:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

IPRODECO - PROYECTO CÓRDOBA RURAL JOVEN

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - IMPUESTO VEHÍCULOS TRACCIÓN MECÁNICA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - LLENAR DE COLOR TU MESA

19 de julio de 2021

  • 19.7.21
La plantilla del Servicio Municipal de Ayuda a Domicilio de Montilla, convocadas por la Coordinadora de Trabajadores de Andalucía (CTA), saldrá hoy a la calle para reclamar la aplicación del convenio estatal del sector, con especial atención en el cumplimiento de las horas de trabajo, el pago de los pluses en los días festivos, o el desbloqueo del comité de Seguridad y Salud, entre otros aspectos.


La movilización, que tendrá comienzo a las 20.00 de la tarde en la Plaza Dolores Ibarruri y que transcurrirá hasta la Plaza de la Rosa, pretende dar a conocer la situación de una plantilla –formada en su mayoría por mujeres– "que durante los últimos dos años viene reclamando que se cumpla el convenio estatal sin que la empresa dé respuesta a estas reivindicaciones".

En este sentido, Rosa López y Pilar Luque, delegada y secretaria de CTA –sindicato mayoritario en el comité de empres ay que aglutina a unas 80 trabajadoras de las 120 existentes en el servicio– han señalado que las reivindicaciones no han sido atendidas por la empresa adjudicataria del servicio, Monsecor, "lo que afecta a la calidad de la atención de los usuarios y las condiciones laborales de las trabajadoras".

De esta forma, entre las reivindicaciones puestas sobre la mesa está la previsión y cómputo de los tiempos de desplazamiento, o funciones de control y coordinación, dos aspectos que en el convenio colectivo se recoge como "tiempo efectivo de trabajo". "El tiempo que los trabajadoras empleamos para desplazarnos de un domicilio a otro sale de su tiempo particular o, bien, del tiempo de atención al usuario, lo que supone una merma en el servicio y la calidad que se les presta", ha explicado Pilar Luque.

Asimismo, CTA ha insistido en la necesidad de regularizar la bolsa de horas a través de un sistema semestral que establezca las horas a recuperar en el plazo de tres meses. "Sin embargo, nos encontramos en que la empresa realiza ese cómputo de forma mensual, lo que hace que realmente no se sepa cuántas horas se deban recuperar o no, ni tampoco se cumple el plazo de tres meses para hacerlo", ha señalado, por su parte, Rosa López.

Una opacidad que, sostienen, "mantiene a las trabajadoras en una situación constante de deber horas a la empresa sin que pueda existir una previsión de cuándo recuperarlas y conocer cuantas horas da realmente". "A esto se le suman que se sigue computando a 1.800 horas de contrato, y no 1.755 como recoge el convenio estatal", han apostillado.

Unos incumplimientos que también tienen lugar, según las representantes de CTA, en otros aspectos como no asegurar 12 horas de descanso desde el final de una jornada laboral y el inicio de la siguiente o el impago del plus de domingos y festivos "adeudado desde enero de 2020 a agosto de 2020".

"La empresa se excusa en que no se pueden pagar las horas extras como extraordinarias para no dar solución a estos problemas, pero lo que reclamamos es que exista un pacto sobre horas complementarias que permita regularizar estos aspectos", ha subrayado la delegada de CTA.

Por su parte, desde la empresa Monsecor se ha rechazado desde el inicio de este conflicto a finales de 2018, las acusaciones sobre su negativa para aplicar el convenio marco, y apuntan "a que hay sentencias judiciales que corroboran que se está cumpliendo con el convenio en su totalidad". 

"Los juzgados han corroborado que se está aplicando correctamente el convenio, sobre todo en lo que respecta a la jornada laboral. Además, estamos siendo flexibles a las necesidades de las trabajadoras en lo que respecta a la bolsa de horas, dándoselo en tiempo de descanso, por lo que rechazamos las acusaciones de CTA en su totalidad", ha señalado Aurora Requena, gerente de Monsecor, a Montilla Digital, a la vez que ha indicado que el comité de Seguridad y Salud estaba previsto para esta mañana.

Monsecor obtuvo en 2018 la mejor puntuación en el proceso de adjudicación del Servicio Municipal de Ayuda a Domicilio, al que el Ayuntamiento de Montilla destina anualmente una partida de 1,8 millones de euros. Una adjudicación que se realizó por un plazo de dos años, si bien la empresa podría continuar con la prestación del mismo por un plazo máximo de cuatro, dado que se permite prorrogar la concesión por dos años más.

Municipalización del servicio

La movilización de la plantilla de Ayuda a Domicilio coincide con el inicio del proceso para una nueva licitación de servicio por parte del Ayuntamiento de Montilla dado que la primera prórroga de la adjudicación del servicio –ampliable otros doce meses– concluye en el mes de agosto.

En este sentido, desde CTA han lamentado que, pese a solicitar una reunión con el alcalde de Montilla para conocer los detalles del nuevo proceso y poder trasladar sus reivindicaciones, "no hemos obtenido ninguna respuesta". 

"Nos hemos reunido con Ciudadanos e Izquierda Unida, pero no sabemos nada del Ayuntamiento. Nuestro deseo es que se municipalizara el servicio, ya que es municipal, pero como todo indica que no será así, al menos que se nos permita trasladar nuestras demandas para que exista un control férreo en que se cumple con el pliego y el convenio", han subrayado las representantes del comité de empresa por CTA, quienes han puesto en valor el trabajo realizado durante la pandemia.
 
I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ




  • 19.7.21
La incidencia del coronavirus vuelve a incrementarse en Montilla según los datos publicados por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. La localidad ha sumado durante el fin de semana 34 nuevos contagios confirmados, por lo que el número total de afectados por coronavirus en el municipio desde el inicio de la pandemia es de 1.722, situándose la incidencia en 492,5 casos por cada 100.000 habitantes.


Asimismo, Salud ha confirmado una nueva víctima mortal en la provincia de Córdoba como consecuencia del coronavirus. De esta forma, junto a los 315 nuevos casos positivos confirmados en las últimas 48 horas –que incrementa a 60.693 el total de afectados en la provincia desde el inicio de la pandemia–, la Consejería registra 978 fallecidos por covid-19 (uno más que el sábado) y cuenta ya con 55.256 personas que habrían superado la infección. De esta forma, la incidencia se sitúa en 404,4 casos.

Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza 31 pruebas positivas por covid-19 en la última semana (doce más que el viernes) y 40 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.542 vecinos afectados (14 más) y 36 fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 1.442 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado seis pruebas positivas en la última semana (dos más que el viernes), y ocho en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 598 personas afectadas (dos más), con 572 curados y doce fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, se ha registrado dos pruebas positivas en última semana (tres menos que el viernes), y seis en los últimos catorce días. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 330 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (igual) y ha elevado a 319 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor registra 17 pruebas positivas en la última semana (dos más que el viernes), y 37 en los últimos 14 días. En total, el municipio ha alcanzado los 293 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (nueve más), con 253 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica 69 pruebas positivas en la última semana (17 más que el viernes). La cifra se eleva a 112 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde marzo de 2020 con un total de 1.722 vecinos afectados por el covid-19 (34 más), con 1.499 personas curadas y 29 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias registran hoy en La Rambla cuatro positivos por coronavirus en la última semana (como el viernes), y siete en las últimas dos semanas. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 533 vecinos infectados por covid-19 (igual), de los que 516 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge 29 positivos por covid-19 en la última semana (dos menos que el viernes), y 54 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 264 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2 (cuatro), mientras que se registran dos fallecidos y 174 vecinos que han superado la enfermedad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 19.7.21
Unidas Podemos llevará al Parlamento de Andalucía la supresión del concierto de una de las cuatro aulas de educación específica del centro educativo El Molinillo de la Fundación Futuro Singular en Montilla. La medida, tal y como informó Montilla Digital, ha sido recurrida ante el consejero de Educación, Javier Imbroda, por parte de la dirección del centro, que asegura que esta decisión pone en riesgo la atención a unos menores "con necesidad de una atención casi individualizada".


La diputada andaluza de Unidas Podemos por Andalucía Ana Naranjo, que el pasado mes de junio solicitó a la Junta de Andalucía "sensibilidad" ante la falta de recursos de la Fundación, ha avanzado que en los próximos días registrará un pregunta en el Parlamento sobre la decisión del gobierno andaluz de cerrar dicho aula, demostrando una vez más que tanto PP como Ciudadanos “castigan y no apoyan” desde lo público a entidades como Futuro Singular, que suplen las carencias de atención al alumnado con discapacidad intelectual.

Desde Unidas Podemos indican que ya advirtieron "y denunciamos hace unas semanas, tras reunirnos con Futuro Singular, sobre los problemas que atraviesan los centros que atienden al alumnado con necesidades especiales ante la falta de recursos específicos en el sistema público”.

Desde Futuro Singular explicaron que en su red de centros escolares reciben a niños y niñas con discapacidad intelectual y altas necesidades de apoyo, por lo que las ratios establecidas actualmente no son adecuadas a las necesidades del alumnado que asiste a estos centros.

Ante el “debilitamiento” de la escuela pública y la “falta de inversión en recursos específicos y personal”, ha señalado Naranjo, “estos centros cumplen una función social esencial para paliar las necesidades del alumnado NEE y de sus familias”. Por ello, considera “incomprensible que la falta de apoyos por parte del Gobierno andaluz condene a muchos de esos niños y niñas a quedarse sin la atención especializada que necesitan para su desarrollo”.

Una situación que, como apuntó la directora de Futuro Singular en Montilla, pone en jaque la atención de una quincena de menores procedentes de municipios de toda la comarca que, ante la pérdida de profesionales, "limitará la atención a nuestro alumnado, que tiene el derecho a una escolarización con todos los recursos que necesitan”.

Por todo ello, la diputada andaluza ha exigido al Gobierno andaluz que reconsidere su postura y su decisión de cerrar un aula en el colegio El Molinillo, a la vez que le ha pedido “sensibilidad” con este colectivo, así como “blindar la inversión en Educación Pública y en atención a la Dependencia” para garantizar “que toda persona vea satisfechas sus necesidades desde lo público”.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN




  • 19.7.21
Una uva con un gran estado de salud que apenas se ha visto afectada por enfermedades como el oídio o el mildiu dada la escasez de humedad de esta primavera, y una producción que se verá mermada entre un 15 y un 20 por ciento como consecuencia del estrés hídrico que sufren las vides en los últimos tres años. Estos son los factores que marcarán la próxima vendimia en el marco Montilla-Moriles, donde previsiblemente se iniciará la recogida de las variedades más tempranas en la última semana de julio.


Las bodegas y cooperativas del marco vitivinícola cordobés coinciden en señalar a la falta de lluvias durante la pasada primavera –una escasez hídrica que se viene arrastrando desde 2018– como principal motivo de la caída de la cosecha para este año.

"Las lluvias que se vienen registrando en los últimos tres años están entre 200 y 100 litros por debajo de la media, y eso está provocando que la viña no se repongan entre cosecha y cosecha, reduciendo su producción", sostiene Antonio López, presidente de Cooperativa La Aurora.

Una climatología adversa que, como apuntan desde Cooperativa La Unión, también afectó a zonas muy concretas de la comarca, como Montemayor y Aguilar de la Frontera, donde se registraron granizadas "que causaron importantes daños". En este sentido, mientras que las previsiones en algunas zonas se estima en una caída de entre el 10 y 20 por ciento, cooperativas como la de San Acacio de Montemayor, eleva el descenso hasta el 20-25 por ciento.

Con todo, la falta de humedad ambiental y las temperaturas suaves que han registrado en la zona durante la primavera y el verano ha favorecido, asimismo, un estado de salud "muy óptimo" de las uvas, que apenas se han visto afectadas por enfermedades. "Sanitariamente la uva presenta una calidad muy buena, y han sido pocos los focos de oídio y mildiu", indica Francisco Fernández, director gerente de Cooperativa La Unión.

Tampoco ayuda, recuerdan, el continuo arranque de viñas en la zona por la falta de rentabilidad que, si bien no tiene lugar con la misma incidencia que hace unos años, "el descenso de hectáreas de viñedos se mantiene cada campaña". "La rentabilidad no es la que debiera, lo que desanima al viticultor", señala Juan Antonio Aguilar, gerente de San Acacio, quien reconoce que la pasada campaña ha sido especialmente dura para el sector como consecuencia del covid-19 y el cierre del canal Horeca.

"El mercado se está recuperando, pero el verano nunca es buena época para el vino, por lo que habrá que esperar a septiembre u octubre, una vez conozcamos los resultados de la vendimia, para ver cómo responde el mercado y si los precios se van recuperando", subraya, por su parte, Antonio López.

Un buen nivel de maduración

Más allá de las previsiones sobre el desarrollo de esta nueva vendimia, bodegas, lagares y cooperativas se encuentran ya inmersos en los continuos controles de maduración del fruto con el objetivo de determinar el momento idóneo para iniciar la recolección. En este sentido, Francisco Fernández aseguró que las noches frescas permitirán desarrollar la vendimia "en las fechas habituales".

Así, la vendimia más temprana del continente europeo dará comienzos a finales de julio con la recolección de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza. Tras la recolección de la variedad Chardonnay, los viticultores comenzarán a cosechar las uvas del tipo Verdejo, Sauvignon Blanc y Moscatel para, ya a finales de agosto o primeros de septiembre, completar la campaña con la recolección de la variedad autóctona del marco Montilla-Moriles: la Pedro Ximénez.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

18 de julio de 2021

  • 18.7.21
Montilla Digital ha mejorado en los últimos días el canal de comunicación con el que cuenta en WhatsApp y que permite a todas las personas interesadas recibir al instante y de manera gratuita todas las alertas informativas del primer periódico digital de la localidad, así como la actualización de la sección de Necrológicas.



Las personas interesadas en recibir las novedades informativas en su teléfono móvil deben agregar a sus contactos el número de Montilla Digital (681 053 639) y enviar un mensaje por WhatsApp que incluya la siguiente información:

NOMBRE Y DOS APELLIDOS DEL USUARIO
ALTA NOTICIAS

En un periodo inferior a 24 horas, los usuarios inscritos recibirán un mensaje de WhatsApp cada vez que se actualice el periódico con una noticia. “Con este servicio, Montilla Digital da un paso más en la relación con sus lectores, pues acerca la actualidad de una forma cómoda e inmediata”, explicó la directora del periódico, Irene Téllez.

Los datos de las personas que se inscriban en este servicio gratuito de WhatsApp se regirán por lo dispuesto en la Ley de Protección de Datos y únicamente se utilizarán para los fines descritos. En cualquier caso, los usuarios podrán darse de baja de este servicio en cualquier momento. Para ello, deberán enviar un mensaje por WhatsApp que incluya:

NOMBRE Y DOS APELLIDOS DEL USUARIO
BAJA NOTICIAS



Agenda Cultural de Montilla

Asimismo, las personas interesadas en recibir vía WhatsApp los carteles y dípticos que colectivos, asociaciones, hermandades e instituciones hacen llegar a la Agenda Cultural de Montilla Digital, pueden enviar un mensaje que incluya:

NOMBRE Y DOS APELLIDOS DEL USUARIO
ALTA AGENDA

Como ocurre con los contenidos informativos, los usuarios podrán darse de baja de este servicio en cualquier momento. Para ello, deberán enviar un mensaje por WhatsApp que incluya:

NOMBRE Y DOS APELLIDOS DEL USUARIO
BAJA AGENDA

Por otro lado, Montilla Digital desea poner a disposición de sus lectores el número 681 053 639 para que, vía WhatsApp, puedan comunicar o compartir acontecimientos relevantes que sucedan en la localidad, mediante el envío de texto, imágenes, audios y/o vídeos.

“Aunque la línea todavía no está habilitada para recibir llamadas, pensamos que se trata de un buen canal para recibir material de usuarios de WhatsApp que, de forma voluntaria, desean informar de cualquier acontecimiento de relevancia e interés para la ciudadanía”, añadió Irene Téllez.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 18.7.21
La formación digital se ha convertido en una pieza clave para el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) durante el periodo de la pandemia por covid-19, con casi 500 inscripciones a las dos ediciones del ciclo Cómo ser periodista freelance. En la actualidad el órgano colegiado cuenta con aproximadamente un millar de profesionales colegiados en Andalucía, lo que supondría la mitad de los periodistas registrados en la organización.


Durante el mes de marzo, la primera edición, y en los meses de mayo y junio, la segunda fase, la formación para ser periodista por cuenta propia se ha desarrollado a lo largo de 14 sesiones virtuales, con la participación de 33 panelistas de diferentes organizaciones y profesionales del periodismo y la comunicación. Un total de 20 horas formativas distribuidas en horarios adaptados a la jornada laboral.

En la primera edición de Cómo ser periodista freelance se llevaron a cabo casi 150 inscripciones a las capacitaciones online, con una media de casi 40 personas en línea en cada sesión, de dos horas y media de duración. En estas cuatro jornadas han colaborado expertos y asesores de los ámbitos financiero y fiscal, legal, así como periodistas y profesionales del marketing. Estos son los asesores fiscal y legal Paco Ortega y Miguel Ángel Pardo; la consultora de comunicación y marketing Teresa Suárez; las empresas De Sobrino & Asociados y Sinlímites Comunicación, y el periodista freelance Pepe Barahona, así como la abogada Celia Sánchez Fernández.

En el segundo ciclo han participado las organizaciones de Andalucía Emprende, la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, ambos de la Junta de Andalucía y la Confederación de Empresarios de Cádiz aportando un total de 26 ponentes, recursos y contenidos para las casi 35 personas inscritas de media, en la decena de sesiones formativas, que se han venido celebrando vía telemática.

Diez píldoras formativas de una hora de duración con el objetivo de ser prácticas y útiles sin restar tiempo apenas a la jornada de trabajo cotidiana. La Fundación Andalucía Emprende ha aportado a los Equipos de Alto Rendimiento (EAR) de transformación digital, trabajo autónomo, coaching, financiación y economía social.

En definitiva, 489 registros de participantes para el ciclo Cómo ser periodista freelance, enmarcado en la cultura del emprendimiento, la itinerancia laboral del profesional de la comunicación y encargos por piezas y a la carta, además de las herramientas digitales y empresa digitalizada.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 18.7.21
Creo que he comentado en un artículo anterior que por las mañanas suelo mirar un calendario que tengo colgado en el estudio y que fue editado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Su singularidad procede de que cada día del mes viene acompañado con un comentario referido a un descubrimiento o al nombre de algún científico o científica que merece la pena ser recordados.


Hace unos días, el pasado 9 de julio, que caía en viernes, pude leer en letra pequeña: “2015. Un equipo de investigación del IGME de la Universidad Complutense y la de Barcelona encontró una mosca de hace 105 millones de años en perfecto estado de conservación: se había conservado en ámbar en la cueva de El Soplao (Cantabria) y aún llevaba una carga de polen en su abdomen”.

¡Una simple y vulgar mosca perfectamente conservada desde hace la friolera de 105 millones de años! Me paro un instante para poder calibrar lo que significa todo ese tiempo y al momento me surge la pregunta: “¿Dónde estábamos entonces nosotros, los humanos, tan ególatras que nos creemos el centro del Universo?”

La respuesta es clara y contundente: en ninguna parte, porque los inicios del homo sapiens se remontan a unos cuantos miles de años. Ni siquiera llegamos a un millón de años, que, al menos, nos daría un poco de categoría temporal y podríamos medirnos con las moscas.

Y ahora, retrocedamos mentalmente y recordemos que por aquella época reinaban en el planeta Tierra esos enormes gigantes que eran los dinosaurios. También, es de suponer, que las dichosas moscas se encontraban por todas partes, por lo que temo que al paso que vamos nuestra especie desaparezca de la faz de Tierra, pero que las moscas seguirán tan plácidamente.

En fin, que una prosaica mosca sea mucho más resistente que nosotros nos tiene que dar mucho que pensar. Y entre las muchas cosas que todavía no hemos resuelto es nuestra conciliación con el paso del tiempo (en el caso de que verdaderamente exista, puesto que los físicos a partir de Albert Einstein nos dicen que el tiempo es otra dimensión, cuestión que al común de los mortales le cuesta entender).

Para encontrar alguna forma de solución, nosotros, los humanos, somos los que hemos creado unos instrumentos de medidas temporales que en la propia naturaleza no existen como tales. Los segundos, los minutos, las horas, los días, los meses, los años... son convenciones que nos sirven para organizar y orientar nuestras vidas.

De este modo, nos convertimos en sujetos que creen controlar el transcurrir del tiempo, ya que consideramos que estamos situados en el punto exacto: vivimos en un supuesto presente (del que, paradójicamente, somos incapaces de determinar su duración), al tiempo que todo lo acontecido lo consideramos pasado y lo que está por venir lo entendemos como el futuro.

No es de extrañar, pues, que a la capacidad que tenemos de archivar los recuerdos le llamemos "memoria", que es la que nos trae al presente, de manera un tanto difusa, las imágenes que archivamos en nuestra mente.

Y pensando en esta facultad me ha parecido muy oportuno mostrar como primera imagen de este artículo el lienzo que Salvador Dalí tituló como La persistencia de la memoria, al ser una buena obra en la que se muestran las fugaces huellas del pasado, de modo que en un paisaje desolado hasta los relojes se ablandan, ya que a medida que nos distanciamos de los acontecimientos vividos se vuelven borrosos como recuerdos personales.


También, hemos de tener en cuenta que la percepción del tiempo es un hecho con un componente subjetivo muy fuerte. Apunto esto porque en la actualidad nos encontramos en una cultura de la inmediatez, en la que las noticias nos llegan casi de manera instantánea, de forma que lo que aconteció hace unos días ahora nos suena a caduco.

Vivimos en una especie de ‘presentismo’ que a veces nos abruma, por lo que, en ocasiones, aspiramos a alejarnos del entorno en el que nos movemos para descansar en lugares alejados o imaginando épocas pretéritas en las que podríamos sentirnos más tranquilos.

Quizás, El ángelus, la obra que acabamos de ver del pintor impresionista francés Jean-François Millet, de 1857, sea el reflejo de una concepción del tiempo muy distinta a la nuestra. En ella contemplamos a dos campesinos, hombre y mujer, quienes, al oír el sonido lejano de las campanas que les llega de la iglesia del pueblo, hacen una pausa en su trabajo agrícola para concentrarse y rezar. Después, retomarán sin prisas sus labores.

Muestran, pues, un tiempo que viene marcado por sentimientos ligados a la naturaleza y a la religión. A la naturaleza, porque serán las primeras luces del alba las que les indiquen cuándo comienzan su trabajo en el campo; y a la religión, ya que son los tañidos de las campanas los que les dicen que es el mediodía, el momento de unirse con sus oraciones a un mundo sobrenatural en el que creen y que forma parte de sus vidas.


Pero las sociedades, paso a paso, se secularizan, y el trabajo en el mundo del capitalismo desarrollado viene determinado por la agitación, la precariedad y los beneficios. Así, los ritmos laborales se marcan con la precisión de los cronómetros. No hay tiempo, pues, para la reflexión y el reposo tranquilo, ya que, incluso, el de descanso está perfectamente medido. Tiempo ajeno que no nos pertenece, a la espera de organizar otro nuestro.

No es de extrañar que casi un siglo después, en 1934, Salvador Dalí evocara la obra precedente a través de un lienzo que titularía Reminiscencia arqueológica del ángelus de Millet. Aquí ya no hay nada de ese mundo de piedad que desprenden esos dos sencillos campesinos. Dalí los convierte en dos inmensos cuerpos marmóreos oscuros que se destacan en la quietud de un paisaje casi metafísico, por la inmensa soledad que rodea a esos dos extraños cuerpos que parecen perennes.

Hoy, además, nos movemos en un tiempo altamente subjetivo, controlado por el devenir de nuestro propio cuerpo. El mismo cuerpo que nos sirve de faro vigilante. El que cada mañana, ante el espejo, nos avisa de los cambios que sufrimos o de las pérdidas que lo acechan. Y aunque se buscan todos los remedios o múltiples pócimas mágicas en forma de cremas ‘anti-edad’, lo cierto es que el tiempo es implacable y sigue su senda sin hacernos caso.


Y comenzamos a volvernos invisibles, como esos personajes hieráticos que el belga René Magritte plasmara en sus lienzos, porque, a pesar de los esfuerzos que hacemos, ya no somos el foco de atracción de lo que nos rodea.

Como prueba de ello, nos sirve un lúcido párrafo de Antonio López Hidalgo que aparece en uno de sus últimos artículos, Los años que se van, y que hemos podido leer en este medio: "Después en casa, fue anotando en un bloc los síntomas que dan forma a la vejez: rigidez articular, disminución de masa ósea y muscular, incontinencia renal, disminución de la agudeza visual y auditiva. Y las arrugas, por supuesto. El cansancio. Sí, andar molido todo el santo día. Sufrir las resacas como la peor paliza nunca sufrida. Y ser invisible para las mujeres, claro".

Quizás sea difícil conciliarnos con el paso del tiempo. Quizás nunca perdonemos que no se nos devuelva la juventud perdida y que estemos abocados a la vejez. Quizás tengamos finalmente que aceptar que la flecha del tiempo solo marca una dirección (la que a nosotros no nos gusta).

Pero lo que no podemos hacer, como Fausto ante Mefistófeles, es cometer la torpeza de no saber quiénes somos y qué queremos, para finalmente negociar con esta sociedad, un tanto absurda, los sucedáneos que nos ofrece y, como contrapartida, acatar mansamente sus servidumbres a cambio de hacernos olvidar que nosotros también somos tiempo.

AURELIANO SÁINZ
  • 18.7.21
El Comité Científico de la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir (ASAG), creado en noviembre de 2020, está difundiendo entre los profesionales de sus centros hospitalarios (los comarcales de Andújar y Montilla, y los de Alta Resolución Sierra de Segura, Alcaudete, Alcalá la Real y Sierra de Cazorla, en Jaén, y Puente Genil y Valle del Guadiato, en Córdoba) los primeros documentos redactados para mejorar la práctica clínica al actuar sobre la seguridad del paciente, disminuir la variabilidad en los tratamientos y conseguir la mejora de actuación asistencial.


Estos dos primeros textos, de los nueve que el Comité Científico está preparando, profundizan desde la evidencia clínica, por un lado, en el manejo clínico del paciente COVID-19 y, por otro, en las indicaciones y retirada de monitorización no invasiva. La presentación en los distintos centros se ha llevado a cabo por el coordinador del Comité Científico, el doctor José Javier Cota junto a miembros del comité de dichos hospitales, combinando el formato presencial y telemático.

Según apunta el director gerente de la ASAG, Pedro Manuel Castro, “la elaboración de estos documentos, y su difusión entre los profesionales sanitarios para su puesta en práctica, supone una mejora importante a la hora de aportar un manejo adecuado de todos los pacientes, así como facilitar el trabajo del personal clínico que los tratan médicamente y les dispensa cuidados de enfermería. Todo ello, va a ayudar a aumentar la calidad de la atención dispensada a los pacientes de nuestros centros, así como su seguridad”.

En la redacción de estos documentos han participado los miembros del Comité Científico, que está formado por 25 personas de reconocido prestigio pertenecientes a los hospitales de la Agencia, y que representan a distintas especialidades como: Análisis Clínicos, Cardiología, Farmacia, Hematología, Medicina Interna, Medicina Intensiva, Medicina Preventiva, Urgencias, Neumología, Pediatría, Radiología y Enfermería.

Se tiene previsto continuar trabajando en otros procesos clínicos integrados en la Medicina y la Enfermería, como son Criterios de ingreso derivación y alta; Tratamiento al alta según el diagnóstico establecido; Recomendaciones al alta según el diagnóstico establecido; Tratamiento inicial del paciente que ingresa; Indicaciones de exploraciones complementarias (radiología, análisis clínicos); Guía Farmacológica; Proceso de traslados secundarios y terciarios; y Diagnóstico de enfermedades menos frecuentes (no raras) en función de la clínica.

En concreto, los integrantes del Comité Científico son José Javier Cota (que actúa como coordinador del grupo), Manuel Aguilera, Pedro Arévalo, Adrià Gómez, José Antonio Lis, Emilio del Campo, Francisco Rivera, Manuel Castellano, Francisco Javier Toledano, Julián Salazar, Adrián Montaño, María Jesús Cazalilla, Marta Estrada, Carmen Duro, Marta Cruz, Azahara María Porras, Rafael Martínez, Juan José Villarejo, Samuel Ruiz, Juan María Rubio, Lorenzo Villalobos, Manuel Capote, María Pilar Fernández, Ana María Higuera e Inmaculada Pérez.



REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

  • 18.7.21
El Centro de Transfusión Sanguínea, Tejidos y Células de Córdoba, dependiente de la Consejería de Salud, visitará Montilla los días 19, 20 y 21 de julio para favorecer la donación de sangre entre sus vecinos. De 18.00 de la tarde a 22.00 de la noche, un equipo médico se establecerá en el salón de actos del Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio", ubicado en Ronda de Curtidores.



El Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS) de Córdoba anima a los ciudadanos a colaborar de manera altruista con los bancos de sangre de todo el país, cuyo abastecimiento resulta fundamental de cara a atender enfermedades hematológicas tales como las anemias, las leucemias, los linfomas y la trombocitopenia, así como intervenciones de cirugía general.

Los requisitos para poder donar son: tener entre 18 y 65 años y un peso igual o superior a los 50 kilogramos, no padecer anemia y no realizar prácticas de riesgo que faciliten el contagio de enfermedades, como por ejemplo, la hepatitis, la sífilis o el sida.

En todas las provincias andaluzas hay puntos para acudir a donar sangre con horarios flexibles, de manera que se pueda hacer una donación tras la jornada laboral o incluso los fines de semana. Las salidas diarias de las unidades móviles a los distintos municipios andaluces pueden consultarse en el apartado específico Donar Sangre de la web del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Las enfermedades hematológicas tales como las anemias, las leucemias, los linfomas y la trombocitopenia son hoy el conjunto de patologías que más demanda de sangre presentan. En segundo lugar se encuentran las hemorragias, siendo en su mayoría digestivas. Le siguen en orden de frecuencia las prótesis articulares, los traumatismos y, en menor medida, el infarto agudo de miocardio, la sepsis y la cirugía en general.

Los trasplantes, a pesar de que consumen muchas unidades de concentrados de hematíes, son en general las intervenciones que menos sangre demandan debido a su baja incidencia sobre el global de las intervenciones que se practican en los hospitales.

En el proceso de donación se están produciendo cambios importantes orientados a obtener por separado los distintos componentes de la sangre (plasma, hematíes y plaquetas) con la finalidad de poder orientar cada donación a las necesidades de cada momento.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTILLA DIGITAL


REMONTAMOS - AYUNTAMIENTO DE MONTILLA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA


DEPORTES - MONTILLA DIGITAL


LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA


FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos