:::: MENU ::::

8 de abril de 2021

  • 8.4.21
El Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Campiña Sur Cordobesa, en el marco de su campaña de impulso al comercio local, de proximidad y al consumo responsable, ha puesto en marcha unas jornadas técnicas formativas dirigidas a ofrecer herramientas que permitan superar las dificultades que atraviesa el sector. El programa, que comenzará el próximo 14 de abril, contará con tres sesiones formativas que se desarrollarán a lo largo del presente mes.


La propuesta, que cuenta con la colaboración de las asociaciones de comercio de Aguilar de la Frontera, Fernán Núñez, Montalbán, Montilla, La Rambla y Puente Genil, y financiada por el Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco), analizará algunos casos de éxito en el asociacionismo empresarial, experiencias de aplicación de las redes sociales y nuevas tecnologías en el comercio local, o propuestas para reinventarse en tiempos de pandemia.

"El objetivo de estas jornadas técnicas es seguir ofreciendo al comercio local de la comarca las herramientas necesarias que les permitan sobreponerse a la crisis generada por la pandemia, apostando por la innovación y manteniendo la calidad que caracteriza a nuestro pequeño comercio", destacó el presidente del GDR Campiña Sur y alcalde de Santaella, José Álvarez.

El comercio es uno de los sectores económicos más importantes de la comarca, con más de 2.900 establecimientos distribuidos en los 12 municipios que generan miles de puestos de trabajo directos. Este ha sido, precisamente, una de las actividades más azotados por la pandemia de la covid-19, por lo desde el GDR Campiña Sur Cordobesa busca apoyar su recuperación a través de iniciativa como esta.

El Grupo Campiña Sur es una entidad sin ánimo de lucro, integrada por entidades públicas y privadas que actúa en un territorio integrado por los municipios de, Aguilar de la Frontera, Fernán Núñez, Montalbán, Montemayor, Montilla, Monturque, Moriles, Puente Genil, La Rambla, Santaella, San Sebastián de los Ballesteros y La Guijarrosa.

Los objetivos trazados en la Estrategia de Desarrollo Local (EDL) de la Campiña Sur para el período 2014-2020 son impulsar el desarrollo económico de los municipios de la comarca, además de atender a la mejora de la calidad de vida en la zona con una especial atención a la igualdad de oportunidades, la protección del patrimonio y del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

7 de abril de 2021

  • 7.4.21
La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Montilla celebra este viernes 9 de abril la presentación del libro de poesía Antonov, del escritor Antonio Luis Ginés, y que forma parte de Bartleby Editores. La misma se desarrollará en la Casa del Inca a partir de las 19.00 de la tarde, bajo la presentación de Roberto Loya, y contando con todas las medidas de seguridad.


La obra, según detalla su autor, trata de mostrar a un poeta al margen de las líneas dominantes, maduro y con un mundo propio, en el que emoción y estética, presente y memoria se combinan con acierto y con una eficaz capacidad perturbadora.

Antonio Luis Ginés, natural de Iznájar, es autor de seis libros de poesía entre los que destacan Rutas exteriores (IX Premio Nacional de Poesía Mariano Roldán, 1998), Animales perdidos (2005), Picados suaves sobre el agua (Bartleby, 2009) y Aprendiz (2013).

Además, ha publicado los libros de relatos El fantástico hombre bala (2010) y Teoría de lo imperfecto (2015), y el libro de ensayos literarios Seres de un día (2018).Ejerce la crítica en el suplemento Cuadernos del Sur de Diario Córdoba, e imparte clases en talleres de creación literaria.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 7.4.21
El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) ha publicado la Guía para Profesionales Independientes con el objetivo de orientar, informar y tener una hoja de ruta para los profesionales de la comunicación que inician su actividad de forma independiente. El documento contiene la información necesaria para saber qué debe hacer un periodista que quiera iniciar su actividad profesional por cuenta propia y cómo hacerlo.


Así, el Colegio establece este precedente como documento informativo sobre las obligaciones tributarias de los profesionales, así como los pasos a seguir para la cotización con la Seguridad Social, cómo darse de alta en el trabajo autónomo, las prestaciones de un autónomo por enfermedad, las cuotas de autónomo, habilidades digitales en la gestión laboral (certificado digital, modelos de la Agencia tributaria, los gastos deducibles, las distintas formas jurídicas, modelos de factura, entre otros muchos aspectos).

El documento se enmarca en el compromiso del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía por prestar su apoyo tanto a quienes ya desarrollan su actividad de forma autónoma como a quienes están explorando las posibilidades de emprender. Así, a lo largo del mes del marzo se ha venido desarrollando un ciclo de charlas virtuales titulado Cómo ser periodista freelance.

Precisamente, en la primera de esas charlas, a cargo de Paco Ortega, asesor fiscal, y Miguel Ángel Pardo, asesor legal, se presentó esta guía, elaborada por Valance Gestión Empresarial a iniciativa del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía. 

En la sesión, en la que participaron algo más de 30 asistentes, se resolvieron dudas relativas a cuestiones como cuándo hay que darse de alta, en qué epígrafes, dónde se gestionan las altas, cómo se hace una factura, etc… Además de otras que surgieron durante el encuentro virtual. El documento definitivo ha sido mejorado gracias a la puesta en común que se produjo durante la sesión.

Se trata, por tanto, de un compendio útil y práctico, promovido por el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía para dar respuesta a este horizonte de trabajo intermitente y por cuenta propia de los profesionales de comunicación y el periodismo. 

La guía ha sido distribuida a miembros de la organización colegial y asistentes a la sesión. El resto de profesionales que tengan interés deberán cumplimentar la siguiente solicitud y remitirla a administracion@periodistasdeandalucia.es.

Puesta en evidencia de la falta de epígrafes de IAE y CNAE

El Ciclo de Charlas Virtuales Cómo ser periodista freelance han tenido como objetivo de poner en valor el trabajo por cuenta propia y ofrecer respuestas a las preguntas frecuentes sobre cómo darse de alta, facturación, marca personal y profesional, clientes y fidelización, casos prácticos y experiencias de éxito y responsabilidad profesional del trabajo por cuenta propia. 

Las sesiones están sirviendo, además, para resaltar los problemas derivados de la falta de regulación en torno al sector periodístico. Desde la ausencia de epígrafe propio en el IAE o el CNAE, tal y como vienen reclamando los colegios de España al gobierno central, hasta la precariedad laboral. En esta línea, la organización colegial está trabajando en el desarrollo de un nuevo ciclo de charlas, relativos al resto de aspectos que tienen que ver con el trabajo autónomo.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 7.4.21
En la literatura y en los estudios de Comunicación es conocida y aceptada, por lo general, la definición de la “ética” como el ámbito relativo al “conjunto de rasgos y modos de comportamiento” siguiendo el canon del Diccionario de la Real Academia que, en su última versión, incorpora la palabra “ethos” como “conjunto de rasgos y modos de comportamiento que conforman el carácter o la identidad de una persona o una comunidad”, quizás por influencia del filósofo de la modernidad (Kant) y la concepción del imperativo categórico que, en buena medida, ha ocupado los intereses y debates a este respecto en el campo.


Poco común es, paradójicamente, asumir en cambio la dimensión comunal que asocia este ámbito de reflexividad con la necesidad de cierta predisposición a hacer el bien o, genealógicamente, referir esta noción al significado originario de guarida, refugio o morada, lugar donde habitamos, más allá de Aristóteles.

En el tiempo que vivimos parece, sin embargo, más conveniente, en la Comunicología y otras Ciencias Sociales y Humanas, partir de esta última noción, pues en nuestro tiempo, de crisis civilizatoria y transición a nuevos paradigmas, se torna urgente pensar las ecologías de vida, repensar el oikos.

De hecho, la humanidad se enfrenta hoy a la necesidad de reformular la cultura, el modo de ser y carácter, como hábito, morada o refugio, en la indisoluble unidad histórico-material del sujeto-mundo y sus formas de construir las ecologías de vida desde el campo lábil y conflictivo de las mediaciones.

Esta es la tesis que propone el gran pensador Bolívar Echevarría y que conviene releer en diálogo con la actualidad para comprender, en el contexto más amplio de transformaciones históricas, el sentido de la exigencia, la autonomía y la responsabilidad social en los medios que brillan por su ausencia, sin límites, en Mediaset y Atresmedia, en Canal Sur y en la prensa del régimen.

El espectáculo de pornografía sentimental como el caso Rocío Carrasco, las derivas de La Isla de las Tentaciones o el continuo blanqueamiento del fascismo dan cuenta de una toxicidad sin precedentes que nos emplaza, por necesidad, a pensar el medio ambiente social que se deteriora con la infodemia.

La hipótesis de partida es básica, y no por ello recurrente. Si la política es el arte de lo posible y la ética de la comunicación el ámbito normativo que hace posible la vida en común, no hay transformación posible sin una articulación compleja e integral de los mundos de vida y la morada del sujeto de derechos, sea profesional de la información o ciudadano expuesto a la continua pornografía de la mercancía que captura la pura vida.

La calidad democrática y el periodismo de excelencia exigen un trabajo sobre el universo axiológico de la ecología de vida en tiempos de la prensa rosa. Pero sucede que los estudios sobre la naturaleza informacional de la sociedad contemporánea dibujan en nuestro tiempo un escenario contradictorio, cuyo gobierno por las máquinas y sistemas de información, lejos de facilitar un conocimiento detallado de los procesos de desarrollo, favorece, en la práctica, la asunción de un pensamiento sobredeterminado por un “metarrelato posmoderno”, incapaz de otra cosa que la denuncia de los proyectos de movilización y democratización del conocimiento y de los medios de información y expresión cultural autónomos.

Véase el informe estadounidense de ataques a la prensa en España cuando denunciamos que lo que hoy domina en nuestro ecosistema informativo, lejos de ser normal, democráticamente hablando, es una anomalía salvaje, un despropósito que se traduce en el minado de las bases cívicas de toda convivencia republicana, objeto, por cierto, de denuncia por la UE como cuando en los medios se dedican a titular continuas falsedades en el despliegue del lawfare que es la guerra de clases por otros medios, no precisamente democráticos y éticamente aceptables.

Si Matías Prats y los comunicadores han perdido la vergüenza siendo publicitarios del capital, poco podemos hablar de deontología en esta suerte de informadores comisionistas. Lo de la Gürtel en el periodismo patrio es el colaboracionismo nazi con Ley Mordaza de por medio, pero de esto, los guardianes de la libertad poco dicen. Ni están ni se les espera.

Lo grave es que, con ello, la atmósfera se torna irrespirable, un entorno invivible, contaminado, radioactivo y guerracivilista promovido desde el poder financiero y el gran capital con un único objetivo: la restauración del régimen y la contención de todo principio esperanza para, como escribiera Vázquez Montalbán, cambiar la vida y mudar la historia, el relato de lo que es y puede ser.

La desrealización del mundo cotidiano y la pérdida material de las formas de anclaje de la experiencia por efecto de la colonización de los simulacros mediáticos terminan como resultado por bloquear el imaginario político-ideológico emancipatorio en un proceso de mixtificación de las nuevas formas de dominio flexible, que de raíz niegan toda posibilidad de otra forma de espacio público en común, pese a la pertinencia y necesidad de este ejercicio intelectual y de compromiso histórico en un tiempo como el presente, marcado por el proceso intensivo de globalización, cuyo desarrollo se está traduciendo en diversas formas de crisis cultural y des-concierto de las comunidades locales, paralelamente al proceso de descentralización de las instituciones económicas, políticas e informativas.

No ha de sorprendernos, pues, que quienes se alimentan de La Isla de las Tentaciones, Sálvame o el Café con Susanna Griso campen a sus anchas en las plazas públicas de Madrid vindicando el incumplimiento de las normas, a lo Aznar –dicho sea de paso–, que nadie le puede decir a qué velocidad ha de conducir su vehículo de alta gama, para eso es español muy español, como M.R.

En otras palabras, nuestros medios, periodistas y estadistas fast food más que liberales son ultramontanos, un problema de salud pública que invita a la reflexión y, desde luego, a intervenir por el bien común, por la democracia y por la convivencia de todos.

Este es el horizonte de progreso inmediato que hemos de acometer ante la deficiente y contaminada ecología de la comunicación. Las discusiones en curso sobre el papel de la comunicación y los sistemas informativos permanecen, sin embargo, anclados en la visión absolutista y autoritaria del franquismo sociológico en contra de toda articulación social de diferentes actores y agentes sociales ante el conjunto de problemas que enfrenta el país.

Y ello invita a pesar que parece notorio que el ethos requiere política e imaginación comunicológica que libere las energías y haga habitables las ecologías de vida en esta piel de toro. Desde este punto de vista, podemos afirmar que el desarrollo comunicacional en España constituye, a este respecto, un problema estratégico si hemos de salir del actual bloqueo y crisis institucional, especialmente cuando, como reza el documento audiovisual de Rocío Carrasco, hay que contar la verdad para vivir, pese a que los medios mercantilistas más bien mienten porque son vivos, como dicen los quiteños: pura viveza criolla.
FRANCISCO SIERRA CABALLERO
  • 7.4.21
Montilla ha alcanzado los 1.253 afectados por coronavirus desde que se decretara la pandemia en marzo del pasado año tras sumar nueve contagiados más en las últimas 24 horas. De esta forma, según los datos ofrecidos por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, la incidencia acumulada en la localidad se sitúa en 237,5 casos por cada 100.000 habitantes.


Asimismo, la Consejería de Salud y Familias ha notificado 189 nuevos positivos por coronavirus en la provincia en las últimas 24 horas. De esta forma, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 46.572, y se contabiliza un total de 916 defunciones (igual que ayer). Además, 38.020  personas que habrían superado la infección.

Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza 34 pruebas positivas por covid-19 en la última semana (dos menos que ayer), y 81 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.289 vecinos afectados (tres más que ayer) y 35 fallecidos (igual). A su vez, según la Junta de Andalucía, 879 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado cuatro pruebas positivas en la última semana (una menos que ayer), y ocho en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 339 personas afectadas (igual), con 273 curados y diez fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, se ha registrado una prueba positiva en la última semana (una más que ayer), y dos en las dos semanas. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 319 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (una más) y ha elevado a 299 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor registra 15 positivos en la última semana (igual que ayer), y 21 en las últimas dos semanas. En total, el municipio ha alcanzado los 229 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (tres más que ayer), con 184 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunica 39 pruebas positivas en la última semana (cinco más que ayer). La cifra se eleva a 54 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde el pasado mes de marzo a un total de 1.253 vecinos afectados por el covid-19 (nueve más que ayer), con 939 personas curadas y 28 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias registran hoy en La Rambla diez pruebas positivas por coronavirus en la última semana (una más que ayer), y once en los últimos catorce días. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 496 vecinos infectados por covid-19 (una más), de los que 434 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge un positivo por covid-19 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 134 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2 (igual que ayer), mientras que se registran dos fallecidos y 100 vecinos que han superado la enfermedad.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 7.4.21
El secretario general de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, Manuel Muñoz, ha visitado esta mañana el castillo de El Gran Capitán para dar a conocer el proyecto SmartData, una iniciativa que se desarrolla de forma conjunta con el Ayuntamiento de Montilla con el objetivo de crear una base de datos que permita conocer el impacto del municipio desde el punto de vista turístico a través de las redes sociales y otras fuentes de información.


El proyecto, puesto en marcha tras la última edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en 2019, pretende conocer el impacto del municipio entre los visitantes a través de comentarios, fotografías o menciones que los turistas realizan en las redes sociales. "El objetivo es contar con una gran base de datos que permita conocer los intereses y que piensan los visitantes de Montilla para, posteriormente, diseñar una promoción turística adecuada", ha indicado Muñoz.

De esta forma, según ha adelantado el secretario general de Turismo, esta iniciativa pionera dará lugar a un informe –que previsiblemente verá la luz en el plazo de seis u ocho meses– donde se recogerá toda la información respecto al sector turístico de la ciudad y que, como ha señalado, se pondrá a disposición de las administraciones y empresas con el objetivo de mejorar el sector.

En este sentido, Muñoz ha señalado que la iniciativa SmartData también es una apuesta de la Junta de Andalucía a nivel regional, lo que permitirá cuantificar datos en otros aspectos como los gastos a través de las tarjetas de crédito, el uso de las aerolíneas en los desplazamientos turísticos, "y cualquier dato que permita mejorar la promoción turística".

"Conocer la demanda real o futurible nos permitirá afinar en la promoción de nuestros territorios", ha aseverado el secretario de Turismo, que ha estado acompañado durante su visita del delegado territorial de Turismo en Córdoba, Ángel Pimentel.

Junto al Ayuntamiento de Montilla, el proyecto SmartData cuenta con la participación de ocho empresas privadas de la localidad entre lagares, bodegas, cooperativas, restaurantes y establecimientos de hostelería. 

"Sin duda es un proyecto muy importante para poder evaluar la situación del turismo en Montilla y, de esta forma, tomar decisiones en un momento crucial para el sector como es el actual tras la pandemia", ha subrayado el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, quien ha destacado que esta iniciativa viene a sumarse a la apuesta por la microsegmentación turística impulsada desde el Consistorio.

Asimismo, el primer edil ha destacado el importante papel que juega el sector turístico en el modelo de ciudad en el que se viene trabajando desde el Ayuntamiento de Montilla en los últimos años dado que "se trata de una actividad que permite el desarrollo socioeconómico de los territorios y es un motor generador de empleo".

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 7.4.21
Un año después de decretarse la alerta sanitaria por el covid-19, Montilla sigue sufriendo las consecuencias negativas generadas por la crisis socioeconómica derivadas de la pandemia, si bien el balance resulta positivo con respecto a la situación vivida hace en marzo de 2020. El último informe del Observatorio Argos, dependiente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), señala un incremento en el número de parados en el municipio en el mes de marzo hasta alcanzar los 2.124 vecinos.


De esta forma, 20 vecinos de la localidad perdieron su puesto de trabajo a lo largo del pasado mes de marzo, lo que representa un incremento del 0,9 por ciento con respecto al pasado mes de febrero. En concreto, de los 2.124 montillanos desempleados, 774 son hombres y 1.350 son mujeres. Con todo, si se compara con cifras de hace un año, cuando se contabilizaban 2.179 personas sin empleo, la localidad registra un descenso interanual de un 2,52 por ciento en el número de desempleados.

A su vez, Montilla vio ascender su lista de demandantes de empleo –un ítem que incluye tanto a quienes asisten a cursos de formación como a quienes están cobrando el subsidio agrario–, pasando de los 4.326 que se contaban en febrero a los 4.509 con los que se cerró el mes pasado.

En lo que respecta a la tipología de los contratos que se suscribieron en Montilla durante el pasado mes de marzo, destacan los 516 contratos que se cerraron en el sector agrícola (27 de ellos indefinidos), los 164 del sector industrial (con 50 indefinidos) o los 271 del sector servicios (de los que 213 fueron de carácter temporal). De este modo, de los 1.006 contratos que se formalizaron en Montilla a lo largo del mes de marzo, solo 139 fueron de carácter indefinido y el resto, hasta alcanzar los 867, tuvo carácter temporal.

Por su parte, el paro bajó en Andalucía en 16.925 personas (-1,69%) durante el pasado mes de marzo, impulsado fundamentalmente por el sector servicios y las contrataciones de Semana Santa. El descenso, que sitúa el número de desempleados por debajo de la barrera del millón alcanzado en febrero, es el segundo mayor registrado en un mes de marzo de toda la serie estadística en términos absolutos, sólo superado en el año 2002, y el mayor a nivel nacional. Con este registro la cifra de desempleados se sitúa en la comunidad autónoma en 985.179 personas.

En los últimos 12 meses, el desempleo se incrementó en Andalucía en 39.846 personas (4,22%), la mejor cifra desde el estado de alarma y un dato que mejora la evolución interanual del mes de febrero, puesto que el incremento en marzo es un 79,6 por ciento inferior al que se producía hace un mes. La subida nacional fue de 401.328 personas (11,31%), siete puntos por encima de la andaluza.

El paro descendió el pasado mes de marzo en los servicios (-2,45%), sector que aglutina el 86 por ciento de las personas que abandonaron las listas del paro, seguido de la construcción (-2,45%) y la industria (-0,84%), mientras que se incrementó un 1,73 por ciento en la agricultura y un 0,43 por ciento en el colectivo sin empleo anterior.

En relación al mismo mes del año anterior, el paro descendió un 18,18 por ciento en la construcción y 3,47 por ciento en la industria, mientras que creció un 33,68 por ciento en el colectivo sin empleo anterior, 21,98 por ciento en la agricultura y 2,70 por ciento en los servicios.

Por sexos, el paro bajó el pasado mes de marzo un 1,83 por ciento entre los hombres y un 1,58 por ciento entre las mujeres. Respecto a marzo de 2020, bajó un 0,92 por ciento en el colectivo masculino y se incrementó un 8,25 por ciento en el femenino. Por edades, el paro descendió un 2,87 por ciento el pasado mes entre los menores de 25 años, un 2,71 por ciento en el grupo de entre 25 y 44 años, y un 0,43 por ciento en los mayores de 45 años. En términos interanuales, creció un 18,18 por ciento en los menores de 25 años, un 0,17 por ciento en el grupo de entre 25 y 44 años y un 5,66 por ciento en los mayores de 45 años.

Por provincias

El paro descendió el pasado mes en las provincias de Huelva (-9,49%), Cádiz (-2,48%), Málaga (-2,24%), Sevilla (-1,66%) y Granada (-1,49%). Por el contrario, se incrementó en Jaén (4,94%), Almería (0,49%) y Córdoba (0,37%).

Con respecto a marzo del año anterior, el paro bajó en Jaén (-3,51%) y Córdoba (-0,63%) y creció en el resto: Almería (9,45%), Málaga (8,71%), Granada (7,48%), Cádiz (4,62%), Huelva (2,42%) y Sevilla (1,65%).

Con respecto a la contratación, en Andalucía se firmaron en el último mes 364.310 contratos, lo que representa un incremento del 7,11 por ciento con respecto al mes anterior y del 16,99 por ciento con respecto a marzo de 2020.

Con respecto a los datos de afiliados a la Seguridad Social, marzo se cerró con un incremento de 1.766 cotizantes en Andalucía, hasta situarse el número total en la comunidad en 3.097.039 personas, un aumento del 0,06 por ciento en comparación con el anterior mes de febrero.

En los últimos doce meses, la afiliación en Andalucía creció en 12.321 cotizantes, un incremento de un 0,40 por ciento, frente al descenso nacional, que se situó en el 0,45 por ciento.

Con respecto al régimen de trabajadores autónomos en Andalucía, marzo se cierra con 550.640 personas afiliadas al régimen de trabajadores autónomos en la comunidad, lo que significa un incremento de 2.817 autónomos con respecto al mes de febrero y una subida porcentual mensual de 0,51 por ciento.

Marzo vuelve a marcar datos positivos y establece un nuevo valor récord de afiliación de trabajo autónomo en Andalucía, superando por primera vez la barrera de las 550.000 personas afiliadas.

En el conjunto de España, el incremento ha sido de 15.245 personas, con una variación porcentual de 0,47 por ciento, ligeramente inferior a la registrada en Andalucía. Con respecto al mes de marzo de 2020, el trabajo autónomo en Andalucía ha visto crecer su afiliación en 12.389 personas.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO (ARCHIVO)

6 de abril de 2021

  • 6.4.21
Reducir el riesgo de incendio y la proliferación de insectos y roedores en solares, parcelas y otros terrenos sin urbanizar. Ese es el objetivo del Bando de Alcaldía que dictó recientemente el primer edil de Montilla, Rafael Llamas, en el que se insta a los propietarios a acometer labores de limpieza, desinfección y desratización.



"La protección de la salubridad pública y la prevención de incendios son competencia de los ayuntamientos y se ha comprobado que en nuestro municipio existe un gran número de solares, parcelas y otros terrenos sin urbanizar que, si no se conservan en adecuadas condiciones, pueden llegar a acumular gran cantidad de forrajes, brozas secas y residuos susceptibles de entrar en combustión", detalla el Bando de Alcaldía.

En ese sentido, el primer edil montillano reconoce que "estos terrenos pueden provocar situaciones de grave riesgo para la salud y la seguridad de las personas por la proliferación en ellos de plagas de animales vectores de enfermedades, como insectos y roedores, y por suponer un peligro de incendio".

Según lo establecido en el artículo 155 de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, las personas propietarias de terrenos tienen el deber de mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público, realizando los trabajos y obras precisos para conservarlos.

De igual modo, la Ordenanza Municipal Reguladora de la Limpieza Viaria y Residuos Sólidos Urbanos de Montilla, recoge que “los solares sin edificar habrán de permanecer limpios de escombros, herbáceos (cuando estas constituyan un riesgo de incendio) y materias orgánicas”.

Así mismo, la normativa municipal establece que “los propietarios o tenedores de terrenos en suelo urbano tienen la obligación de realizar tareas de limpieza, eliminación de todo tipo de matorrales y herbáceas que puedan constituir un riesgo de incendio, desinfección y desratización de los mismos”.

La Ordenanza Municipal Reguladora de la Limpieza Viaria y Residuos Sólidos Urbanos de Montilla establece para el incumplimiento de estas normas multas de hasta 1.500 euros, por lo que Rafael Llamas instó ayer a los propietarios de solares a "realizar las oportunas labores de desbroce, limpieza y adecentamiento de los mismos, con la periodicidad necesaria a fin de mantenerlos en las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público de manera continuada durante todo el año, sin necesidad de tener que ser requeridos para ello por el Ayuntamiento".

En todo caso, y para prevenir incendios en verano, el Bando de Alcaldía dictado ayer establece que "todos los terrenos deben estar limpios antes del 15 de junio" y añade que "las labores de desbroce y limpieza para el correcto mantenimiento de las condiciones de salubridad podrán hacerse con medios manuales o mecánicos mediante el uso de desbrozadoras, palas excavadoras, o tractores".

De este modo, los restos de la limpieza, "a menos que sean restos vegetales finamente picados", deberán ser retirados del solar y trasladados a una instalación autorizada para su correcta gestión. "En todo caso, los solares deben quedar libres de forrajes, residuos plásticos, escombros u otros restos", recoge el Bando firmado por Rafael Llamas, que hace hincapié en que "quedan terminantemente prohibidas las quemas como medio de limpieza".

Desde el Ayuntamiento de Montilla se insiste en que "la falta de mantenimiento puede dar lugar a la imposición de multas". De hecho, el propio Consistorio podría ordenar la ejecución de estas labores, previa audiencia a las personas interesadas. "Su incumplimiento habilitaría para la ejecución subsidiaria a costa del particular", advierte el Bando de Alcaldía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)


  • 6.4.21
Andalucía cuenta con una nueva marca única que identificará los productos realizados por el sector de la artesanía con el objetivo de impulsar su promoción y comercialización, así como de proteger y mantener el prestigio de esta actividad económica, los profesionales y sus obras.


El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, presidió ayer en La Rambla la presentación del distintivo Artesanía hecha en Andalucía, en el marco de la conmemoración de los Días Europeos de la Artesanía 2021, que se celebrarán hasta el 11 de abril.

De acuerdo con la Orden reguladora del distintivo publicada ayer en BOJA, la nueva marca aúna los valores de este sector en la región, su vinculación al territorio, a la cultura y al patrimonio, además de su esfuerzo por la innovación en técnicas y procesos, siempre teniendo en cuenta la variedad de oficios y, por tanto, de productos artesanales existentes.

Velasco puso el acento en el enraizamiento histórico-cultural de esta actividad en la comunidad y en la calidad artística que ha alcanzado buena parte de sus productos”. Por ello, remarcó la relevancia de esta nueva imagen de marca común que “distinguirá la producción artesana, promoverá su reconocimiento y facilitará su posicionamiento en el mercado”. 

Asimismo, el consejero de Transformación Económica explicó que “el nuevo distintivo contribuirá especialmente a que la artesanía tenga mayor exposición y nivel de conocimiento en las zonas turísticas”.

Por otro lado, Velasco subrayó “los pasos que se están dando, especialmente en el campo de la digitalización, para dar a conocer la producción artesana fuera de Andalucía”. “Las nuevas tecnologías permiten cambiar el modelo de negocio de esta actividad tradicional, ampliando el área geográfica en el que están radicadas las empresas e incrementando las ventas”.

Artesanía hecha en Andalucía acredita que el producto que porta dicha marca ha sido elaborado en un taller artesano inscrito en el Registro de Artesanos de Andalucía y que cumple los requisitos para su uso establecidos en la normativa reguladora. Podrá ser usada tanto por las empresas como por los profesionales inscritos en dicho registro.

También podrán exhibirla las asociaciones, federaciones y confederaciones de artesanos inscritas en el Registro exclusivamente para la promoción o comercialización; así como los establecimientos comerciales de venta de artesanía, siempre que cuenten como proveedores con un mínimo de tres talleres autorizados o que un 30 por ciento de sus productos expuestos para la venta provengan de ese tejido empresarial autorizado.

Este distintivo sólo deberá utilizarse de forma accesoria y no sustituirá, en ningún caso, a la marca del artesano o de la firma. Los beneficiarios que hayan obtenido la autorización tendrán que identificar sus talleres, sedes y puntos de venta, tanto fijos como temporales, con una placa que contenga la imagen y el logo. La creación de una marca propia de artesanía andaluza es una de las actuaciones contempladas en el III Plan Integral para el Fomento de la Artesanía en Andalucía 2019/2022.

Durante la celebración de este acto, la Junta de Andalucía reconoció la labor de los 15 talleres incorporados a las Zonas de Interés Artesanal de La Rambla (7), Los Pedroches (6) y Castro del Río (2), en la provincia cordobesa. Asimismo, se entregaron las cartas de reconocimiento a los doce nuevos talleres de Córdoba, Cabra, Fernán-Núñez y La Rambla inscritos en el Registro de Artesanos de Andalucía.

Un sector clave para la economía regional

El consejero de Transformación Económica subrayó que la artesanía constituye “una pieza, presente y futura, de reactivación económica tanto en los ámbitos locales como en los regionales”. Por ello, remarcó el respaldo del Ejecutivo autonómico a este segmento, que “está atravesando por una difícil situación motivada por la crisis sanitaria, económica y social”, añadió. En su intervención, desgranó las diferentes líneas de apoyo económico articuladas por su departamento con el fin de mantener la actividad.

En ese contexto, aclaró que esta misma semana se abrirá el plazo para presentar solicitudes a las ayudas dirigidas al sector del comercio, la artesanía y la hostelería, con un montante global de 132,4 millones de euros. Se trata de subvenciones directas de 3.000 euros que se gestionarán de manera inmediata mediante un sistema informático pionero en la tramitación de Fondos Europeos, lo que va a permitir resolver en dos meses las solicitudes presentadas.

A este montante se suman los once millones correspondientes a las ayudas dirigidas a pymes comerciales y artesanas para favorecer su proceso de modernización, transformación digital y su reactivación debido a la pandemia. “Todos los sectores económicos están inmersos en la necesaria trasformación digital de sus negocios y a este reto también se enfrenta la artesanía, un sector que ha conseguido aunar la tradición, el saber hacer y la exclusividad que lo caracteriza con esa apuesta por innovar y hacerse más competitivo”, aseguró.

A esta convocatoria se presentaron un total de 6.478 solicitudes. En la provincia de Córdoba, 44 solicitudes fueron de pymes artesanas, con un montante de casi 239.000 euros. Velasco avanzó que en el mes de diciembre se abrirá una nueva convocatoria, con más de cuatro millones de euros.

Asimismo, en este segundo trimestre de 2021 se lanzarán dos nuevos programas de ayudas dirigidas al asociacionismo comercial y artesano (2,5 millones de euros) y a los ayuntamientos para la modernización y mejora del comercio y la artesanía local (3 millones de euros).

7.000 empresas y casi 20.000 personas

Andalucía se ha consolidado como una de las principales comunidades españolas en el sector de la artesanía, ya que aglutina a unas 7.000 empresas, más del 18 por ciento de las firmas artesanas españolas, proporcionando empleo a casi 20.000 personas, lo que supone alrededor del 19 por ciento del empleo del sector artesanal en España, según datos del Ministerio de Industria.

La comunidad cuenta con el mayor número de talleres artesanales de España, alrededor de 2.500, y con uno de los repertorios de oficios más extensos (159 catalogados). Posee 60 maestras y maestros artesanos reconocidos y 28 profesionales con el sello de calidad, así como 49 puntos de interés artesanal, y diez Zonas de Interés Artesanal declaradas, que engloban cerca de 187 talleres.

En concreto, en la provincia de Córdoba están registrados un total de 276 artesanos, de los que 108 son rambleños. Precisamente, Rogelio Velasco destacó el peso que tiene el sector artesano en La Rambla, declarada Zona de Interés Artesanal desde 2012, por “su tradición milenaria y su importancia económica”.

A su juicio, la provincia cordobesa posee una relevancia en el conjunto de la región, “contribuyendo a que Andalucía sea la comunidad donde esta actividad tiene un mayor desarrollo en términos económicos”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



DEPORTES - MONTILLA DIGITAL



FIRMAS

Montilla Digital te escucha Escríbenos