo se solicitud de las becas permanecerá abierto hasta el próximo 30 de septiembre a las 14.00 de la tarde, y puede realizarse a través de la sede electrónica del Ayuntamiento o mediante registro en el propio Consistorio, acudiendo siempre con cita previa.

Una vez finalizado el plazo de presentación de solicitudes se constituirá un grupo de trabajo que analizará la documentación presentada y procederá a requerir la documentación que no haya sido aportada por las personas interesadas.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 18.9.22
El Monasterio de Santa Clara abrió anoche sus puertas para celebrar la salida procesional de Nuestro Padre Jesús de Familias por las calles de Montilla. Decenas de fieles quisieron acompañar el cortejo de esta imagen del siglo XVI que llegó a presidir algunas sesiones del Concilio de Trento celebradas entre 1545 y 1563.


La procesión, que año tras año se celebra el domingo más cercano al Día de la Exaltación de la Santa Cruz –que se conmemora cada 14 de septiembre–, permitió disfrutar de la singularidad de esta talla que permanece resguardada a la vista del público durante todo el año y que solo abandona su clausura durante la celebración de la novena que, este año, comenzó el pasado 9 de septiembre.

Acompañada por la Agrupación Musical "La Unión" de Montilla, la procesión de Nuestro Padre Jesús de Familias abandonó por unas horas el cenobio clariso para encontrarse con sus fieles a lo largo de su recorrido por las calles San Luis, San Juan de Dios, Gran Capitán, Felipe IV, Santa Brígida, Romo, Melgar, Molinos Alta, Avenida de Granada, Llano de Palacio y Santa Clara.

La procesión permitió contemplar de cerca este crucificado que fray Payo Afán de Ribera (1613-1684), hermano de sor Ana de la Cruz y obispo de Texaca, regaló a la religiosa, tal y consta en un documento fechado en 1633. En opinión de Enrique Garramiola, cronista oficial de Montilla entre 1973 y 2013, la imagen de Nuestro Padre Jesús de Familias fue "llevada desde Colonia a México por misioneros franciscanos" y, desde allí, fue enviada a Montilla.


"Payo Afán de Ribera fue un fraile de la orden de San Agustín que debió ser un personaje altamente reconocido en su época, pues ocupó importantes responsabilidades en el Nuevo Mundo, llegando a ser obispo de Guatemala, arzobispo de México y Virrey de Nueva España", subraya Elena Bellido, doctora en Historia por la Universidad de Córdoba y directora de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque.

"Sor Ana de la Cruz tuvo una especial devoción a esta imagen, que tuvo delante de su cama mientras estuvo enferma y le habló en repetidas ocasiones, tal y como expresó en sus escritos", subraya Elena Bellido, que en 2004 presentó en el X Curso de Verano sobre el Franciscanismo en Andalucía celebrado en Priego de Córdoba sus Apuntes iconográficos de la capilla del Padre de Familias del Convento de Santa Clara de Montilla.

La especialista montillana sostiene que fue la propia sor Ana de la Cruz la que concedió a la imagen –una obra anónima que, en función de su morfología, podría fecharse hacia la segunda mitad del siglo XVI– la advocación de Padre de Familias.

De extraordinaria calidad artística, esta sagrada imagen está realizada en pasta de madera policromada y, pese a sus reducidas dimensiones, llama poderosamente la atención por su realismo. "Cristo se halla sujeto a la cruz por tres clavos, revelando una admirable perfección anatómica, que es realzada por una acertada policromía", subraya Elena Bellido.


La devoción que sor Ana de la Cruz profesó a Nuestro Padre Jesús de Familias fue transmitida muy pronto a los miembros de la Casa de Aguilar, que realizaron distintas donaciones. Así, Mariana Fernández de Córdoba, sexta marquesa de Priego, regaló la corona de espinas que luce la imagen, una pieza de orfebrería de una elevada calidad artística, realizada en oro y engarzada con esmeraldas y rubíes que evocan formas florales en sus colores.

Por su parte, Pedro de Aragón, esposo de Ana Fernández de Córdoba Figueroa ―hija del quinto marqués de Priego−, un hombre preeminente que llegó a ocupar el cargo de virrey de Nápoles, regaló los tres clavos que sujetan la imagen del Señor, fundidos en oro y diamantes.

De esta forma, los fieles montillanos pudieron mostrar anoche su devoción a una imagen que, pese a permanecer resguardada a la vista del público durante todo el año, siempre ha despertado un gran fervor entre los fieles a lo largo de la historia, como lo demuestra la creación de la Hermandad del Padre de Familias en 1812, una cofradía que, tras muchas vicisitudes en los dos últimos siglos, aún se mantiene activa.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 18.9.22
Montilla celebrará esta próxima semana la quinta edición de su Semana de la Pintura "Memorial José Santiago Garnelo y Alda", una iniciativa surgida en 2017 con el objetivo de poner en valor la figura del artista montillano y, a su vez, situar la ciudad de la Campiña Sur cordobesa como referente nacional de las artes plásticas.


Para ello, junto al amplio programa de actividades para todos los públicos –que puede descargarse a través de este enlace–, el Ayuntamiento de Montilla ha decidido reforzar los premios del V Premio Nacional de Pintura Rápida que, de este modo, se sitúa como uno de los certámenes con los galardones más cuantiosos a nivel nacional.

"La Semana de la Pintura es una actividad que sigue creciendo año tras año y ha conseguido situar Montilla en una posición elevada como referente artístico", subrayó la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Montilla, Soledad Raya, quien destacó el papel que, una edición más, juegan las diferentes empresas y entidades patrocinadoras.

De este modo, junto a los 3.000 euros que el Ayuntamiento de Montilla destinará a la mejor obra del V Premio Nacional de Pintura Rápida al Aire Libre, el jurado entregará cinco accésits de 100 euros cada uno, si bien la V Semana de la Pintura entregará un total de 13.500 euros en premios gracias al patrocinio de Cooperativa La Unión, Bodegas Pérez Barquero, Bodegas Robles, Navisa, Bodegas Alvear, Cooperativa La Aurora, ESP Tableros y Bricolaje, S.L. (TABRISA), Lealmen, Frutas Carpio, Santa Amalia Decoración, Tela y Vino, Arte 21 y la Asociación de Amigos del Museo Garnelo.

"Estamos ante una iniciativa muy loable que permite plasmar de una forma única los rincones de Montilla, por eso, para nosotros es fundamental seguir apoyando esta iniciativa", destacó Francisco Fernández, director-gerente de Cooperativa La Unión, una de las entidades patrocinadoras del certamen.


El castillo de El Gran Capitán, la Plaza de la Rosa, el Ayuntamiento de Montilla, el Llano Palacio, El Parador o las vistas de la ciudad desde distintos puntos de su entorno serán, con toda probabilidad, algunas de las estampas más repetidas entre las obras participantes. Además, este año, de forma paralela a la celebración del certamen, tendrá lugar una concentración del colectivo Urban Sketchers en la Plaza de la Rosa, donde realizarán diferentes obras.

Tras el fallo del jurado, que tendrá lugar el mismo sábado 24 de septiembre a partir de las 19.00 de la tarde, las obras seleccionadas y premiadas en el concurso serán expuestas desde el 26 de septiembre hasta el 9 de octubre próximos en el Salón Municipal San Juan de Dios.

Una programación para todos los públicos

Junto al Premio Nacional de Pintura Rápida al Aire Libre "Memorial José Santiago Garnelo y Alda", la V Semana de la Pintura contará con una extensa programación dirigida a promover y difundir las artes plásticas entre la ciudadanía.

Así, el martes 20 de septiembre dará comienzo el taller de iniciación al dibujo de paisaje, a cargo del artista montillano Antonio Algaba, que se desarrollará durante tres jornadas: una teórica en el Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio" y dos prácticas en Bodegas Alvear y en la ladera del castillo de El Gran Capitán. Las personas interesadas deberán inscribirse a través de este enlace.


Los niños serán los protagonistas en la jornada del miércoles de la actividad de dibujo planteada en la Plaza del Ayuntamiento, mientras que el taller-exhibición de pintura mural que se desarrollará el jueves en el patio de Cooperativa La Unión a cargo de José Manuel Carrasco está abierto a todo el público, aunque para poder participar será necesario inscribirse a través de este formulario.

Asimismo, en la jornada del jueves, a mediodía, se presentará el proyecto Habitantes de lo mínimo, del artista cordobés Antonio Guerra, que permitirá plasmar la técnica del collage en diferentes "desconchones y desperfectos" que se pueden encontrar en la ciudad para hacer de ellos lienzos artísticos.

Finalmente, en la jornada previa a la celebración del V Premio Nacional de Pintura Rápida al Aire Libre, el Ayuntamiento de Montilla ofrecerá una visita guiada por el casco urbano para dar a conocer algunos de los espacios más singulares de la ciudad. Por su parte, el restaurador y presidente de la Asociación de Amigos del Museo Garnelo, Rafael Portero de la Torre, analizará el legado de Garnelo en la Parroquia de Santiago Apóstol a partir de las 20.00 de la tarde.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

17 de septiembre de 2022

  • 17.9.22

–¿Me conocen? –cesó el palmoteo; esto era peor–. Él nunca me presentó amistad alguna. Miento; sí, a la familia de una profesora, una vez, hace mucho tiempo. Cenamos en su casa. Recuerdo a una mujercita sabionda, con un adolescente muy educadito, le reconozco el mérito, ¿eh?, y un marido hogareño que se empeñó en ser amable; pero de cocinar…

–Es usted muy popular –se me derramó el almíbar.

–¡No me diga! –le faltó reírse–. ¡Y él les presume…! –se alborotó, sumamente incrédula.

–En absoluto. Los han visto juntos, nada más.

–¡Sus amigos, no! ¡Imposible!

–No. Aquí.

–Ya me extrañaba. ¿Aquí? ¿En mi ciudad? ¡Qué va! Tan rápidos y amenos y cargaditos de novedades que corren los días; unos limpian a los otros, como a la mancha de mora. Nadie se acuerda de mí –categórica, sin dolor.

–La admiran –lisonjeé–. Estuve en el hotelito donde se suele alojar el señor Castilla –insistí, por ver a dónde me llevaba.

Ella, incrédula, se admiró a su vez de lo que yo afirmaba.

–Ya, ya… Nos vieron… En el hotelito… –¿me tiraría algo a la cabeza? No, le dio la risa–. Nunca tendré suficiente –la risa mudó en ironía–. La salacidad no se extingue, ¡mal pensados!, aunque el objeto del deseo se haya convertido en saco de huesos reumáticos o bese la tierra en paz. Si usted siente curiosidad y quiere verme el culo y las tetas, con su frescura, en sazón, ¡vaya!, dispone de ocho o nueve películas que yo llamo «de media luz» porque hay mucha alcoba.

–Señora, se confunde. Yo… –era cómoda la indiferencia, pero intenté aclarar el malentendido.

–¡Qué yo ni yo! –me cortó–. Los hombres lo necesitan, vienen con esa carencia, y subsanar el remedio… –agitó revolante la mano– siempre le reporta dinero a alguien; si hay tontos, habrá listos. Nadie me engañó, es verdad, ni dijo que con esas películas hechas a toda prisa yo tocaría las almas; pero es seguro que provoqué otra clase de toques… –me miró con sospecha, mientras se esponjaba con toques ligeros su media melena; poseía la actriz, era innegable, el atractivo de la espontaneidad–. Me ilusioné con alcanzar un nombre, reconocimiento suficiente para elegir no ya mis películas, sino qué tipo de cine haría. Nada más peregrino. Además, se le entrega al físico lo que se le niega al talento. Esto lo comprenderá usted muy bien, ¿no?

Lo comprendí, cómo no.

–El espacio que te dejan es tan pequeño, tan miserable, que asfixia –continuó soltando carrete–. Y tienes que huir. Como sea –se acarició las manos–. Yo me refugié en el teatro. Un refugio maravilloso y… precario. ¿Por qué? Las ciudades crecen y los teatros disminuyen. Curioso, ¿no lo ha pensado? Los cines, también; pero la imagen, codificada y descodificada, es como el fiambre: bien conservada se puede consumir a cualquier hora. Te la sirven a domicilio, divinamente. Eso de abandonar el sofá y ponerte de tiros largos para salir, ¡ja! Entonces, ¿qué está mal? –las manos se abrieron para encauzar la pregunta.

Ni intenté responder. Lo hizo ella:

–Solo para empezar, digo que la cultura –aseveró, apuntándome–. A cualquier cosa, un juego o una costumbre, por estúpidos que sean, se le llama cultura, sépalo usted, señor detective. ¡Cuánto bobo! Y la educación, abandonada; un campo de cebollas. ¡Sin ella, la cultura es un imposible! ¿No lo comprenden? Pues no –y admitía incrédula, negando con la cabeza, lo irremediable–. El teatro –palmadita–. El teatro, a mí me dio pausa y modo y vocabulario –esto me lo ofrecía a dos manos–. De pequeñita, yo leía Platero en voz alta, cuidaba la dicción, entonaba, y a mi madre, que tenía un oído estupendo, le encantaba, después vinieron mis estudios de canto y declamación que conjugué con la universidad porque ella, mi previsora madre, avenida cómplice de mi padre, me quería universitaria. Hoy se farfulla, no se acentúa, no se vo-ca-li-za, se atropellan las palabras, que son nuestro pan. Claro, si… si a la urbanidad, es un ejemplo, se la considera retrógrada y con peligro de carcoma, pues… pues… ¿qué va a quedar en pie? En esto, es cierto, coincidí con aquella chica, la profesora, la colega de Pepín. Yo llamo Pepín a quien usted llama señor Castilla. ¡Ah!, disculpe.

Se giró hacia una licorera de caoba, situada al alcance de la mano. Extrajo una botella y dos vasitos de cristal tallado; los fue depositando sobre la bandeja del mueble y sirvió con generosidad.

«Tengo que conducir», me iba a excusar, pero no me dio tiempo.

–Pedro Ximénez, treinta años –me entregó un vaso–. Si me dice que no le gusta, lo pongo a usted en mitad de la calle.

Ni rechisté.

–Es broma –debió notarme el susto–. Le ofrecería algo más fuerte, más varonil, digno de un resuelto detective: güisqui, gimlet, cualquier combinado, pero no tengo, lo siento, estamos en una mercería, ¡por Dios!

Ni comenté.

Bebimos.

Ella paladeó. Yo paladeé. Ella me escrutó. Yo me relamí, en plan tontuelo.

–También hice dos de vaqueros –prosiguió con el currículum–. Siempre me besa un tipo alto y rubio con sombrero stetson lleno de mugre, que masca tabaco y escupe igual que dispara. Soy una actriz muy completa, ya ve. Nadie me felicitó, pero se alegraban de trabajar conmigo. Debió ser por esto –dijo, y se palmeó los muslos–. ¡Ea, ya le hecho el resumen de mi vida artística! –se lo quitó de en medio con un barrido de mano.

El sarcasmo no me movió a la risa, ella tampoco la esperaba. Volvimos al tiento del Pedro Ximénez, y el olor a pasas bajó el sulfuro, empalagó el ambiente y admitió la confidencia.

–Mire, ahí –hice lo que me indicaba–. En ese armarito guardo mis pocas películas, en formatos que ni existen. Se imaginará la ilusión que me hacen –se mofó.

Me fijé en un curioso certificado testimonial, enmarcado y colgado en la pared, en el que el gremio de periodistas especializados en espectáculos consideraba a la actriz, Encarnita Centelles, Diosa Ausente en el Juicio de Paris. Ella captó mi lectura.

–Una gracia de aquellos idiotas –explicó–, salvo uno, un crítico serio, padecía asma y bufaba: alguna maldición por su afilada lengua, tan categórica; él nunca, ni de broma, otorgaría un diploma a quien no hubiera representado a los clásicos, y la pena era que yo, «una actriz con tan buenas cualidades…». ¡Cretino! Lo conservo porque me recuerda que siempre anduve a la expectativa del qué pasará. Y cuando pasó el «qué pasará» me di cuenta de que solo pasa la vida con sus cositas, todas pequeñas. O no; como que ya no sé si queda convento alguno que le interese a una inmobiliaria –aquí me despisté–. Esta reflexión me la despertó sin querer, en plena función, la Inés desabrochada. «Me estoy haciendo mayor, muy mayor si digo la verdad…», decía ella en plan de broma, un error en la intención y en el tonito, siempre dije porque lo pensé, y así se lo tomaba el público. La concluyó después, a modo de no se consuela el que no quiere, un poema de Amado Nervo, En Paz, muy conocido, muy recitado, como yo también lo he hecho sin otra respuesta que la boca abierta de un bobo que no se entera –me miró, acusadora–. Inicia así –unió las manos, elevó el perfil, solemne, bello, y sonó la voz, clara, acompasada, muy limpia–:

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida
.

Y termina:

¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Para mí es casi una oración. Porque después del teatro hubo un tiempo, breve, por supuesto, en que me dediqué al recitado poético: otra loquinaria salida a mi desempleo artístico. Ahora me contento con amenizarles las tardes, cuando puedo y me da la gana, a los ancianos de las monjitas. Se admiraría usted de verlas: cosen sus papeles de colores y confeccionan un vestuario precioso, se aprenden los recitados y saben escuchar. Ellos, uno hay que colabora: toca el piano y la bandurria, es la excepción; los otros se dedican a vegetar mientras se apagan. Vamos, acérqueme el vaso.

HG MANUEL

Entregas anteriores

La fotografía (I)
La fotografía (II)
La fotografía (III)
La fotografía (IV)
La fotografía (V)
La fotografía (VI)
La fotografía (VII)
La fotografía (VIII)
La fotografía (IX)
La fotografía (X)
La fotografía (XI)
La fotografía (XII)
La fotografía (XIII)
La fotografía (XIV)
La fotografía (XV)
La fotografía (XVI)
La fotografía (XVII)
La fotografía (XVIII)
La fotografía (XIX)
La fotografía (XX)
La fotografía (XXI)
La fotografía (XXII)
La fotografía (XXIII)
La fotografía (XXIV)
La fotografía (XXV)
La fotografía (XXVI)
La fotografía (XXVII)
La fotografía (XXVIII)
La fotografía (XXIX)
La fotografía (XXX)
La fotografía (XXXI)
La fotografía (XXXII)
La fotografía (XXXIII)



  • 17.9.22
La sede de Bodegas Pérez Barquero se ha impregnado hoy del peculiar ambiente del paddock del Mundial de Fórmula 1. Las instalaciones de esta firma, santo y seña de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, han acogido el acto de presentación del vehículo monoplaza que ha construido, pieza a pieza, el agricultor montillano José Luis Casas que, a sus 45 años, se reconoce como todo un "apasionado por la Fórmula 1".


No en vano, este mecánico autodidacta ha dedicado los tres últimos años de su vida a fabricar en su propio taller, ubicado en la calle Río de la Hoz, muy cerca de las instalaciones de cooperativa La Unión, un vehículo monoplaza de competición que alcanza los 250 kilómetros por hora y que está inspirado en el MP4/22 que el piloto asturiano Fernando Alonso estrenó en 2007, tras su fichaje por la escudería británica McLaren.

La puesta de largo del espectacular monoplaza de José Luis Casas ha congregado a decenas de curiosos y amantes de la Fórmula 1 que, además, han podido disfrutar de un brindis con vino fino de Bodegas Pérez Barquero, así como de una visita guiada por las instalaciones de la firma.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 17.9.22
Bajo el nombre de Escapararte, el artista montillano Manuel Portero ha puesto en marcha una nueva propuesta cultural dirigida a acercar al público algunos de los nombres más relevantes del panorama cerámico contemporáneo en España. De este modo, y con el escaparate de un establecimiento comercial como espacio expositivo, la artista Nela Rodero presenta estos días en Montilla una de sus características vajillas.


De esta forma, y tras el exitoso proyecto impulsado en colaboración de Taberna Bolero, Manuel Portero pone en marcha una nueva iniciativa dirigida a "dar viabilidad" a la cerámica contemporánea. "De nuevo he querido apostar por un espacio singular, como es el escaparate de Óptica Agraz, para acercar la obra de varios artistas españoles que son referencia en la cerámica contemporánea", destacó el artista montillano.

José Luis Richarte, Rafael López Pastor y Antonia Santos, junto a Nela Rodero, son algunos de los artistas que han formado parte de Escapararte, un proyecto muy vinculado a la Escuela de Arte "Dionisio Ortiz" y, más concretamente, a la artista y docente Hisae Yanase, que falleció en Córdoba el 21 de mayo de 2019 a los 75 años de edad.

Durante este mes de septiembre, una pieza de Nela Rodero, que se enmarca dentro de su línea creativa de vajillas, protagoniza el proyecto Escapararte. "No solo se trata de exponer una pieza, sino que a través de las redes sociales intentamos acercar al público el proceso creativo que desarrolla cada artista", destacó Portero.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

AYUNTAMIENTO DE MONTILLA - CAMPAÑA NAVIDAD 2022

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

AGUAS DE MONTILLA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos